“El referendo debió iniciarse antes de la fuga de Santrich”. Con estas palabras puedo resumir la importancia que tienen varios puntos del referendo en Colombia, presentado por el uribismo a sus bases, otros partidos y movimientos sociales, con el fin de lograr la paz verdadera y justa que piden a gritos los colombianos, y sobre todo las víctimas del conflicto armado.

A raíz de que el expresidente Juan Manuel Santos decidió darle la estocada final al pueblo colombiano, al pasarse por la faja la voluntad popular que se pronunció en el plebiscito del 2 de octubre del 2016, que dijo NO a la participación de criminales de lesa humanidad y violadores de niños en el Congreso, y NO a la impunidad de crímenes atroces, el exmandatario terminó por dividir aún más a un país que estaba unido en contra del narcoterrorismo.

Te puede interesar

Cuando Juan Manuel Santos dijo: El acuerdo con FARC “está blindado” y la Corte ha sido clara en que durante los próximos tres gobiernos no se podrán expedir normas o decretos que vayan en contra del acuerdo, es porque así piensa él que se lo hizo creer a los colombianos. Pero más que eso, hay que hacerse una pregunta: ¿El acuerdo realmente hace parte de la Constitución? Bajo los actos legislativos 01, 02 y 03 de 2017 se da un blindaje jurídico al acuerdo de “paz”, haciéndolo parte de la Constitución, y por ende, la Justicia Especial Para la Paz (JEP), pasa a ser parte del ordenamiento jurídico colombiano. Pero cabe recordarle al Señor Expresidente y “Nobel de Paz” (el cual declaró que ‘ningún referendo puede echar para atrás el acuerdo de paz’), que la Constitución sí se puede tocar cuando, como en este caso, los acuerdos son de origen espurio.

Al engañar a los colombianos con una supuesta paz que nunca llegó, hay algo más peligroso, y es que al aprobar vía Fast-Track, a través de un Congreso completamente ‘enmermelado’, sin tomar en cuenta lo ordenado por el constituyente primario en las urnas, se dio legitimación al narcotráfico, participación en política a criminales de lesa humanidad y violadores de niños sin pasar por una cárcel, y se abrió una caja de pandora para que el secretariado de un grupo narcoterrorista como las FARC, pueda llegar al poder teniendo brazo armado en el monte, y sin entregar rutas y socios del narcotráfico.

También hay un punto muy importante que está estipulado en la Corte Penal Internacional (CPI), que muchos ignoran, y es que el reclutamniento de menores no es amnistiable ni indultable, y aún ellos sabiendo esto (me refiero a Juan Manuel Santos y su comité de aplausos en el Congreso), decidieron darle la espalda a las víctimas y premiaron criminales.

Por estas y muchas razones más es de suma importancia sacar adelante el referendo presentado por el presidente Álvaro Uribe y su partido, un referendo que contiene 13 puntos claves para sacar del limbo al país, y el cual se resume en cinco capítulos:

1.- Reforma a la Justicia: La justicia en Colombia actúa más en lo político que en el derecho, y esta debacle se le debe mostrar al país. Por eso se debe llegar a un consenso con los partidos políticos, y el apoyo ciudadano para lograr la reforma, la cual ha tenido apróximadamente 19 intentos fallidos, y no con un maquillado por encima que no solucionaría el problema de fondo. Los referendos no se hacen cuando las instituciones funcionan, sino cuando hay un quiebre. Por eso Colombia requiere de una reforma a la justicia que permita tener quién vigile e investigue efectivamente las acciones políticas de jueces y magistrados. Colombia necesita de unificación de cortes, una sola corte con magistrados idóneos, no envueltos en escándalos de corrupción ni protectores del narcoterrorismo, y que sean vitalicios.

El país necesita contar con una justicia transparente, no perseguidora de aquellos que piensan diferente, y que no actúe como un partido político más. Este punto también abarca derogar o reformar a la JEP, que es una corte creada por los mismos criminales a quienes les permitieron escoger a sus propios magistrados dizque para ser juzgados, (pero que de juzgar no tiene nada) porque sigue reinando la impunidad después de cuatro años de la firma del acuerdo, y que de justicia para brindarle tranquilidad a las víctimas, cero.

El derogar o reformar a fondo también incluye la no participación en política (lo cual da muy mal ejemplo a las futuras generaciones) de excombatientes señalados de crímenes atroces (exclusión del Congreso). Otro punto clave que abarca la Reforma a la Justicia es excluir a los militares de la JEP y crear una institución especial para que los procese, que les brinde garantías judiciales (libertad condicional para los miembros de la Fuerza Pública).

2.- Estado Austero: Este punto abarca el funcionamiento estatal para brindar mayor inversión social (menos burocracia), lo que incluye la disminución del número de congresistas y reducción gradual del salario. Se disminuiría el Congreso en un 30% y la cuantía de la nómina durante seis años.

3.- Educación: Gratuidad educativa según el nivel de ingresos con la posibilidad de que los padres de familia puedan escoger la institución educativa para sus hijos, ya sea privada, pública o mixta, sin el monopolio oficial de Fecode, que reemplazó las clases de ciencias, matemáticas, entre otras, por el adoctrinamiento político a los niños y jóvenes del país.

4.- Medio Ambiente: Este punto incluye la protección remunerada de los Ecosistemas Estratégicos como la Amazonía, la Orinoquía y el Litoral Pacífico, lo que significa que el Estado remunerará el cuidado de los bosques, los páramos, los ríos, las fuentes de agua, los parques nacionales en el territorio o en el mar, los manglares y todos aquellos que el Gobierno defina de acuerdo a sus criterios técnicos.

5.- Equidad y Bono Pensional: Este punto incluye el bono pensional que debe entregar el Estado a uno de los hijos recién nacidos en los hogares más vulnerables, lo que garantizaría que cuando este recién nacido ya esté en edad adulta y productiva, pueda utilizar este bono para fines de emprendimiento como crear empresa privada y generar empleos. También se enfoca en el modo en que ningún colombiano esté por debajo de la línea de pobreza monetaria, entre otras.

Termino con estos cinco puntos importantes para el país, diciéndole al Gobierno que llegó el momento de trabajar en pro del pueblo colombiano, de cumplirle al electorado lo prometido en campaña (lo que debió iniciarse desde el primer día de la llegada de Iván Duque a la presidencia) y que está en sus manos la responsabilidad de subirse en el bus del referendo que lo llevó a la Casa de Nariño.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 40.9%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 32.2%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 26.9%
14177 votos

Las Más Leídas