En medio de la campaña mediática a favor del referéndum convocado para el 24 de febrero próximo, cuando los cubanos votarán sobre la nueva Carta Magna, el régimen de la isla anuncia una ampliación de las opciones de empleo en el sector privado y modificaciones a su operación.

De acuerdo con un reporte de la agencia de noticias EFE, Cuba acaba de aprobar cinco nuevas actividades de trabajo privado, así como la posibilidad de que las personas jurídicas puedan contratar productos y servicios de los llamados trabajadores por cuenta propia.

Te puede interesar

Autoridades de los ministerios de Trabajo y Seguridad Social, Economía y Planificación, y de Finanzas y Precios dieron a conocer nueve modificaciones para el ejercicio del empleo privado en la isla, según medios oficiales.

A las actividades previamente autorizadas, 123 en total, se suman ahora las de operador y/o arrendador de equipamiento para la producción artística, el de agente de selección de elenco (casting), el auxiliar de producción artística, el traductor e intérprete certificado y el productor-vendedor de alimentos.

El trabajo privado en Cuba ha tenido períodos de apertura y cierre, definidos arbitrariamente por el régimen que ha declarado como parte del nuevo texto constitucional el veto a lo que califican como "acumulación de riquezas" de los cubanos, sobre todo de los que trabajan fuera del entramado laboral del gobierno.

Las normas ahora dispuestas, sin embargo, muestran un atisbo de apertura al establecer que las personas jurídicas, tanto estatales cubanas como las extranjeras, pueden contratar productos y servicios a las formas de gestión no estatales (particulares).

En junio de 2017, el régimen llegó a paralizar los contratos existentes entre el sector privado y el ministerio del Turismo bajo el argumento de "irregularidades en los procedimientos", y en noviembre de ese mismo año levantó la veda a la contratación de trabajadores privados y cooperativas no agropecuarias ante la cercanía de la llamada temporada alta turística.

Las regulaciones que se ponen vigentes este miércoles regulan que los pagos de las producciones o servicios contratados tras esta apertura se podrán realizar tanto en pesos cubanos (CUP, moneda nacional) como en pesos convertibles cubanos (CUC, equivalentes a dólares y que equivale a 25 CUP), las dos monedas que circulan en la isla.

Igualmente establece como legal la venta a productores privados de los excedentes de las producciones estatales y permite la contratación de hasta dos trabajadores para actividades como la de gestor inmobiliario.

A la par de otras facilidades, prohibidas hasta la fecha, y detalladas a la prensa oficialista por la viceministra primera de Trabajo y Seguridad Social, Marta Elena Feitó, se eliminan las obligaciones de inscribir en la actividad de "trabajador contratado" al cónyuge y familiares del titular de la licencia.

Desde el pasado 7 de diciembre, señala EFE, se han aplicado modificaciones al trabajo privado en la isla como la eliminación del límite de 50 capacidades para los restaurantes, bares y cafeterías, y el establecimiento de más de una actividad de este tipo en un mismo domicilio.

Las últimas estadísticas publicadas del sector revelaron que Cuba registró un total de 580.828 trabajadores autónomos al cierre de 2018, de los que el 29% son jóvenes, el 34% son mujeres y un 10% jubilados que se han sumado al sector privado, indican estadísticas publicadas recientemente.

Con una población total de unos 11,2 millones de habitantes, los "cuentapropistas" ya representan el 13% de la población de la Isla, casi el cuádruple de los registrados en 2010 cuando el se amplió la actividad privada en un número de sectores y los trabajadores autónomos superaron los 150.000.

FUENTE: Con información de EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario