Una computadora y sus accesorios tienen que aguantar bastante durante su vida útil: dedos con chocolate, migas de pan y salpicaduras de refrescos. Por eso, ya sea en la oficina o en casa habría que limpiarlos de vez en cuando, pero con cuidado, pues con agua y líquidos se pueden dañar muchas cosas.

"Es importante que antes de cada limpieza el aparato sea desenchufado de todas las fuentes de electricidad, accesorios y cables, sobre todo si se va a utilizar algún líquido", dice Kai Kallweit, de la asociación tecnológica Bitkom.

"Y antes de volver a usarlos hay que tomarse un tiempo para que todo esté seco". Sus recomendaciones generales son que nunca se use líquido directamente sobre el dispositivo y en lo posible no desmontarlo para que no se pierda la garantía. Los líquidos de limpieza pueden además dañar las superficies.

UN TECLADO COMO NUEVO: Sobre todo en los teclados se va acumulando a lo largo de los años mucha suciedad. "Los teclados tienen que limpiarse para evitar irritaciones en la piel", señala la médica especializada en salud laboral Anette Wahl-Wachendorf.

Andreas Hentschel, de la revista "Chip", tiene un consejo bastante exótico para teclados domésticos, que es "meterlo en el lavavajillas". No todo el aparato, por supuesto, sino solamente las teclas, que normalmente se pueden levantar y sacar con ayuda de un destornillador. Antes hay que informarse bien sobre si es posible extraerlas.

"Cada dos años saco las teclas, las meto en la canasta para los cubiertos, y pongo el programa corto. Después hay que dejarlas secar sobre papel de cocina entre dos y cuatro horas y ya se las puede volver colocar", afirma este periodista. Por las dudas, se puede sacar antes una foto del teclado, no sea que se nos olvide dónde va cada letra.

"Así se elimina la grasa y la suciedad de la mejor manera". Mientras se lavan las teclas, se puede limpiar el marco con un trapo húmedo y algún líquido de limpieza suave. Si hay migas o suciedad incrustada se puede usar una esponja especial de limpieza.

EL MOUSE: También el ratón está siempre en uso y por ello le viene bien una limpieza de vez en cuando. "Si el modelo no tiene una forma complicada, alcanza con un trapo y un líquido de limpieza", dice Hentschel. Asimismo, hay toallitas húmedas especiales, también para teclados y pantallas. Lo importante es que el trapo "no esté mojado, sino sólo húmedo", añade Hentschel. Si hay suciedad en las ranuras se puede usar un mondadientes.

EL MONITOR: "Quien tenga un antiguo monitor catódico lo puede limpiar con limpiacristales. Echarlo en el trapo y pasarlo con cuidado, después secar con un paño de cocina", indica Andreas Hentschel. Con la uña o un mondadientes se pueden limpiar las esquinas.

En el caso de pantallas planas utilizar un limpiador suave. Y "no ejercer mucha presión. Hay que tratarlos con cuidado, de lo contrario se dañan".

CONEXIONES: En la oficina es mejor que lo haga un experto, pero en casa no queda más remedio que ponerse manos a la obra uno mismo. Las conexiones HDMI, USB o LAN se pueden limpiar con delicadeza con alguna herramienta punzante. "Debido a que enchufamos y sacamos constantemente cosas, el polvo se acumula dentro", explica Hentschel. Primero se ablanda el polvo y después se lo puede aspirar directamente.

POR DENTRO: "Si uno se atreve, habría que abrir la computadora cada tres o cuatro años, porque por dentro se junta una cantidad enorme de polvo y eso afecta al sistema de enfriamiento", dice Hentschel. Totalmente prohibidos están los plumeros o gamuzas electrostáticos, porque pueden causar una carga eléctrica que dañe el hardware.

En vez de eso usar la aspiradora con cuidado. "Si uno la mueve frente al ventilador puede inducir tensión y eventualmente se puede dañar la placa madre", señala Hentschel. Por eso recomienda sacar el aparato, mantener fijo el ventilador y limpiar el polvo. En el caso de notebooks, el procedimiento es más difícil: en este caso puede tener más sentido acudir a un servicio técnico.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario