Mi anterior y polémico artículo “Prefiero contar votos y no contar muertos”, dejó una estela de comentarios y opiniones diversas sobre el tema en cuestión. Agradezco a mis asiduos lectores sus preocupaciones y expresiones de solidaridad.

Esta semana vamos a profundizar sobre el caso del Comité de Postulaciones Electorales de la Asamblea Nacional, encargado de estudiar las credenciales y seleccionar los nombres de ellos de acuerdo a los requisitos constitucionales, para ser presentado oportunamente a la Asamblea Nacional el listado de preseleccionados, a los fines de ser discutidos y aprobados con la votación calificada y voto afirmativo de “dos terceras partes” de los diputados principales, o suplentes debidamente incorporados, siendo los rectores electos del CNE por siete años.

Te puede interesar

Afortunadamente este organismo fue conformado y aprobada su integración por unanimidad por los representantes de la oposición democrática y parlamentarios del régimen, en una proporción de 10 representantes de la sociedad civil y 11 parlamentarios.

Existe una campaña precipitada y orquestada por sectores "radicales" que trabajan para evitar cualquier negociación o acuerdo político sensato, que nos permita avanzar hacia un proceso institucional, una vez cumplidos los objetivos previos de cese de la usurpación y gobierno de transición, se pueda convocar a elecciones libres, transparentes y democráticas, con la supervisión de veedores internacionales de la ONU, OEA, Grupo Lima, y la Unión Económica Europea.

Denotan estas tendenciosas "piezas mediáticas", publicadas en las redes sociales, un desconocimiento total de los preceptos constitucionales y normas jurídicas establecidas para designar a los 5 rectores principales y 10 suplentes del nuevo Consejo Nacional Electoral, quienes deberán cumplir a cabalidad sus objetivos institucionales.

Si queremos cumplir al pie de la letra con el objetivo superior de realizar un proceso electoral limpio, confiable y libre de artimañas y corruptelas, debemos primero tener el órgano jerárquico correspondiente, ajustado a la Constitución Bolivariana Nacional.

En su artículo 296 de la CNB, se establece los requerimientos y lineamientos a cumplir. El Comité se encarga de seleccionar los postulados a rectores, en la siguiente proporción: 3 postulados por la sociedad civil, con 6 suplentes; un postulado por los Consejos de Facultad de Ciencia jurídicas de la Universidades nacionales y sus dos suplentes; finalmente, un postulado por el Poder Ciudadano con dos suplentes.

Existen en la estructura interna del CNE, los llamados Órganos Subordinados, conformados por tres rectores, un principal y dos suplentes cada uno, que cumplen funciones específicas. Ellos son: Junta Nacional Electoral, Comisión de Registro Civil y Electoral y la Comisión de Participación Política y Financiamiento.

Todas ellas por separado cumplen a cabalidad con sus atribuciones legales; pero al final en forma integral, conforman un gran equipo que controla, supervisa, y ejecuta todas las funciones inherentes al proceso electoral nacional. Nadie actúa por su cuenta y riesgo. Allí, tanto los factores de la oposición democrática como los del régimen, cumplen sus funciones de vigilancia y monitoreo de sus actividades. Equilibrio democrático.

Este importante paso de avance político de integrar por unanimidad en la vigente y legítima Asamblea Nacional, que preside el diputado Juan Guaidó, presidente encargado del país, no deja de ser muy importante, si hasta el final prima la sensatez, y el verdadero amor por la patria venezolana, hoy ultrajada y violada por las hordas de narco delincuentes amorales que tienen secuestrado al país con la violencia y represión sistemática. Un paso a la convivencia democrática. Ojalá Dios lo permita, gracias a la presión internacional.

Tomando en cuenta los antecedentes de las cuatro últimas designaciones del CNE, han sido mediante la sentencia #1556, de fecha 9 de julio de 2002, emanada de la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia ilegítimo, basada en la interpretación arbitraria del numeral 7 del artículo 336 de la CNB 1999, las cuales argumentan que al no existir la votación calificada de las “dos terceras partes” ellos, como alto tribunal de la República, están facultados para hacerlo.

Citamos como ejemplos las designaciones de los rectores del CNE con fechas: 25 de agosto 2003, 21 de junio 2005, 26 de diciembre 2014 y 5 de enero 2017. Ahora con la posibilidad real de hacerlo con la amplitud política establecida en la CNB y por el órgano jerárquico correspondiente la Asamblea Nacional legítima. Una diferencia por destacar. ¿Queremos esta repetición?

Quienes argumentan en forma intrigante por razones de postura política irracional y quienes lo hacen por ignorancia del contenido expreso en la Constitución nacional y las leyes, le hacen un flaco servicio al país, por cuanto solo aportan para profundizar una crisis terminal que agobia a nuestro pueblo y país por tiempo eterno e indefinido. ¡Nadie ha convocado legalmente elección alguna!

Acusan de “traidores” a quienes están cumpliendo a cabalidad con su responsabilidad patriótica y democrática. No hay ninguna infidelidad que no sea buscar una salida libre y viable dentro de los patrones establecidos por la comunidad internacional y sus principales voceros, poniendo en práctica los objetivos fundamentales a los fines de realizar en el momento oportuno cualquier proceso electoral por más exigente que sea.

¿Cómo realizamos unas elecciones presidenciales si no tenemos el órgano, CNE, constitucionalmente conformado? ¿Cómo depuramos el Registro Electoral Permanente y corregimos todas las fallas y anormalidades existentes? ¿Cómo nos aseguramos de que se respete el derecho constitucional de los venezolanos en el exterior de poder votar en las elecciones presidenciales? ¿Cómo podemos garantizar a los nuevos votantes su inscripción en el REP para votar? Estas interrogantes deben ser respondidas por los “talibanes del teclado”.

Basta ya de posturas irracionales, actuemos con una actitud de unidad patriótica y contribuyamos todos a facilitar la salida del usurpador Maduro y su narco dictadura delincuencial. ¡Solos no podemos; juntos sí podemos!

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Sabe a dónde ir y a quién acudir en Miami si sospecha que se ha contagiado con el nuevo coronavirus COVID-19?

Sí, tengo todos los teléfonos de emergencia que necesito
Sí, pero quisiera tener más información sobre eso
Iría directo a un servicio de emergencia
Consultaría con mi médico primario
No tengo toda la información. Llamaría al 911
No sabría qué hacer. Necesitaría ayuda
ver resultados

Las Más Leídas