MANAGUA — El funeral del activista opositor José Isaías Ugarte, conocido como “comandante Chabelo”, se convirtió este lunes en una protesta contra el régimen sandinista en la provincia nicaragüense de Masaya, al sureste de la capital, donde otros dos civiles y dos policías murieron en tiroteos el fin de semana.

Con música de “chicheros”, como se llama localmente a una banda popular, pobladores de Masaya acompañaron el ataúd con los restos de Ugarte, llevados desde la Catedral al cementerio en un coche de caballos y entre reclamos de "justicia" y consignas como “viva Nicaragua libre”, “viva el comandante Chabelo” y “Daniel, escucha, seguimos en la lucha”, en alusión al gobernante Daniel Ortega.

Te puede interesar

“Chabelo” es uno de tres civiles que murieron el fin de semana en enfrentamientos a balazos con efectivos policiales, según la Policía en un comunicado.

La Policía al servicio del régimen sandinista pretendía capturar a Ugarte, a quien acusaba de ser delincuente, el tipo de señalamientos que hace la dictadura a los opositores.

La entidad aseguró que los hombres pertenecían a una “banda de delincuentes”, encabezada presuntamente por Ugarte, a quien intentaron arrestar desde el sábado en un operativo en la ciudad de Masaya, donde un policía perdió la vida.

Ugarte fue abatido a balazos el domingo junto a otros dos hombres en un retén en el sector de Niquinohomo, a unos 5 kilómetros de Masaya y donde murió otro policía.

Este es el primer enfrentamiento entre policías y civiles armados que se registra tras el fin de las protestas que estallaron contra Ortega en abril de 2018.

Ángela Oporta, viuda de “Chabelo”, aseguró que su marido no era “delincuente” ni “violador”, como aseguró la policía, sino un opositor que participó en “tranques” contra el gobierno el año pasado, pese a que durante el primer gobierno sandinista había apoyado la revolución (1979-1990).

También la madre y la esposa de Julio César Sandino, otro de los muertos, confirmaron que éste luchó junto a los estudiantes atrincherados en la Universidad Politécnica de Managua (UPOLI). Las mujeres no quisieron revelar su identidad por temor.

Masaya fue un bastión de la revuelta social contra Ortega en 2018, la cual derivó en una profunda crisis que dejó 328 muertos, 2.000 heridos y unos 88.000 emigrados o exiliados, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuestiona Ud. la actuación policial tras el robo a una joyería en Coral Gables y donde murió un chofer de UPS, rehén de los dos atracadores?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas