SAN JOSÉ.- Costa Rica, una de las democracias más sólidas del continente americano, estrenará presidente, el más joven de América Latina, cuando este martes asuma Carlos Alvarado, elegido en la segunda ronda electoral del 1 de abril.

Alvarado, de 38 años y quien se autodefine como "progresista", sustituye al saliente mandatario Luis Guillermo Solís, ambos propulsados a la silla presidencial por el oficialista Partido Acción Ciudadana (PAC).

De hablar pausado, el próximo mandatario fue en su juventud cantante de rock y luego incursionó en el mundo de la literatura, tras escribir tres novelas. Es periodista y politólogo.

La ceremonia de traspaso será austera, como lo prometió Alvarado, quien proviene de una familia de clase media. El acto en el que jurará el nuevo gobernante se realizará en la Plaza de la Democracia, ubicada en el corazón de la capital.

El Gobierno decretó asueto para el martes para que los costarricenses puedan asistir a la actividad o sigan la ceremonia por la radio y la televisión.

Desde hoy, los cuerpos de vigilancia impusieron un cordón de seguridad de aproximadamente seis cuadras a la redonda de donde se ubica la plaza.

La Cancillería informó este lunes que Alvarado se trasladará mañana desde las cercanías de su residencia, ubicada en el sector oeste de la capital, hasta la Plaza de la Democracia, en un autobús activado por energía eléctrica producida a base de hidrógeno.

El vehículo, que forma parte de un proyecto impulsado por el astronauta costarricense Franklin Chang, se inscribe en un intento alternativo de reducir la contaminación en el transporte.

La Comisión de Traspaso planeó que la ceremonia se declare como "carbono neutral", estatus que Costa Rica se propone alcanzar en el año 2021.

Costa Rica, conocida como la "Suiza centroamericana" por su tradición civilista, es un pequeño país de 4,9 millones de habitantes y 51.100 kilómetros cuadrados, que abolió el Ejército hace 69 años.

La canalización hacia programas sociales de los recursos destinados antes al presupuesto militar le permitió a la nación -con una economía basada en servicios, turismo y exportaciones agropecuarias- alcanzar importantes niveles de desarrollo humano, muy por encima de sus vecinas del istmo centroamericano.

En la actualidad, los principales problemas del país son un angustiante déficit fiscal, que supera el 6,2 por ciento del Producto Interno Bruto, y la penetración del narcotráfico internacional, que desembocó en una sangrienta guerra entre bandas locales por el control del mercado interno.

Con un PBI per cápita de 11.824,64 dólares (2016) y un producto nacional bruto (PNB) para el mismo año de 79.260 millones de dólares, registra una pobreza que ronda el 20 por ciento y un desempleo que afecta a poco más del 10 por ciento de la población económicamente activa.

Siete mandatarios -Lenín Moreno de Ecuador, el guatemalteco Jimmy Morales, el salvadoreño Salvador Sánchez Cerén, el panameño Juan Carlos Varela, el boliviano Evo Morales, el dominicano Danilo Medina, y Evalayna Wever, primera ministra de Curacao- confirmaron la asistencia a la toma de posesión de Alvarado.

Moreno arribó el domingo a Costa Rica y fue el primer presidente invitado en llegar al país para participar del traspaso.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario