Él dice que no va a haber Golpe de Estado, ni gobierno de facto, ni junta de transición. Y resulta que sobre lo primero, es Ministro de la Defensa de quien pateó la Constitución y montó unas elecciones presidenciales fraudulentas. Entonces –respecto a lo segundo- cohonesta una dictadura que se aferra al poder sostenida por la fuerza que él dirige. En cuanto a la junta de transición, Vladimir Padrino López no está diciendo la verdad. En la organización de la Operación Libertad del 30 de abril, el titular de Defensa dijo expresamente que quería presidir ese “paso transicional dentro de un esquema constitucional”. Claro, lo que él no esperaba es que Maikel Moreno le sacara las garras, por lo que en ese dilema, Padrino se recogió.

En realidad Padrino López nunca pudo negar haber conspirado contra el usurpador Nicolás Maduro. Los organismos de inteligencia optaron por no escarbar de más. Las investigaciones del 30A se habrían facilitado si el director del Sebin, Gustavo González López hubiese entregado la información de las antenas y el material de las cámaras de seguridad de las casas de Padrino López y Maikel Moreno durante los días previos al intento de derrocamiento. Allí están retratados los que estaban y seguramente habría sorpresas.

Te puede interesar

Ahora Padrino a su manera, anuncia que no va a permitir una Junta de Transición y amenaza con las armas. Ataca así a la mesa de negociación que está funcionando en Barbados y al hacerlo está amenazando a los hermanos Jorge y Delcy Rodríguez que tienen un plan ulterior –en común acuerdo con Maduro- aunque con ellos nunca se sabe. Esta semana, Jorge impuso su criterio y bloqueó a Diosdado Cabello que venía embalado para adelantar elecciones legislativas, seguir rebanando a la legítima Asamblea Nacional y eventualmente detener al presidente (E) Juan Guaidó.

Es un nuevo golpe para Diosdado que no ha reducido su molestia con sus compañeros militares que nunca le informaron sobre lo que estaban tramando antes del 30 de abril. “Siempre lo dejan fuera”, comenta una fuente. Así que ante esta circunstancia, Diosdado embiste, se atrinchera en el mundo radical, agita a los grupos violentos y no retrocede. Había convencido a Maduro de avanzar aniquilando al gobierno interino luego de las sanciones severas de Estados Unidos, pero el usurpador reculó. Esa decisión no la tomó en soledad, claro está. Ahí con seguridad opinó Cuba y posiblemente Rusia.

Pero han quedado al descubierto las contradicciones entre ellos. La falsedad ofende cuando Padrino habla de la unidad en la FANB. Solo hay que ver las diferencias en el modo de vida entre la élite del generalato y el resto de los oficiales. La sensación de que la Fuerza Armada es un ente más cercano a operar con la delincuencia que a defender la soberanía y garantizar la seguridad y la paz, es vergonzoso, para decir lo menos.

En todo caso, es Padrino quien se siente con la fuerza para exigir presidir una Junta de Transición. Pero no es el único. Para Maduro se trata de una realidad muy incómoda, pero Jorge Rodríguez ha hecho su trabajo junto a su hermana, quien ha suavizado a Cilia Flores a su favor procurando el escenario menos malo para su familia. Los Maduro-Flores necesitan que el eventual gobierno de transición quede en manos de un aliado confiable. Para eso la vicepresidenta de Maduro se muestra solícita, mientras Jorge negocia en Barbados. Dos movimientos al respecto fueron evidentes: frenaron a Diosdado en su plan contra la AN y cambiaron el gabinete ejecutivo que casi en su totalidad fue decidido por Delcy Rodríguez. Hubo un agregado malévolo –muy al estilo de los Rodríguez- despidieron a Marleny Contreras esposa de Diosdado, quien aún luego de ser botada, publicó información en sus redes de su participación en actos oficiales. Quedó muy mal.

¿Podría Padrino ponerse de acuerdo con Diosdado para enfrentar estos movimientos con el riesgo de prisión y fuera del poder? Hasta ahora Diosdado con el orgullo herido dice: tengo un grupo importante del sector del chavismo que son mis locos armados a quienes solo yo puedo recoger o soltar. Soy el que le ha sacado las patas del barro a Nicolás, mientras otros han estado haciendo tienda aparte. Padrino por su parte se comporta como agente múltiple, mostrando habilidad política frente a Rusia, China y Cuba, ofreciéndose como una posibilidad de salida que no ponga en peligro los negocios. Esto sin detener su coqueteo con Estados Unidos aunque el asesor de seguridad, John Bolton le responda: “tienes que elegir entre defender a tus compañeros y ser cómplice”.

Lo que sí es evidente ante estos choques entre miembros de la jerarquía del régimen, es que Maduro se ha convertido en un personaje tóxico, indeseable, hasta para sus otrora aliados.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas