BUENOS AIRES.- REDACCIÓN WEB / DLA

Todo un escándalo se desató en Argentina alrededor de lo que una testigo, Natalia Fernández declaró al diario Clarín.  Fernández causó indignación a la fiscal, Vivian Fein que investiga el caso de Alberto Nisman, desde el mismo momento en que trascendió la noticia y un sinnúmero de preguntas, que aún están sin responder sobre la "muerte dudosa", del fiscal que investigaba a la presidenta, Cristina Kirchner y la acusaba de encubrimiento sobre el caso AMIA, el atentado ocurrido en 1994.

Según Clarín, Natalia Gimena Fernández, estuvo en el departamento de Alberto Nisman el día que murió y dio detalles la forma en que fue llamada en calidad de testigo y todo lo que ocurrió puertas adentro, en el apartamento de Nisman.

"La gente de Prefectura me dijo alguien se murió, necesitamos testigos", contó Natalia por Radio Mitre y que "me llevaron adentro y vi los procedimientos". La joven fue interceptada en la calle por las autoridades. Trabaja en un restaurante de Puerto Madero, una zona muy concurrida y de muchos negocios.

Fein dijo públicamente que la joven “está mintiendo” y calificó de “fantasía" todo lo que declaró al diario Clarín. 

LEA TAMBIÉN: Fiscal imputó a Cristina Fernández por denuncia de Nisman

LEA TAMBIÉN: Hallan ADN que no corresponde a fiscal Nisman en su casa y buscan identificarlo

Fernández dijo en la entrevista radial que “no soy un personaje de fantasía, está mi firma ahí", dijo a propósito de lo subrayado por la fiscal Fein, cuando la señala como una testigo "plantada" (sembrada).

"Estoy indignada y desbordada por lo que dijo la testigo", comentó Fein luego de conocer los dichos de la testigo Natalia Fernández. 

Fein reveló que esa noche “hubo muchos testigos” y anticipó que el exespía Jaime Stiuso “va a declarar, vamos a garantizar su identidad”. Además señaló haber escuchado hablar a la joven sobre la existencia de “cinco casquillos”, la funcionaria judicial aclaró que en el departamento había “una sola vaina servida y nada más”.

Cómo fue el procedimiento

El Clarín publica que Fernández relataba: “los peritos subrayaban papeles”. "Eran como cincuenta y decían 'estamos para pedir un vino más que mate'". (bebida tradicional de Argentina que se sirve en grupo para socializar con amigos o familia)

Como si fuese un encuentro fortuito, Fernández contó que hasta le ofrecieron un café y que “era la cafetera Nesspreso de Nisman porque el portero me lo dijo. No acepté el café porque me indignaba, me parecía una locura".

“No vi a la madre de Nisman. A Berni lo vi un segundo, estaba ahí parado salió de la habitación de Nisman”, dijo por Mitre. Y sumó: "Yo no gano nada con esto, no tengo abogado ni nada que me protega. Con esto no tengo ganancia”.

Y señaló que "por si me trataban de loca saqué una foto de algo que indica que yo acá estuve".

Fernández tiene miedo

Natalia dijo tener “miedo y me gustaría tener algún tipo de protección; vivo asustada”. Y que desde Amnistía Internacional se le acercaron y le ofrecieron a Fernando Burlando como abogado.

“No hay problema, por supuesto; estoy a disposición”, señaló respecto de los dichos de la fiscal Fein: “Es lo que yo viví, no tengo postura, soy apolítica”, respondió a los ataques de la fiscal, Fein al referirse a las supuestas mentiras...“No es ni mínimamente lo que paso lo que dijo la testigo", dijo Fein a los canales de televisión locales, entre ellos, TN (Todo Noticias) y calificó como “una vergüenza" lo que señaló. Y luego advirtió: “Que demuestre lo que ha dicho y que se haga cargo”.

 

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario