SAN SALVADOR.- El Congreso de El Salvador decretó un estado de excepción en la madrugada de este domingo, que regirá por 30 días, con el objetivo de frenar la ola de homicidios que registra el país centroamericano, la cual ha dejado, entre viernes y sábado, un total de 76 muertes violentas, según las cifras oficiales.

Este sábado la Policía Nacional Civil confirmó 62 muertes violentas, que se suman a las 14 que se registraron el viernes, en el contexto de una ola de crímenes en ascenso desde principios de año que el presidente Nayib Bukele prometió atajar de raíz.

Te puede interesar

Además, el mandatario pidió dejar que la policía y los militares "hagan su trabajo" para actuar contundentemente contra las pandillas violentas.

“Deben dejar que los agentes y los soldados hagan su trabajo y deben defenderlos de las acusaciones de quienes protegen a los pandilleros”, escribió Bukele en su cuenta en Twitter.

La medida fue aprobada por 67 diputados del total de 84 que conforman el Parlamento, en el cual el partido de Bukele, Nuevas Ideas, cuenta con 64 congresistas.

Bukele invocó el artículo 29 de la constitución, que contempla la suspensión de garantías constitucionales en casos de “guerra, invasión del territorio, rebelión, sedición, catástrofe, epidemia u otra calamidad general, o de graves perturbaciones del orden público”.

Durante 30 días el Gobierno queda capacitado para suspender ciertas libertades y garantías para facilitar despliegue de militares y policías en las calles y en los municipios donde ocurrieron estos homicidios.

Embed

Criticas opositoras

La declaración fue criticada por la oposición, que tacha el régimen de excepción como "antidemocrático" y como "una violación de los Derechos Humanos" de los pandilleros, según La Prensa Gráfica.

Bukele defendió previamente la aplicación de la norma, ya que "será aprobada por una Asamblea legítima y democráticamente electa", dentro de "las reglas del sistema que ellos dicen defender", como ha reiterado en su cuenta de Twitter.

Pacto secreto

Hasta este fin de semana, el cual se considera el más violento desde el final de la guerra civil, el gobierno de Bukele había mantenido un "pacto secreto" con las pandillas MS13, La 18 y 10-R, que permitió reducir los niveles de violencia en el país, reseñó el diario El País.

El "acuerdo" les concedía privilegios carcelarios a los miembros de las pandillas y frenar la extradición de los líderes. A cambio, los pandilleros cesaron los homicidios.

Sin embargo, todo parece indicar que algo hizo romper el acuerdo, negado por Bukele.

FUENTE: Con información de Europa Press

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.86%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.63%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.52%
26647 votos

Las Más Leídas