@vsalmeron

CARACAS.- En un intento por contener la escalada del dólar en el mercado no oficial el gobierno venezolano intervino por noventa días a Banesco, el principal banco privado del país. Básicamente la medida busca reforzar los controles sobre las operaciones que realizan empresas y particulares para la compra de divisas a un tipo de cambio distinto al que establecen las autoridades.

A través de lo que han denominado la Operación Manos de Papel cuerpos policiales detectaron movimientos que catalogan de atípicos en 1.379 cuentas bancarias, de las cuales, el 90% pertenecen a clientes de Banesco que en total posee 8 millones de usuarios.

El superintendente de bancos, Antonio Morales, explicó el viernes de la semana pasada que “eran las cuentas que se utilizaban por algunas concentradoras, casas de cambio ilegales, páginas como Dólar Today, Dólar Pro y otras operadoras web que se utilizaban para el intercambio ilegal de divisas”.

Agregó que los oficiales de cumplimiento de Banesco, encargados de detectar movimientos atípicos en las cuentas de los clientes, incurrieron en fallas. “Vamos a investigar a fondo las omisiones del comité de cumplimiento”, aseguró Morales.

El paralelo

Desde 2003 la economía venezolana funciona bajo control de cambio y según las normas está prohibido comprar y vender dólares a una tasa distinta a la del mercado oficial. No obstante, en un entorno donde la oferta legal es mínima, el mercado paralelo (no permitido) ha ganado importancia en la economía.

Un grupo de páginas web reflejan diariamente la cotización del dólar en el mercado paralelo, mientras que una porción importante de las empresas y los comercios la emplea como referencia para establecer precios y costos de reposición.

El tipo de cambio oficial se ubica en este momento en 70 mil bolívares por dólar, mientras que en el mercado no permitido el billete verde se cotiza en niveles que superan esta tasa en 1.000% en un ambiente donde los venezolanos buscan protegerse de la hiperinflación mediante la compra de divisas a cualquier precio.

El Banco Central oculta las cifras de inflación, pero de acuerdo a la medición que realiza la Asamblea Nacional solo en abril el termómetro de los precios registró un alza de 80% y en los últimos doce meses de 13.779%.

Analistas coinciden en que la causa principal de la hiperinflación es que la administración de Nicolás Maduro se financia mediante dinero que imprime el Banco Central y esta inyección de recursos en momentos en que la oferta ha caído drásticamente se traduce en incrementos de precios y mayor demanda de dólares en el mercado paralelo.

Para el superintendente de bancos la cotización del dólar paralelo “no obedece a ningún patrón económico. Eso es lo que nos ha generado esta inflación inducida, esto es parte fundamental de la guerra económica que estamos enfrentando en el gobierno bolivariano”.

La presión

Banqueros consultados explican que en distintas reuniones con las autoridades ha quedado claro que el principal objetivo del Gobierno es que las entidades financieras adopten medidas de control más férreas para frenar las operaciones en el mercado paralelo de divisas.

Los bancos venezolanos tienen la alternativa de incrementar la supervisión a las transferencias de bolívares con las que los compradores de los dólares en el mercado no oficial cancelan las divisas, como una manera de tratar de evitar este tipo de operaciones.

Fuentes financieras señalan que se obligará a los bancos privados a supervisar con lupa el saldo de sus clientes y a tratar de detectar si reciben depósitos provenientes de la venta de dólares a una tasa distinta a la oficial. Diariamente, las cuentas que resulten sospechosas serán reportadas a la Unidad Nacional de Inteligencia Financiera de la Superintendencia de Bancos.

Además de intervenir a Banesco las autoridades mantienen un proceso de investigación sobre Italcambio, la principal casa de cambio del país, y cuerpos policiales han “visitado” distintas entidades financieras en una operación que banqueros catalogan de “intimidación para que se incrementen los controles”.

En 2010 el Gobierno intervino 35 casas de bolsa en una cruzada por acabar con el mercado paralelo de divisas, no obstante, los venezolanos siguieron encontrando maneras de burlar al control de cambio.

El impacto

El petróleo provee 96 de cada cien dólares que ingresan al país y tras no ahorrar durante el tiempo de los altos precios del barril, endeudarse masivamente y gastar buena parte del dinero en proyectos que no generan divisas, el gobierno recortó ferozmente la venta de dólares al sector privado al punto de que en lo que va de año las empresas y los particulares solo han podido comprar 9,9 millones de dólares por el mercado oficial.

El resultado es que de acuerdo con las proyecciones de Ecoanalítica 97% de las importaciones del sector privado se realizan a través del mercado paralelo, por lo tanto, las trabas a las transacciones presagian un incremento de la escasez.

“Si el Ejecutivo impone restricciones severas a estas operaciones y ante la inoperatividad del mercado oficial, lo que vamos a tener en frente es una agudización del desabastecimiento y la escasez, pues el sector privado se quedaría sin opciones para traer productos”, señala Asdrúbal Oliveros director de Ecoanalítica.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Estaría usted de acuerdo con pagar 60 o 100 dólares más al año de impuesto a la propiedad en Miami-Dade para aumentar el salario de los maestros hasta 20%?

Las Más Leídas