La Policía de Colombia montó en un avión con destino EEUU al ciudadano colombiano Johan Estiven Carreazo Asprilla, alias "Playboy", acusado de robar, violar y asesinar a dos inmigrantes cubanos, informa Diario de Cuba que cita al diario local El Tiempo.

Según fuentes de la institución, "Playboy" actuó en complicidad con Carlos Emilio Ibargüen Palacio, extraditado ya ese país a finales del año pasado.

Ambos cobraban 1.500 dólares por ayudar a emigrantes a atravesar la frontera a Panamá, por trochas que salían desde el Golfo de Urabá.

Los cuerpos de sus víctimas (Dunieski Eliades Lastre y Edelvis Martínez Aguilar) fueron encontrados amarrados a un tronco, que flotaba cerca a la Ciénaga Matuntugo, en Turbo (Antioquia) y al parecer no serían las primeras víctimas de estos traficantes de personas que además trabajaban como sicarios de un clan.

Aunque se habló de que a los dos asesinos les espera la cadena perpetua en EEUU, los acuerdos de extradición con Colombia no lo permiten. En todo caso, están expuestos a penas superiores a 40 años.

El Gobierno de Colombia ratificó la orden de extradición a EEUU de los dos "coyotes" en octubre de 2017, firmada por el presidente Juan Manuel Santos.

El traslado a territorio estadounidense de "Playboy" y de Ibargüen Palacio fue avalado el pasado 19 de julio, pero la decisión final se había postergado luego de que uno de los procesados interpusiera un recurso de reposición para que se revocara su orden de extradición.

DIARIO DE CUBA dio a conocer el caso del asesinato en septiembre de 2016, cuando las autoridades informaron al respecto.

Los jóvenes cubanos Dunieski Eliades Lastre, Liover Santos Corría y Edelvis Martínez Aguilar confiaron su ruta hacia EEUU desde Panamá a los dos presuntos ejecutores del crimen.

Los cubanos llegaron primero a Guayana, después cruzaron Venezuela y luego a Colombia, con la intención de atravesar América Central y México hasta llegar a su destino final.

Los dos acusados convencieron mediante engaño a los tres isleños de que los ayudarían a cruzar la frontera entre Colombia y Panamá a través de un salvoconducto (que ya Migración Colombia no estaba otorgando) por una cantidad de unos 1.500 dólares.

Ya en medio del Tapón del Darién, los traficantes les exigieron más dinero, robaron sus pertenencias y violaron a Martínez Aguilar.

La joven y Lastre (identificado más tarde) aparecieron asesinados con cortes en el cuello y abdomen.

Santos Corría logró huir y después de andar dos días perdido en la selva, pudo comunicarse mediante llamada telefónica con la Fiscalía de Apartadó y denunciar los hechos.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario