El nuevo ataque global con ransomware, un virus que exige el pago de un rescate para liberar una computadora infectada, genera mucha inseguridad entre los usuarios de Internet. Pero existen algunas medidas que ayudan a reducir el riesgo de una infección:

- Actualizaciones (Updates): Las actualizaciones de los navegadores de Internet y de los sistemas operativos no solo aportan nuevas funciones, sino que protegen frente a una infección con software malicioso. Los expertos recomiendan activar las actualizaciones automáticas y dejar de utilizar sistemas antiguos como Windows XP. Windows Vista, el sucesor del XP, también dejará de recibir actualizaciones, por lo que debería ser sustituido por versiones más nuevas.

- Desconfiar: La web nomoreransom.org (no más extorsiones), administrada por empresas tecnológicas y autoridades policiales europeas, recomienda básicamente no confiar en nadie. Es decir, no abrir ningún adjunto desconocidos en emails, no abrir links ni descargarse software desconocido. Y tener siempre en mente que aunque los emails con links de descargas o adjuntos pueden venir de personas conocidas, su cuenta pudo haber sido hackeada o su computadora infectada.

- Antivirus: Activar todas las opciones de protección del sistema operativo. Y mantener siempre actualizados los antivirus.

- Hacer copias de los datos: Si usted tiene copias actualizadas de todos sus archivos, puede volver a instalarlos de nuevo en el peor de los casos. Windows (Copia de Seguridad y Restauración) y MacOS (TimeMachine) tienen funciones sencillas de usar para grabar archivos. Para que en caso de ser atacados estos datos no se vean afectados también con la encriptación de datos que causa el ransomware, lo mejor es guardar esta información en dispositivos externos, ya sea discos duros, memorias SSD, online o DVD. Para mayor seguridad, estos medios externos solo deben conectarse en el momento en que se realiza la copia de seguridad. Quien quiera estar totalmente seguro puede guardar sus datos en dos dispositivos diferentes.

- Cómo reaccionar: Si por descuido se instala software sospechoso o aparecen mensajes extraños, normoreransom.org recomienda desconectar la computadora lo antes posible de Internet, de modo de que el virus no pueda seguir extendiéndose. Si los datos están copiados, la máquina puede ser formateada y vuelta a configurar. Para algunos troyanos existen también programas de desencriptación. Por ejemplo en el caso actual del virus Petya, se puede impedir su ejecución creando un archivo llamado "perfc.dat" en el directorio de Windows. Un artículo al respecto en "bleepingcomputer.com" ha sido confirmado por varias empresas de seguridad informática. Hay que configurar el archivo "perfc.dat" como de solo lectura para que nadie pueda modificarlo.

- No pagar: Nunca se debe ceder ante las exigencias de los extorsionadores. Por una parte, porque no hay ninguna garantía de que los criminales vayan a dar acceso a los datos tras el pago. Por otra parte, porque el pago los incentiva a seguir con su actividad. En el caso de Petya, la comunicación de todos modos no podía establecerse porque la empresa suministradora bloqueó el email de contacto que habían proporcionado.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario