Argentina-Francia

Lio Messi se pone las manos en la cintura. Mira a la grada, e intenta refugiarse en Jorge, su padre, en Antonela, su esposa, en Thiago y Mateo, dos de sus tres hijos. Estaban en el Estadio de Kazan para apoyarlo, sin importar el desenlace. El hombre que, tras la dolorosa derrota en la final de la Copa América, aseguró: “Se terminó para mí la selección”, vuelve a vivir, junto a ella, una gran tragedia, al ser Argentina eliminada por Francia en octavos de final 4-3.

El juego de los franceses mostró destellos de grandeza, como no había sucedido en esta Copa del Mundo. Su primer gol llegó en el minuto 13. Antoine Griezman cobró un penalti, tras falta de Marcos Rojo sobre Kylian Mbappé en el área.

Faltando minutos para el final del primer tiempo, una angelical jugada de Di María devolvió el empate a los sudamericanos, quienes, al inicio del complementario, volvieron a anotar. Fue un disparo de Messi desviado por Mercado, para convertirse en gol. Pero la riposta de los galos se suscitó en el 57, cuando Pavard, entrando por el sector derecho, le conectó de media golea para empatar a dos.

En los minutos 64 y 68, Mbappé, la gran estrella francesa este sábado, anotó dos veces, igualando a Pelé en Suecia 1958, como los únicos jugadores sub-19 con dos goles en partidos de una fase eliminatoria directa. En el 92 “Kun” Agüero puso el 4-3, que sentenció la eliminación de Argentina de la Copa del Mundo.

El rediseño estratégico del juego argentino, no surtió efecto sobre la poderosa selección de Didier Deschamps. Lionel Messi, ubicado como falso 9, fue frenado por la dupla Kanté-Matuidi, siendo incapaz de conectarse con el resto de la selección. Al fallar su juego por el centro del campo, fue muy débil el planteamiento ofensivo argentino por los laterales, solo mostrando algún atisbo de lucidez con Ángel Di María jugando por el sector izquierdo.

Pero no sólo fue el final de un equipo que comenzó empatando 1-1 frente a Islandia, siendo goleado por los croatas 3-0 y cerró con una dramática victoria 2-1 ante Nigeria. Es el fin de la era Messi, de Di María, Higuaín, Mascherano que, aun cuando no fueron campeones en una Copa del Mundo o América, encumbraron al fútbol argentino.

Jorge Sampaoli fue la alternativa de la Federación Argentina de Fútbol (AFA). Faltando cuatro jornadas para finalizar la clasificación mundialista, la selección albiceleste estaba sumida en un abismo. Llegaba con la condición de héroe, al derrotar en la final de la Copa América a Argentina, devolviendo la gloria al fútbol chileno. Pero Sampaoli no pudo imbuir a la albiceleste de la mística perdida, ni construir un equipo, ni consolidar la unidad necesaria para hacer goles, único modo de ganar en el fútbol. El técnico amado por los sevillanos, por el pueblo de Chile, sufre el peso de una hinchada que, futbolísticamente, no entiende de pasado. Si mira atrás, es solo para rememorar el instante en que Daniel Passarella (1978) o Diego Armando Maradona (1986), levantaron la Copa del Mundo.

Argentina se despidió de Rusia 2018. Francia ya está en cuartos de final.

Uruguay-Portugal

La celeste salió a hacer valer la historia sobre la cancha. Aunque Portugal es la actual campeona de Europa, Uruguay ha vivido el momento sublime de levantar la Copa del Mundo.

Los estadios rusos volvieron a ver sobre la cancha a Cristiano Ronaldo. Pero Luis Suárez y Edison Cavani conocen su juego, pues los tres lo hacen en el fútbol español.

El delantero del PSG, Edison Cavani, devino héroe de la celeste. Sus dos goles llevaron a su equipo a cuartos de final. La primera anotación fue en el minuto 8, pasando el balón por las piernas de Diego Godín, Vecino, Betancur, Nandes, tomándola Cavani, quien la entregó a Luis Suárez, se posicionó y remató, usando más que su cabeza el hombro, marcando el 1-0.

En el minuto 55 llegó el empate de los portugueses. Pepe remató de cabeza un centro de Rafhaël Guerreiro igualando el partido 1-1. El segundo gol de Cavani fue en el 61, iniciado con un pase largo del portero Muslera, que termina con un disparo a la izquierda del portero portugués.

Al referirse al partido, Cavani aseguró: fue “emocionante, no hay palabras para describir”, mirando a la grada, apuntó: “Mira a la gente, Uruguay no sé cómo estará, pero hay que seguir soñando”.

La celeste jugó un excelente partido frente a Portugal, maniatando a Cristiano Ronaldo, perdido en la cancha. La victoria 2-1 los lleva a cuartos de final, donde se enfrentarán a Francia. Fue la cuarta victoria consecutiva de la “Garra Charrúa” en Rusia 2018, actuación que no lograban desde Uruguay 1930, cuando fueron campeones mundiales. Para quienes creen en las cábalas, en las dos ocasiones en que los sudamericanos ganaron el título (1930-1950), no estuvo, como en esta ocasión, Italia.

Uruguay y Francia estarán jugando en cuartos de final. Algo que la celeste no lograba desde Sudáfrica 2010, cuando Diego Forlán ganó la Bota de Oro.

Jornada dominical

Los pronósticos para este sábado se comportaron como habíamos planteado. En la jornada del domingo se enfrentarán España-Rusia, Croacia-Dinamarca.

España sobresale por su favoritismo ante Rusia, que debe despedirse de esta Copa del Mundo, mientras, los croatas llegan a octavos de final invictos, venciendo a Argentina, Islandia y Nigeria.

España-Croacia deberán estar, frente a frente, en cuartos de final.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario