En toda la isla de Cuba, estamos viendo un momento único y sin precedentes. Sesenta y dos años de miseria, censura, represión y mentiras se han convertido en protestas por parte del pueblo cubano en toda la isla. En provincias que se extienden desde La Habana hasta Pinar del Río, Holguín, Matanzas, Cienfuegos, Camagüey, Santiago de Cuba y otros municipios, el pueblo cubano protesta pacíficamente en contra de la brutal dictadura comunista de Raúl Castro y su títere Miguel Díaz-Canel.

En EE.UU., sin embargo, muchos hasta ahora no han logrado entender qué es lo que realmente ha impulsado al pueblo cubano a ponerle frente a décadas de opresión. El presidente Biden permaneció en silencio durante el fin de semana, mientras que una alta funcionaria del Departamento de Estado atribuyó las protestas a "la preocupación por el aumento de casos/muertes por el COVID y la escasez de medicamentos". Las tendencias manipuladoras de Twitter siguen su ejemplo, y muchos medios de comunicación estadounidenses, en la medida en que han cubierto las protestas, han reducido en gran medida la naturaleza del momento histórico de lo que está ocurriendo en Cuba.

Te puede interesar

Seamos claros: la escasez de alimentos, medicinas y gasolina, lamentablemente, no son nada nuevo en la isla. La desastrosa respuesta al COVID por parte del régimen es el resultado predecible de un régimen corrupto. En lugar de escuchar a los medios tradicionales de EE.UU., deberíamos tomar la palabra de los manifestantes. Los cubanos de todo el país ondean la bandera estadounidense como un faro de esperanza y gritan: "¡Libertad!" y "¡Abajo la dictadura!" Esto no es solo una respuesta al brote del COVID, sino un rechazo inequívoco de seis décadas de sufrimiento bajo el socialismo y el comunismo.

Después de esperar casi 24 horas, el presidente Biden finalmente expresó su apoyo al pueblo cubano. Pero eso no es suficiente. Ahora, su administración debe desarrollar un plan de acción que deje en claro que nuestro país apoya al pueblo de Cuba en este momento tan crucial. Pero hasta ahora, no atinan.

La administración puede corregir este error. En primer lugar, transmitiendo inequívocamente que no se permitirá que ocurra una migración masiva, como lo que vimos durante el Mariel en 1980, y que cualquier acción de este tipo será tratada como hostil.

La administración Biden también debería convocar una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, así como colaborar en conjunto a nuestros aliados en la Unión Europea y la Organización de Estados Americanos para brindarle apoyo al pueblo cubano.

El régimen comunista de La Habana cerró el acceso al internet en la isla. Lo ha hecho para silenciar las voces del pueblo y así evitar que las noticias y los acontecimientos en la isla lleguen al resto del mundo. La Administración Biden tiene opciones para brindarle acceso ininterrumpido a internet al pueblo cubano, y debe actuar para hacerlo de inmediato.

El gobierno estadounidense también debe tomar medidas para fortalecer las señales de Radio y TV Martí en Cuba. Dada la falta de una prensa libre en Cuba, nos corresponde a nosotros amplificar los llamados a la libertad del pueblo cubano y asegurarnos que su mensaje no sea ignorado.

Estados Unidos también debería ofrecer enviar alimentos y vacunas contra el COVID-19 a la isla, pero la Administración Biden no debe simplemente entregar vacunas y dinero en efectivo a los opresores. Enviar ayuda sin garantizar la rendición de cuentas empoderaría a dictadura y no abordaría las preocupaciones del pueblo cubano. Los alimentos y las vacunas deben ser administradas por una organización independiente, confiable y sin ánimos de lucro o por una misión liderada por la Organización de los Estados Americanos. Se trata de una salvaguardia para garantizar que el régimen no robe la asistencia ni la use para seguir explotando al pueblo.

Finalmente, el Departamento de Estado debe trabajar para identificar quienes llevan a cabo actos de represión dentro de Cuba. Debemos prohibir que estas personas ingresen a nuestro país. El presidente Biden también debe clarificar que las políticas estadounidenses actuales, específicamente en las que trabajé e implementé junto a la Administración Trump, permanecerán vigentes. Si los cubanos-americanos --como dijo la secretaria de prensa del presidente-- son los mejores embajadores de la libertad de la isla, la Casa Blanca tuvo que haber escuchado el clamor de los cubanos que viven en Miami, Orlando, Jacksonville, Cape Coral, Tampa y muchas otras ciudades de los Estados Unidos.

Lo que realmente quiere el pueblo cubano es la libertad de vivir una vida normal en el país al que llaman hogar. Ellos se preguntan si los cubanos--como mis propios padres--pueden mudarse al extranjero y alcanzar sus aspiraciones ¿por qué no pueden hacerlo ellos en su propio país? Ahora es el momento para que Estados Unidos y el resto del mundo apoyen al pueblo cubano mientras alzan sus voces y reclaman sus derechos.

Publicada originalmente en Fox News.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.99%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.38%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.63%
53551 votos

Las Más Leídas