BOGOTÁ.- La Fiscalía General de Colombia le pedirá a la Interpol la captura de los jefes de la guerrilla del ELN que se encuentran en el exterior, informó una funcionaria de alto rango de esa entidad.

El órgano investigador y acusador de la Justicia colombiana informó este lunes de la expedición de 21 órdenes de captura contra jefes del ELN (Ejército de Liberación Nacional) por los delitos de rebelión, homicidio, desaparición forzada y desplazamiento.

La medida afecta a cinco integrantes de la cúpula central de mando del grupo guerrillero, entre ellos su máximo líder, Nicolás Rodríguez, alias "Gabino", e Israel Ramírez, alias "Pablo Beltrán".

La única orden de detención que en este momento no podría ejecutarse sería la de éste último, quien funge como jefe del equipo negociador del ELN en el proceso de paz con el Gobierno colombiano, que se inició hace un año en Ecuador, aunque actualmente está suspendido.

El Gobierno colombiano expidió un salvoconducto para que "Beltrán" se pueda movilizar sin ser detenido por su misión como negociador del ELN.

Según la cadena de radio Caracol, la directora de la división de crimen organizado de la Fiscalía, Claudia Carrasquilla, dijo que las órdenes de captura también tendrán un carácter internacional que se tramitará ante la Interpol en vista de informaciones de inteligencia que indican que los principales comandantes del ELN no están en Colombia.

Autoridades militares han indicado desde hace varios meses que "Gabino" y otros integrantes de la cúpula mando de ese grupo podrían estar en Venezuela.

"¿Por qué no caen los principales cabecillas del ELN? Porque no están en Colombia. Nosotros actuamos contra el siguiente nivel, que sí están en el país, pero si algún cabecilla del primer nivel llega a tocar suelo colombiano, tenga la certeza de que la Fuerza Pública arremeterá contra ellos", dijo este lunes el comandante de las Fuerzas Militares, general Alberto Mejía.

La expedición de las órdenes de captura se produjo en medio de la crisis que vive el proceso de paz, suspendido por el Gobierno a raíz del incremento de los ataques por parte del ELN.

La negociación de un acuerdo de paz empezó hace un año en Quito y su primer logro fue un pacto de alto el fuego y de hostilidades que se cumplió entre el 1 de octubre de 2017 y el pasado 9 de enero.

Tanto el Gobierno como el ELN habían expresado su voluntad de prorrogar el pacto cuando empezara la quinta ronda de negociaciones, lo cual estaba previsto para el 8 de enero.

No obstante, el inicio de esa ronda de diálogo fue pospuesto para el 10 de enero. Con la finalización del cese de fuego sin un acuerdo para extenderlo, el ELN reanudó de inmediato sus ataques.

El presidente Santos ordenó la suspensión indefinida del inicio del quinto ciclo de negociaciones y exigió al ELN que tenga coherencia entre sus declaraciones a favor de la paz y sus acciones violentas.

La crisis se agravó desde el pasado fin de semana, cuando el ELN recrudeció sus ataques con explosivos contra puentes y peajes, principalmente en el norte del país, en el marco de otra fase de su ofensiva.

El ELN señaló que la ofensiva que se lleva a cabo desde el sábado pasado y que debe terminar hoy, según un comunicado expedido la semana anterior, fue ordenada en rechazo a la decisión de Santos de suspender la negociación.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas