LIMA.- La comisión de Constitución del Congreso de Perú aprobó hoy un proyecto de ley para restituir el Senado con una composición de cincuenta senadores y mantener en 130 congresistas a la actual cámara existente.

La iniciativa, pendiente de debate y votación en el pleno del Congreso, fue aprobada con 14 votos a favor, 6 en contra y 2 abstenciones.

Difiere de la propuesta inicial presentada por el Gobierno, que planteaba 100 diputados y 30 senadores, para no aumentar el número de parlamentarios y con ello el presupuesto del Legislativo.

La presidenta de la comisión de Constitución Rosa Bartra del opositor partido fujimorista Fuerza Popular, alegó que el número de diputados propuesto por el Ejecutivo "es absolutamente insuficiente".

"Hacía que el voto de un limeño valiese nueve veces menos que el de un elector de la Amazonía y eso podría conllevar a conflictos sociales graves", indicó Bartra.

Preguntada por un eventual aumento del coste del Parlamento al incorporar 50 senadores, Bartra respondió que el presupuesto del Legislativo "es muy pequeño" y significa menos del 0,5 % del presupuesto total del Estado.

La parlamentaria fujimorista, cuya agrupación domina el Congreso con mayoría, detalló que todavía tienen pendiente acordar las funciones que tendrán los diputados y los senadores, "un tema muy sensible".

"Eso se vería en otra sesión que probablemente sea programada para el lunes. No es sencillo porque el retorno a la bicameralidad supone revisar más de cincuenta artículos de la Constitución", apuntó.

La restitución del Senado es una de los cuatro pilares de la reforma política y judicial emprendida por el presidente de Perú, Martín Vizcarra, como respuesta para cortar la corrupción después de que en julio se desvelase una gran red de tráfico de influencias, favores y prevaricación en las altas instancias de la judicatura.

Los otros tres proyectos están dirigidos a prohibir la reelección inmediata de los congresistas, la recomposición del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) y la penalización de la financiación ilegal de los partidos políticos.

Estas reformas, sujetas a un referéndum posterior a celebrarse probablemente el 9 de diciembre, no fueron bien recibidas por el fujimorismo, que dilató su tramitación en el Congreso hasta que Vizcarra presentó una cuestión de confianza al Legislativo, otorgada el 19 de septiembre con el compromiso de tener aprobadas las reformas antes del 4 de octubre.

En estos últimos días, las distintas comisiones del Congreso han debatido los textos presentados por el Gobierno y ha variado algunas de sus disposiciones para flexibilizar sus limitaciones, aunque estas están todavía sujetas al debate que se tiene que llevar los próximos días en el pleno del Congreso.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario