El más grande de los países de América del Sur, Brasil, este domingo 2 de octubre, se volcará a las urnas para elegir a su presidente para el período 2023- 2027. Aunque hay once candidatos, el actual mandatario Jair Bolsonaro y el expresidente socialista Luiz Inácio Lula da Silva son los principales contendientes para quedar al país amazónico en el próximo período.

Unos 156,4 millones de personas podrán votar, según informó el Tribunal Superior Electoral. En Brasil el voto es obligatorio para los ciudadanos de entre 18 y 69 años y opcional para los iletrados, los jóvenes entre 16 y 17 años y para los mayores de 70 años. Aquellos brasileños que residen en otros países también pueden votar para presidente y vicepresidente, pero deben inscribirse previamente.

Te puede interesar

Según las encuestas de los últimos días, en estos comicios, Lula, que gobernó desde 2003 hasta 2011, alcanzaría el 48% de apoyo de los votantes ante el 31% de Bolsonaro, según la consultora Ipec.

En 2011 Lula fue retirado del cargo por corrupción y sobornos y cumplió 19 meses en prisión antes de que un juez lo declarara inocente y le permitiera incursionar nuevamente en la política.

En Brasil, un candidato necesita más del 50% de los votos para ganar la presidencia en primera vuelta.

Según el sondeo, Lula podría ganar la carrera en la primera ronda, ya que cuenta con el 52% de la intención de voto de los participantes excluyendo las abstenciones y votos nulos, como ocurre según la legislación brasileña.

Lula, que en el pasado ha apoyado las dictaduras de Cuba y Venezuela, solicitando que EEUU levante las sanciones contra estos regímenes, se siente seguro de que volverá a la presidencia.

“Estoy feliz porque estoy vislumbrando la posibilidad de que la democracia vuelva a este país, que las personas vuelvan a salir a las calles, que las personas puedan vestir como quieran sin ser molestadas”, dijo el exmandatario de 76 años, que, durante sus últimos días de campaña según denuncias públicas en las redes sociales, se presentó en estado de ebriedad y besando a varios niños a la fuerza.

“Estamos a un paso de la victoria el 2 de octubre, es preciso trabajar para conquistar el voto de todas y de todos, de aquellos que aman a la democracia”, declaró reiterando su discurso dirigido a la conquista del “voto útil”, de los electores de candidatos sin chances de victoria.

Bolsonaro, por su parte, fue más precavido cuanto le consultaron en días pasados sobre los resultados de los comicios del domingo próximo. Pero dejó entrever que se debe estar atento ante un posible fraude electoral orquestado por Lula.

"Los mismos jueces que sacaron a Lula de la cárcel y lo volvieron elegible son exactamente los mismos que conducen el proceso electoral brasileño", afirmó Bolsonaro.

“Así como uno no tiene hoy en día cómo comprobar el proceso electoral, el otro lado [la oposición] no tiene cómo comprobar que fue serio”, declaró el mandatario en entrevista a la TV Record.

Ante la pregunta de si va a “cuestionar” los números surgidos de las urnas electrónicas, Bolsonaro respondió, “vea, yo voy a esperar el resultado”.

El mandatario reiteró que las Fuerzas Armadas tienen que ser autorizadas a la “sala cofre” o búnker del TSE donde se realizarán los conteos de los votos electrónicos para de ese modo dar transparencia al cómputo.

Insistió que “para reducir a cero las posibilidades de un fraude” solo debe haber “voto impreso, como en las elecciones de Paraguay”.

Además, cuestionó que el TSE no haya autorizado hacer transmisiones en vivo desde el Palacio de Alvorada, residencia oficial, y le prohibió realizar publicidad de campaña con imágenes de los actos del 7 de septiembre, Bicentenario de la Independencia.

Lucha de extremismo

La derecha y la izquierda, el bien y el mal. Así se han calificado durante las últimas semanas las campañas de los dos candidatos con mayores posibilidades de llegar a la presidencia de Brasil.

Bolsonaro, mandatario en función hasta el 31 de diciembre de 2022, ha dicho que los comicios son "una lucha del bien contra el mal", se ha presentado como garante de los valores conservadores y cristianos, y se ha referido a Lula como un "ladrón" que puede llevar a Brasil hacia un socialismo como el de Venezuela.

El líder izquierdista también atacó, calificando a Bolsonaro de "genocida" por su respuesta a la pandemia de COVID-19, y sostuvo que en las elecciones se juega "la democracia contra el fascismo".

Estos discursos hacen que los brasileños teman repercusiones políticas del partido que tome el poder. Además de preocuparse por temas económicos como el desempleo o la inflación, así como por la salud, según distintos sondeos.

¿Qué pasa si no hay ganador este domingo?

Si los resultados de las encuestas en las últimas semanas llegasen a fallar y el domingo no se conociera quién será el presidente de Brasil para el período 2023-2027, los dos candidatos con mayor respaldo en la vuelta inicial deberán medirse en un balotaje el próximo 30 de octubre.

Sin embargo, las encuestas que dan ganador a Lula desde la primera ronda, también lo ubican vencedor si llegase a ir a una segunda vuelta contra Jair Bolsonaro.

Los candidatos que podrían sumar votos considerables para obligar al ultraderechista y al izquierdista a medir fuerzas a finales de mes son: el exministro de Hacienda Ciro Gomes, tercero en los sondeos (7%); Simone Tebet en cuarto lugar (2%); la senadora Soraya Thronicke y Felipe D’Avila, ambos por debajo del 1% de las intenciones de voto.

No solo se elige presidente

Los casi 155 millones de votantes que están habilitados en Brasil, no solo elegirán quién será su mandatario durante los próximos cuatro años.

Los brasileños también deben sufragar para elegir a los 513 miembros de la Cámara de Diputados y 27 de los 81 escaños que conforman el Senado. Además, están en juego el control de los 27 territorios que conforman Brasil, tanto a nivel de órganos legislativos como de gobernadores.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.8%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.67%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.53%
31570 votos

Las Más Leídas