Para empezar, nunca los han tenido de verdad. Hubo una época en que, por esas razones del destino, los latinos en los Estados Unidos votaron por los candidatos del Partido Demócrata, que los ilusionaron con promesas falsas que nunca cumplieron. Una reforma migratoria que nunca llegó, un bienestar económico que jamás se hizo sentir y unas ilusiones vacías de una mejor calidad de vida, que sí llegó exclusivamente como resultado de su propio esfuerzo.

En realidad, a los demócratas lo único que les interesa de los hispanos son sus votos. Si no lo tuviera claro desde hace tiempo, me hubiera borrado cualquier duda el comportamiento, a todas luces condenable, de Nancy Pelosi, la presidenta de la Cámara de Representantes, con la hija de la congresista Mayra Flores, en la ceremonia de posesión de esta última como la primera persona nacida en México que llega al Congreso de los Estados Unidos. Es inadmisible que casi al mismo tiempo en que, por un lado, la señora Pelosi colma de elogios y congratulaciones a la Sra. Flores, por el otro, con su codo derecho, empuja sin miramientos hacia un lado a la hija de la nueva congresista, como para sacarla de la escena.

Refleja con su actitud la Sra. Pelosi el comportamiento típico de los demócratas, muy afectuosos en lo superficial, como por ejemplo en campaña electoral, pero una vez se apagan las luces de las cámaras y los resultados de las votaciones se hacen públicos, acaban mostrándonos sus verdaderos colores. El empujón con el codo de la Sra. Pelosi a la hija de la congresista Mayra Flores no es, ni mucho menos, un caso aislado. Es algo que cada uno de nosotros debe sentir como si lo hubiera padecido un hijo nuestro. No solo fue un empujón a una niña, fue una agresión de fondo contra la dignidad de todos los hispanos. Si la Sra. Pelosi es capaz de hacerle eso públicamente a la hija de una congresista, ¿qué podemos esperar de ella los latinos comunes y corrientes?

Ahí están pintados los demócratas, los que nos llaman latinx, aún a sabiendas de que la mayoría de nosotros rechaza ese apelativo. Los que nos dan por descontados, porque se metieron la idea de que ser latinos significa votar por los demócratas, los que desdeñan nuestros principios y valores, los que nos quieren imponer por la fuerza, en este país, las ideas y las políticas socialistas que ya fracasaron en el resto del mundo y que han condenado a la miseria y la desesperanza a poblaciones enteras de países hispanoamericanos desde donde muchos de nosotros hemos tenido que huir.

Dios premie a la congresista Mayra Flores con sabiduría y templanza para que enfrente con decisión y éxito sus funciones legislativas y su campaña de reelección este mismo año, y a nuestros hijos con la personalidad y el talante de la hija casi adolescente de la Sra. Flores, que ni por un segundo se dejó avasallar por la actitud maleducada y deplorable de Nancy Pelosi. Los hispanos recordarán este noviembre que la Sra. Pelosi, Joe Biden y el resto del Partido Demócrata solo están dando nuestros votos por descontados.

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.98%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.7%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.32%
22566 votos

Las Más Leídas