viernes 17  de  mayo 2024
TRAGEDIA

Brasil lucha contra el tiempo en medio de las inundaciones

Con un saldo de 66 víctimas fatales y 80.000 desplazados, las autoridades y residentes se movilizan para evitar una catástrofe aún mayor en Brasil

Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

PORTO ALEGRE.- Brasil se enfrenta a una carrera contra el tiempo para mitigar los estragos de las inundaciones que han azotado al estado de Rio Grande do Sul, desencadenando una tragedia de proporciones alarmantes. Con un saldo de 66 víctimas fatales y 80.000 desplazados, las autoridades y residentes se movilizan para evitar una catástrofe aún mayor.

Las impactantes imágenes muestran la magnitud del desastre: casas sumergidas bajo el agua, familias que han perdido todo y el corazón de la moderna Porto Alegre, con sus 1.4 millones de habitantes, completamente inundada.

A pesar de la intermitencia de las lluvias en la mañana del domingo, las aguas continúan su avance implacable sobre la metrópoli. El nivel del río Guaíba, que atraviesa la ciudad, alcanzó los 5.30 metros, superando el récord histórico de 4.76 metros registrado durante las inundaciones de 1941, según informa la alcaldía.

El panorama es desolador, con un aumento en el número de áreas afectadas. En el popular barrio Sarandí, un estacionamiento de camiones y maquinaria vial se encuentra completamente sumergido, con apenas los techos de los vehículos visibles sobre las aguas rojizas.

Con 15.000 personas alojadas en refugios y más de un millón de hogares sin suministro de agua, la destrucción es catastrófica, según la Defensa Civil. Residentes como Rosana Custodio, una enfermera de 37 años, comparten historias de evacuación desesperada, dejando atrás sus hogares y pertenencias.

El gobernador Eduardo Leite calificó la situación como "dramática" y "sin precedentes", mientras que el ministro de Comunicación de la Presidencia, Paulo Pimenta, señala que el domingo será crucial para las operaciones de rescate.

Se necesitará un esfuerzo masivo de reconstrucción, equiparable al Plan Marshall, una vez que las aguas retrocedan y las lluvias cesen. Por ahora, la prioridad es garantizar el abastecimiento de alimentos y mantener la cadena productiva en este estado agropecuario, que representa el quinto PIB de Brasil.

Porto Alegre se encuentra prácticamente sitiada, con vías de acceso cortadas y servicios básicos afectados. El número de desaparecidos y heridos sigue en aumento, mientras la solidaridad nacional e internacional se hace presente en medio de la tragedia.

El desastre, atribuido a una combinación de cambio climático y el fenómeno de El Niño, golpeó con fuerza a una ciudad históricamente vinculada a su puerto y su extensa cuenca hidrográfica. Lo que alguna vez fue una bendición para su desarrollo, hoy se ha transformado en una calamidad sin precedentes.

FUENTE: Con información de AFP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar