Cuba sigue teniendo cierto desespero por demostrar que da pasos en pos de los Derechos Humanos, pero a la vez no se compromete con dar libertades y derechos básicos a sus ciudadanos, más bien exporta su modelo coercitivo y amenazante a otros pueblos, como el de Venezuela.

Mentir al pueblo en su propio detrimento es uno de los retrocesos más agudos hacia la era en que los señores feudales recogían el diezmo de sus tierras con el único derecho de poder cultivar la próxima cosecha.

Hoy el periódico oficialista Granma publica una nota que comienza con una cita del desaparecido Fidel Castro "La Revolución Cubana se puede sintetizar como una aspiración de justicia social dentro de la más plena libertad y el más absoluto respeto a los derechos humano". Qué se puede esperar, es el órgano de prensa del partido Comunista de Cuba que hace poco prescindió de su director sin dar un sola razón comprobada.

Las palabras que cita el periódico las dijo Castro durante una concentración frente al Palacio Presidencial el 21 de enero de 1959. Los derechos fundamentales de los cubanos dentro de la isla son un bluff, no existen.

Cuba nunca ha publicado el texto ni íntegro, ni parcial de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Cuando la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó la Declaración que rige las libertades individuales de cada habitantes de la tierra, el 10 de diciembre de 1948, recomendó a todos los estados firmantes que esta fuese "divulgada, expuesta, leída y comentada, principalmente en las escuelas y demás establecimientos de enseñanza, sin distinción alguna, basada en la situación política de los países o de los territorios".

Cabe preguntarse, a 69 años de ese postulado del que Cuba es signatario, cuán divulgada, expuesta, leída y comentada es la Declaración Universal de los Derechos Humanos en las escuelas cubanas.

Al respecto, una estudiante de preuniversitario de 16 años, reconoció: "Yo no recuerdo que en el aula, en ningún grado, recibiéramos una clase sobre la declaración que usted me muestra, es más, nunca antes había visto ese librito. Nosotros ahora recibimos clase de cultura política, esta semana tuvimos un examen sobre las elecciones, sobre el derecho a elegir y ser elegido en Cuba".

Una exestudiante de Bibliotecología, de 48 años de edad, expresó: "Nunca recibimos clases o comentarios sobre Derechos Humanos, ni en la escuela primaria ni secundaria, tampoco ya en los estudios de Bibliotecología. Mire, en ninguna biblioteca he visto un material impreso de la Declaración Universal."

Preguntado un empleado de una Tienda Recaudadora de Divisas (TRD) acerca de sus conocimientos de los derechos universales, respondió con otra interrogante: "¿Por qué usted me pregunta eso?".

Y cuando se le preguntó qué extraordinario tenía esa pregunta, ¿o acaso derechos humanos es sinónimo de algo prohibido o peligroso?, ese mismo empleado sonrió: "Sabe, lo que creo es que esa Declaración de Derechos es una declaración como el sindicato de nosotros. Nosotros somos del sindicato de trabajadores civiles de la defensa, (por ser comercios adscritos a las Fuerzas Armadas) pero en el último censo nos reportamos como trabajadores de la administración pública. Igual nos pasa con esos derechos que usted me pregunta: si no conocemos bien ni nuestra Constitución, imagínese usted cómo conocer eso que viene a ser como la constitución del mundo ¿no?".

Sin embargo, la la nota del periódico Granma sigue, "Hoy, a poco más de una semana de celebrarse en todo el mundo el Día de los Derechos Humanos, los cubanos nos sentimos orgullosos de los logros que la Isla alcanza en ese ámbito, tras casi 60 años de Revolución, y con el ideario de José Martí siempre presente".

Después en tono de justificación explica que "Aunque ese tema ha sido tergiversado en disimiles ocasiones por aquellos que quieren dar una errónea imagen de Cuba, los ejemplos hablan por sí mismos: logros en los derechos económicos, sociales y culturales, en lo referente a derechos civiles y políticos, así como los programas de salud y educación".

En el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, Cuba ejerce como miembro del Consejo de Derechos Humanos para la etapa 2017-2019, mientras tanto continua encarcelando periodistas, impidiendo que los opositores se presenten como candidatos en las municipales de las elecciones generales, atosigando a millones de cubanos con el miedo a los miles de informantes y "segurosos" que impiden que salgas adelante en la vida.

En el texto dicen que "Desde el 2015 delegaciones de Cuba y Estados Unidos sostienen intercambios bilaterales sobre derechos humanos, algo que fue acordado en el contexto de las conversaciones para restablecer las relaciones diplomáticas". Pero no aportan ni un solo indicio de que están haciendo lo que dicen.

Por cierto, ¿para cuándo prevén publicar en Cuba el Texto íntegro de la Declaración Universal de los Derechos Humanos?. Si ellos no lo dicen, Granma, tampoco.

FUENTE: REDACCIÓN/DIARIO DE CUBA
 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas