Cuba se ha propuesto unificar sus dos monedas y sus tasas de cambio frente al dólar, con el objetivo de dejar solo una que marche con el mercado, algo que muchos relacionan con la época anterior a la Revolución de Fidel Castro, cuando el peso cubano se equiparaba al dólar y le servía a los isleños hasta para ir de compras en el extranjero.

El proceso, pospuesto por el régimen durante varios años esperando, según ellos, el mejor momento, podría tener lugar en el peor escenario. La Cepal estima que la economía cubana decrezca un 8% este año, como consecuencia de los efectos negativos de la pandemia de COVID-19, aunque finalmente los números finales podrían ser bien distantes del pronóstico, dadas las características de la información que ofrecen las autoridades de la isla.

Te puede interesar

Estas son algunas claves para entender lo que sucederá si, definitivamente, Cuba consolida la unificación monetaria:

1.- Una sola moneda...

Desparecerá el peso cubano convertible o CUC (que el régimen ha presentado siempre con un valor igual al del dólar), que nació hace más de dos décadas para primero acompañar y luego sustituir al USD, en circulación de 1993 a 2004. El gobierno de la isla dice que garantizará la validez de ahorrosde sus nacionales en CUC.

Prevalecerá el peso cubano o CUP (que actualmente equivale a 0.04 centavos de dólar. Se requieren 25 CUP para adquirir un dólar, o un CUC, en las casas de cambio oficial. El valor del dólar en el mercado subterráneo se ha disparado).

Economistas aseguran que el CUC ya no tiene respaldo en dólares porque el gobierno dispuso de esos montos ante la falta de liquidez en los últimos años, y perdió su convertibilidad.

Hoy, el CUC es de uso común en el mercado local y en la práctica es sólo un billete que se "vende", o equivale, a 24 CUP. Muchos establecimientos están limitando su uso ante.

2.- ...pero revive el dólar

Desde octubre de 2019 el régimen de la isla instauró la venta en dólares de electrodomésticos y alimentos, en tiendas seleccionadas y donde se puede pagar exclusivamente con tarjeta bancaria. Actualmente la alternativa para adquirir esos productos son estos comercios de uso exclusivo de tarjetas magnéticas "alimentadas", únicamente, con moneda libremente convertible. Las tiendas que venden en CUC están muy mal abastecidas

Ello incrementó la demanda del dólar y otras monedas extranjeras, y generó rumores de unificación de la moneda para octubre, aunque luego se desmintió. El billete estadounidense se vende ahora en los mercados informales un 50% más caro.

cuba dólar tarjeta magnetica sept 2020 afp.jpg
Un hombre muestra billetes de dólar estadounidense de varias denominaciones en una calle en La Habana, Cuba, el 15 de septiembre de 2020.

Un hombre muestra billetes de dólar estadounidense de varias denominaciones en una calle en La Habana, Cuba, el 15 de septiembre de 2020.

3.- El problema: la tasa de cambio

En Cuba, un ciudadano que posea auto propio, casi un lujo para los residentes en la isla, paga el litro de gasolina a 1 CUC, o 25 CUP. Sin embargo, los funcionarios de las empresas estatales que cuentan con un medio de transporte de los que asigna el gobierno, dispsonen de una tarjeta con una tasa de cambio especial de 1 CUC = a 1 CUP. Es decir, pagan el litro de gasolina con 1 CUP que sale de las arcas del régimen. Ese mismo CUP se devalúa en cuanto se convierte en salario para un trabajador.

En la práctica, el cubano de a pie gasta 10 CUC (10 dólares) o 250 CUP por 10 litros, mientras que el empleado de una empresa estatal para, por la misma cantidad de combustible, 10 CUP, es decir, 40 centavos de dólar.

Las empresas estatales representan el 80% de la economía cubana, y sus tasas preferenciales, en vigor desde los años de 1980, causan una enorme distorsión en las finanzas de la isla.

Los subsidios implícitos se convierten "en tabla de salvamento" para algunas empresas no rentables, reconoció ante la prensa el asesor del ministerio de Economía, Lázaro Toirac.

En sentido contrario, las empresas exportadoras, por ejemplo, se perjudican de este cambio desigual, porque reciben 1 CUP por cada dólar que ganan.

"Muchas son las dificultades que provoca esa dualidad de circuitos. Y la confusión comienza a la hora de medir los costos reales de la actividad empresarial, teniendo registros económicos poco confiables", detalla Toirac.

4.- Las consecuencias

Al eliminar la tasa 1x1 los costos de producción se elevarán y con ello los precios. Varias empreas estatales pueden quebrar y mientras que otras pararían a tener ganancias que no son reales.

Ante esta situación, los expertos sugieren subsidiar los precios que subirán por la medida, o elevar los salarios. El 70% de la fuerza laboral trabaja para el estado con un ingreso promedio mensual que no rebasa los 40 dólares.

Cuba es una economía abierta que importa a través de firmas estatales casi la totalidad de los bienes que consume. Una reciente apertura a la posibilidad de exportar para los empresarios privados, solo es posible si se canaliza con la mediación de una de las exportadoras o importadoras del régimen.

La isla lleva a paso lento una reforma integral de su economía de corte soviético, que permite la actividad privada, con un deficiente marco legal y casi ninguna garantía de recursos y materia prima. Varios analistas esperan que tras la severa crisis provocada por la pandemia de coronavirus, una de las opciones que despunte en la isla sea estimular los negocios privadosl, pero el régimen ha sido siempre smuy severo con el "control" para evitar que ningún cubano se "enriquezca".

5- Normalizar el tipo de cambio

Si bien la tasa 1x1 es subsidiada, la otra que rige en el mercado, de 1 dólar por 25 CUP, lleva inamovible 15 años.

"No ha sido secreto que la única moneda que quedará circulando en Cuba será el CUP, y el objetivo es tratar de acercarlo a una tasa de cambio que pueda ser reconocida en su comparación con las divisas internacionales, para que exista claridad en las transacciones", concluye Toirac.

cuba cubanos cola gente fila tienda habana sept 25 2020 afp.jpg
Decenas de personas hacen fila en las afueras de una tienda que vende comida por dólares en La Habana, Cuba, el 15 de septiembre de 2020.

Decenas de personas hacen fila en las afueras de una tienda que vende comida por dólares en La Habana, Cuba, el 15 de septiembre de 2020.

Testimonios

Con el retorno del dólar a la economía de la isla, muchos mercados no quieren recibir los CUC. La demanda por el dólar aumenta, pero adquirirlo, para la mayoría de los cubanos, es un lujo.

Aleskis Rodríguez, de 31 años, hace fila para comprar café y pagarlo en CUC, en un mercado de La Habana que sí los recibe. Mietras esspera comenta que "si tenemos 11 millones de habitantes, un millón (por ejemplo) puede comprar en dólares, ¿y los otros? Yo no tengo una familia en el extranjero" que envíe dinero, reafirma.

Sin turismo por la pandemia, y con una economía socialistaafectada por el recrudecimiento de las sanciones de Estados Unidos que buscan limitar al mínimo la posisbilidad de que el régimen reciba "moneda dura", la isla precisa encontrar divisas para seguir funcionando.

El país importa casi el 80% de lo que consume, y desde julio vende alimentos, electrodomésticos y piezas de autos en dólares en las tiendas estatales que solo con tarjeta bancaria.

Si bien es cierto que algunos cubanos tienen dólares en sus cuentas bancarias, transferidos por sus familiares desde fuera, la mayoría de los residentes en la isla están obligados a conseguir primero el dólar para luego depositarlo, si ya tienen la tarjeta bancaria, y solo después podrán ir a la tienda.

Niurka Romero, ama de casa de 50 años, no está tan convencida de que la oferta estatal por moneda libremente convertible sea tan buena como la presentan.

"No he comprado nada y gasté 30,9 dólares. Muy caro", asegura. Muestra 10 cajas pequeñas de jugo, cinco paquetes de espaguetis y cinco cajas pequeñas de puré de tomate. "En este cambio se me ha revuelto el mundo", agrega.

Cuando se lanzó la venta en dólares, el ministro de Economía, Alejandro Gil, aseguró que no se trataba de un "apartheid económico", sino de satisfacer la demanda de un sector de la población con mayor capacidad adquisitiva.

Pero la jubilada Zoila Rodríguez, de 75 años y con una pensión de 280 CUP (unos 12 dólares al mes) mantiene la esperanza de que su nieta le mande dólares desde Estados Unidos para poder comprar.

Dice que si le mandaran dinero no lo cambiaría por moneda cubana. "Aunque sea 30 o 40 (dólares), que me dé para comprar mis cositas", dice. Ella no entiende "cómo la gente hace tanta cola", si con lo que se gana en la isla solo le da para "comprar una vez al mes".

El economista cubano de la Universidad Javeriana de Colombia, Pavel Vidal, considera que esta redolarización de la economía cubana es "el resultado de una reforma económica que ha sido incompleta, fragmentada, que ha quedado muy por debajo de las expectativas".

FUENTE: Con información de AFP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Es una buena opción para enlazar Miami con Miami Beach 28.24%
Es una decisión apresurada con varios puntos pendientes 22.62%
Será bien recibido como un medio de transporte sostenible y accesible para residentes y visitantes 29.67%
No debería acometerse. Sería malgastar fondos sin resolver el problema 19.48%
2454 votos

Las Más Leídas