SAN SALVADOR.- La Corte Suprema de Justicia de El Salvador exigió el lunes al presidente del país, Nayib Bukele, que no haga uso de las Fuerzas Armadas más allá de lo establecido en la Constitución, después de que el mandatario entrara el domingo al Congreso junto a militares para exigir la aprobación de un crédito.

La Sala de lo Constitucional ordena al presidente que "se abstenga de hacer uso de la Fuerza Armada en actividades contrarias a los fines constitucionalmente establecidos y poner en riesgo la forma de gobierno republicano, democrático y representativo, el sistema pluralista y de manera particular la separación de poderes".

Te puede interesar

Además, la más alta Corte del país dejó sin efecto "la convocatoria girada con el propósito de una sesión extraordinaria de la Asamblea Legislativa" por parte del consejo de ministros. El artículo 167 constitucional invocado por Bukele, que corresponde al Consejo de Ministros y permite “convocar extraordinariamente a la Asamblea Legislativa, cuando los intereses de la República lo demanden”. Con éste, el presidente pidió a los legisladores presentarse el domingo en el Congreso para evaluar su propuesta.

La resolución de la CSJ llega tras aceptar un recurso de inconstitucionalidad interpuesto por dos ciudadanos contra las pretensiones de Bukele y sus ministros que invocando un artículo de la Constitución habían convocado al Congreso a reunirse el domingo para aprobar un crédito para seguridad.

La Asamblea pide una mesa de diálogo

El presidente de la Asamblea Legislativa, Mario Ponce, informó este lunes de que la Cámara decidió condenar por unanimidad lo que consideran la "invasión" e "intento de golpe de Estado" perpetrado el domingo por los militares que entraron en la sede parlamentaria por el presidente Nayib Bukele, al que insta a desistir de estas acciones. Además, Ponce invitó a intervenir a la Fiscalía.

"La Asamblea Legislativa por unanimidad rechaza y condena enérgicamente la invasión de la que fuera víctima el día domingo 9 de febrero. El Órgano Legislativo hace un llamado al Ejecutivo que este tipo de acciones no abonan en nada para ir construyendo los grandes acuerdos para el país", afirmó Ponce en una comparecencia ante la prensa.

Ponce cargó en particular contra el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro. "Lamentamos la tibia y sesgada reacción del señor Luis Almagro. Fue muy tímida. Parcializó su posición", apuntó, según recoge el diario salvadoreño 'El Mundo'.

Además, Ponce subrayó que "los graves hechos" de este domingo "deben ser investigados exhaustivamente por parte de la Fiscalía General de la República". "El fiscal tiene que actuar, lo hemos visto muy pasivo hasta hoy, este hecho es grave. Igualmente Ponce anunció que la Asamblea Legislativa pedirá a la OEA y a la ONU la activación de los mecanismos pertinentes.

Por otra parte, Ponce señaló que la Asamblea Legislativa, los 84 diputados que representa, piden al gobierno la constitución de una mesa de diálogo. "Esa violencia no se justifica por ningún medio" y se ha referido al pasado de guerra civil del país.

"No se justifica que ha construido una democracia con sangre. Un país que ha hecho los esfuerzos, que ha construido la libertad política, la libertad de culto desde los acuerdos de paz", ha apuntado. "La militarización pone en riesgo a la democracia salvadoreña que nos ha costado luto y destrucción", ha remachado.

Bukele da ultimátum de una semana al Congreso salvadoreño para aprobar polémico crédito

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, dio este domingo un ultimátum de una semana a la Asamblea Legislativa de mayoría opositora para que apruebe un préstamo para seguridad, tras hacer una inusual aparición en el Congreso al que poco antes habían ingresado militares fuertemente armados.

El actual enfrentamiento entre el Ejecutivo y el Legislativo, y en especial el papel que han jugado en él las fuerzas de seguridad, desató las alarmas dentro y fuera del país. En el centro está un crédito que será usado para el equipamiento del Ejército y la Policía, y que es clave para avanzar en el plan del gobierno contra las violentas pandillas.

Hablando desde una tarima a seguidores y empleados estatales congregados en las cercanías del Congreso para presionar a los legisladores a aprobar el préstamo de 109 millones de dólares, Bukele dijo: "Les pido paciencia, si estos sinvergüenzas (los diputados) no aprueban esta semana el Plan Control Territorial los volvemos a convocar el domingo (que viene)".

Momentos antes de hacer el ultimátum, Bukele ingresó en un hecho insólito al estrado que normalmente ocupa la directiva del Congreso en el salón de sesiones y oró: "La decisión que vamos a tomar ahora la vamos a poner en manos de Dios. Vamos hacer una oración", dijo.

Luego salió del recinto y se dirigió a sus seguidores afuera del Congreso, a quienes aseguró que durante su oración Dios le dijo que tuviera "paciencia" con los legisladores. Desde su llegada al poder en junio de 2019, Bukele gobierna con una minoría en la Asamblea unicameral.

Cuando el mandatario se presentó al recinto, el Parlamento estaba inusualmente custodiado por efectivos militares provistos de chalecos antibalas y fusiles de asalto M-16.

El hecho se produjo a pesar de que el presidente de la Asamblea, Mario Ponce, había convocado el sábado a los parlamentarios a sesionar sobre el polémico préstamo el lunes, luego de que fracasara esa noche un intento de celebrar una sesión extraordinaria.

El viernes surgió una confrontación entre Bukele y el Legislativo, cuando el presidente -apoyado en una resolución del consejo de ministros- llamó a la Asamblea a sesionar de manera extraordinaria el fin de semana para aprobar el préstamo.

El mandatario se amparó en el artículo 167 de la Constitución para hacer el llamado urgente al Congreso, pero la Asamblea le respondió que la convocatoria era "improcedente" porque el mencionado artículo solo prevé llamar a sesión extraordinaria en casos de emergencia nacional.

Bukele entonces llamó a sus seguidores a apelar al derecho constitucional a la insurrección para reclamar a los parlamentarios por desatender la orden del consejo de ministros.

"Cuando los funcionarios rompen el orden constitucional, el pueblo salvadoreño tiene derecho a la insurrección para remover a esos funcionarios", arengó Bukele.

Los presentes coreaban "insurrección, insurrección".

Alerta internacional

El choque de poderes provocó la preocupación de diferentes sectores dentro y fuera del país en virtud de la intervención de los militares y policías que respaldaron al mandatario, en un hecho que no ocurría desde el fin de la guerra civil en 1992.

El cardenal Gregorio Rosa Chávez advirtió que el país está ante un conflicto evidente con "dos posturas bastante radicales", por lo que instó a las partes a "bajar los niveles de confrontación y volver a los niveles de la racionalidad".

Por su parte, el analista y exministro de Justicia Francisco Bertrand, tras calificar fuera de lugar el llamado de Bukele, dijo que el país ha vivido la situación "más grave" de las últimas décadas y similar a las que sucedían en los años 1950 y 1960 durante los regímenes militares.

En Centroamérica, el gobierno de Costa Rica hizo un llamamiento al gobierno a que "se mantengga el respeto a la institucionalidad democrática" e instó a promover "un diálogo constructivo" en un ambiente de paz.

En tanto, el presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, escribió que "apoya" a Bukele en su esfuerzo por brindar seguridad y también instó al diálogo y al "fortalecimiento" de la democracia salvadoreña.

Amnistía Internacional por su parte escribió en Twitter que "el ostentoso despliegue policial y militar en la Asamblea Legislativa nos recuerda las épocas más sombrías de la historia de El Salvador y emite una alerta internacional sobre el futuro de los derechos humanos".

La Unión Europea también expresó en un comunicado la "gran preocupación" que ha causado el "enfrentamiento" entre las instituciones salvadoreñas.

Bukele ha alcanzado altos índices de popularidad en gran parte por su política de seguridad, que ha propiciado una reducción en la percepción de la criminalidad.

Las pandillas son responsables de gran parte de la violencia en El Salvador, uno de los países sin guerra más violentos del mundo, con un promedio anual de 35,6 homicidios por cada 100.000 habitantes en 2019.

FUENTE: Con información de Europa Press y AFP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Miami-Dade podría iniciar el 30 de septiembre el regreso escalonado a las clases presenciales. Así lo recomienda el superintendente Alberto Carvalho. Para Usted...

Es una muy buena noticia para los estudiantes y sus familias. Ya era hora
Es importante que las escuelas cumplan todos los protocolos para evitar contagios
Creo que es apresurado. Los padres deben ser quienes decidan si envían o no a sus hijos
Debemos esperar un poco más. Que la escuela se aliste, ok, pero que la realidad decida
ver resultados

Las Más Leídas