BOGOTÁ.- Muchos de los colombianos que han retornado a su país desde Venezuela se sienten extranjeros en su propio país, pues la situación que han encontrado para ellos y sus familias ha sido muy difícil en diversos aspectos tales como empleo, estabilidad, estatus migratorio, entre otros, lo que les ha dificultado la readaptación.

Así se desprende del estudio "Ni de aquí y (ni) de allá. Situación de la población colombiana retornada, binacional e indígena transfronteriza”, llevado a cabo por el Centro de Derechos Humanos de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) (CDH-UCAB), en el cual se analizan las circunstancias en las que se viene produciendo el retorno de personas colombianas a su país y de ciudadanos binacionales de segunda y tercera generación.

Te puede interesar

Adicionalmente se considera la situación de reasentamiento de personas pertenecientes a pueblos indígenas transfronterizos, del lado colombiano de su territorio.

El análisis del CDH-UCAB subraya que el regreso de los colombianos procedentes de Venezuela ha sido un proceso forzado por un conjunto de circunstancias adversas, que incluye "campañas estigmatizantes y acciones puntuales de parte del Ejecutivo venezolano, que contempló la expulsión masiva de colombianos en 2015".

"La mayoría de estas personas había llegado inicialmente al país (Venezuela) por el conflicto armado colombiano, la violencia, la falta de oportunidades laborales y la búsqueda de una mejor calidad de vida. Entre abril de 2013 y agosto de 2015, portavoces del régimen de Maduro emitieron, en 24 oportunidades, expresiones despectivas en perjuicio de los colombianos", destaca el CDH-UCAB en una nota de prensa.

A partir de 2015 y hasta finales de 2021, unos 645.000 colombianos habían regresado de Venezuela a Colombia, motivados principalmente, por la crisis económica y social que afecta al país caribeño.

Sin embargo, al volver a su país muchos de estos colombianos no han logrado recuperar sus tierras, ni regresar al lugar donde vivían antes, porque aún persiste el conflicto armado. La mayoría manifestó que el Estado colombiano no los ha tomado en cuenta como ciudadanos, los ha dejado en el abandono y a la deriva. Aunado a esto se registraron casos de discriminación a ciudadanos binacionales.

Además, muchos nacionales de segunda y tercera generación y personas indígenas transfronterizas, se han visto forzadas a renunciar a su nacionalidad colombiana y optar por un mecanismo de regularización migratoria diseñado para extranjeros, a fin de no mantenerse en condición irregular en su propio país.

Por otra parte, personas originarias del pueblo Wayuu ubicadas del lado venezolano han tenido que desplazarse hasta el lado colombiano en busca de oportunidades que garanticen su subsistencia, siendo vistos como usurpadores o arrimados lo que les dificulta la convivencia o la manutención diaria.

A lo anterior se le suman las barreras que encuentran en lo que tiene que ver con documentos de identidad. Muchos manifestaron que prefirieron optar por el Estatuto Temporal de Protección ante los obstáculos que se les presentan, incluso siendo sujetos de especial protección.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.85%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.63%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.52%
26719 votos

Las Más Leídas