MANAGUA, Nicaragua - Finalmente el régimen sandinista que encabeza Daniel Ortega ha decidido darle cierto giro a sus políticas sobre la pandemia del coronavirus, tras ignorar las medidas de protección e incentivar a la población a asistir a actos políticos y culturales. La vicepresidenta de la dictadura sandinista, Rosario Murillo, anunció que pondrán en marcha una campaña de información para concienciar a la población acerca de la importancia de mantener la distancia social, lavarse las manos o usar mascarilla para frenar la propagación del coronavirus.

La falta de responsabilidad del régimen ha provocado criticas de organismos defensores de los derechos humanos y de la comunidad internacional. Nicaragua ordenó el cierre de fronteras hasta el pasado 21 de diciembre en momentos que el mundo informaba de más de 200 mil muertos y cerca de tres millones de contagiados, hasta hace poco promovía actividades con afluencia de personas, enviaba a niños a recibir a los extranjeros que llegaban en cruceros a esa nación, y en su última comparecencia Ortega dijo que el país no estaba afectado por la pandemia.

Te puede interesar

Pero el discurso finalmente cambió cinco meses después de que la pandemia azota al mundo. "Vamos a fortalecer toda la información sobre el lavado de manos como medida eficaz de contención (...), también sobre la distancia personal y el uso de la mascarilla", dijo en su comparecencia diaria, según el portal oficialista El 19 Digital.

"Estamos ya elaborando viñetas, spots de televisión, y explicando en sencillos folletos cómo vamos adelante", indicó, esgrimiendo que "es muy importante que se conozcan las recomendaciones" para evitar el virus, dijo la vicedictadora sandinista.

Murillo anunció que se reforzarán "todas las medidas, como se está haciendo en el mundo entero", apuntando en concreto a colegios, comercios y transporte público, "en todos los lugares donde nos concentremos".

"El mundo entero, que está abriendo ya las puertas al trabajo, al comercio, al estudio, se mueve para reforzar la protección de las personas y las familias que van ya recorriendo sus calles, sus barrios, sus parques", apostilló.

Las quejas de Murillo

Por otro lado, la esposa del dictador nicaragüense, Daniel Ortega, condenó lo que a su juicio son "las noticias falsas y las calumnias" que se usan para "calentar al pueblo", pudiendo provocar "linchamientos sociales". Se refiere a las criticas por el actuar irresponsable de ese régimen.

Murillo advirtió asimismo de que las conocidas como 'fake news' también se utilizan "cuando se quiere dar un golpe de Estado o echar a algún político para que no se presente a las elecciones".

Ortega ha estado prácticamente desaparecido durante la pandemia de coronavirus, que según las cigras del régimen ha dejado 13 casos y tres muertes en Nicaragua. El caudillo 'sandinista' reapareció en público el pasado 16 de abril tras más de un mes para minimizar la crisis sanitaria y alertar sobre las "bombas atómicas", después de esa fecha no ha comparecido nuevamente.

FUENTE: Con información de Europa Press y Redacción DLA

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas