Mientras en la Casa Blanca se cumplen promesas de campaña que ponen en apuros a inmigrantes en Estados Unidos, en otras naciones del eje aprovechan lo que puede ser una crisis como oportunidad de reordenamiento.

Tras la cancelación del TPS para los hondureños, en Estados Unidos, la embajada de ese país se prepara para asesorar a los afectados por la decisión del gobierno de Donald Trump y tratar de encontrar una solución inmigratoria que les permita, a algunas familias, permanecer con legalidad en Norteamérica.

El impacto por el regreso a Honduras es significativo, de acuerdo a las autoridades de ese país. Y es que hay casi 50.000 hondureños que se encuentran en Estados Unidos amparados por el Estatus de Protección Temporal, o TPS por sus siglas en inglés. En la mayoría de los casos, su permanencia bajo esta medida se ha extendido por casi 20 años y tras la cancelación del programa, muchos deberán retornar.

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ha sostenido que el siguiente paso es una ofensiva diplomática con objetivo de incidencia para “regularizar” el estatus de los nacionales de su país que están en Estados Unidos.

Aunque la cuenta regresiva es inminente, se espera que el mandatario viaje a Washington en las próximas semanas para insistir en la capital estadounidense sobre la necesidad de alcanzar un alivio inmigratorio.

Soluciones alternas

En una entrevista desde Washington, Marlon Tábora, el embajador de Honduras en Estados Unidos, dijo que la red consular estadounidense con 10 sedes contará con servicios gratuitos para asesorar a los beneficiarios del TPS y poder guiarlos hacia una vía legal de permanencia en territorio estadounidense. Además, tienen previsto abrir otras 4 instalaciones y oficinas itinerantes.

La idea es suministrar servicios legales que permitan hacer un análisis de situación en cada caso y poder establecer el plan de acción, bien sea para lograr estatus en Estados Unidos o canalizar los esfuerzos hacia un regreso favorable y con preparación.

El diplomático anunció que el gobierno de Honduras también se prepara para incentivar el emprendimiento de los ciudadanos de ese país que deban regresar con sus familias y valoran a estos nacionales por el potencial con el que cuentan.

Tábora ha dicho que “los ciudadanos que han vivido por cerca de dos décadas” en Estados Unidos “han desarrollado habilidades que les permiten emprender una nueva vida y no son como los inmigrantes tradicionales”.

El embajador hondureño además explicó que el gobierno de ese país tiene planes de solución habitacional y escuelas bilingües para las familias que deban regresar.

Es decir, se facilita por varias vías el acceso a una solución que es requerida por una comunidad activa en Estados Unidos, con propósito de abrir los brazos a prestar ayuda y a darle la bienvenida a la patria hondureña a quienes deban hacerlo.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que la economía en EEUU ha mejorado con el Gobierno de Donald Trump?

No
No hay mayor cambio
ver resultados

Las Más Leídas