CARACAS.- El gobernante de Venezuela, Nicolás Maduro, se negó a firmar este miércoles un acuerdo presentado por la oposición venezolana en el marco del diálogo que se llevó a cabo en República Dominicana.

La delegación de la oposición presentó un documento con las observaciones en respuesta a otro similar del régimen venezolano, pero la misión oficial se marchó dando por concluido el proceso de diálogo.

En una rueda de prensa al término de un encuentro con la oposición y en presencia del expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, el mandatario dominicano, Danilo Medina, explicó el martes que el texto que iba a ser firmado este lunes recogía, entre otros puntos, que las elecciones se celebraran el 22 de abril.

Al no lograrse un acuerdo definitivo "el diálogo entra aquí en una especie de receso indefinido", señaló el presidente dominicano, quien consideró "lamentable" que no se haya podido llegar a un acuerdo.

Aunque en estas rondas de diálogo, que iniciaron formalmente en diciembre pasado en Santo Domingo, no se llegó a un acuerdo, Medina dijo que Nicolás Maduro, le expresó "su deseo de seguir el diálogo" y la oposición "pidió que las puertas del diálogo no se cierren".

Por su parte, Maduro reaccionó a las palabras del presidente de República Dominicana, Danilo Medina, en las que explicó que no se llegó a un acuerdo en la mesa de diálogo que desde diciembre se llevaba a cabo en esa nación.

El gobernante venezolano aseguró que la razón por la que la oposición no firmó ello documento el pasado lunes, fue que “Julio Borges recibió una llamada en inglés para no firmar” a la vez que dijo que “ha dado la orden” de que el contenido del documento sea publicado “y yo lo voy a firmar”, enfatizó antes de rubricarlo para, aseguró, “avalar con mi firma este acuerdo y lo voy a cumplir en todas sus partes”.

Poco después de estas declaraciones del presidente Medina, Maduro firmó en Caracas ese documento, que la oposición rechaza por considerarlo insuficiente.

Al cierre de la reunión, Borges afirmó que Maduro "no es el dueño de la democracia en Venezuela, son los venezolanos los dueños de la democracia en Venezuela y ellos tienen que ser respetados", por lo que hizo un llamado al régimen a no cometer "el error" de dar un paso "unilateral e inconsulto" sino hacer "lo que está en la ley y en la Constitución".

"Nunca, nunca, vamos a aceptar ningún acuerdo que signifique claudicar la democracia en Venezuela", añadió al hacer un llamado al pueblo venezolano a "crear entre todos un frente amplio dentro y fuera del país para materializar esta lucha".

Por su parte, la mesa de la Unidad democrática publicó el documento "hecho y aprobado por unanimidad por los cancilleres de: Bolivia, Nicaragua, San Vicente, México y Chile el 02 de diciembre de 2017. Si este documento se hubiese respetado, hoy habría acuerdo", reza el tuit.

Embed

Consultado por la prensa sobre las observaciones que presentaron el miércoles, Borges dijo que el documento de la oposición, que harán público en las próximas horas, tiene una "enorme diferencia" con el que plantea el régimen.

La diferencia es muy clara porque "este documento es una articulación de los derechos" y si el Gobierno "no tuviera miedo de unas elecciones libres" tendría que firmar este texto, "que no tiene otra cosa que no esté en las leyes venezolanas", dijo.

A su llegada a la Cancillería, sede de las conversaciones, el expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, facilitador del diálogo junto a Medina, señaló que otra opción a un acuerdo es una "alternativa extraordinariamente negativa" para Venezuela y también para Latinoamérica.

Desde Caracas, el régimen venezolano acusó al canciller de Chile, Heraldo Muñoz, de "perjudicar" el proceso de diálogo y señaló que el diplomático, que acompaña las reuniones, "siempre apostó al fracaso".

Este martes, el canciller de Chile indicó en su cuenta de Twitter que se encontraba "en contacto permanente" con República Dominicana y que la oposición venezolana recibía "enormes presiones" para firmar un acuerdo con el régimen que "no contempla garantías para las elecciones presidenciales".

El diálogo cuenta también con la observación de Bolivia, Nicaragua y San Vicente y las Granadinas, países invitados por el Gobierno de Maduro, mientras que por la oposición participa Chile.

También contaba con la observación de México, que decidió retirarse tras la convocatoria unilateral por parte del oficialismo de elecciones presidenciales para antes de mayo.

“Cúmplase, yo sí tengo palabra, dijo. “El diálogo lo dejó abierto para el que quiera hablar, mañana y cuando sea, estoy dispuesto a hablar con la oposición venezolana en República Dominicana el día que ellos quieran”, agregó el jefe del Estado.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas