MIAMI.-Después de una breve estancia en Miami, el activista político, defensor de derechos humanos y realizador cubano Rolando Rodríguez Lobaina, se preparaba para abordar un avión a su país y estar de regreso en su natal Guantánamo, en la región oriental de Cuba, donde permanecía ‘regulado’ por el Ministerio del Interior, es decir, privado de la posibilidad de salir del país e incluso, por periodos, recluido en su domicilio.

Lobaina ha vivido la represión estatal por años debido a su labor como periodista independiente, a la cabeza de Palenque Visión, un medio de comunicación que fundó en 2012 y desde entonces, con una red de colaboradores por toda Cuba, ha llegado a contar historias desde la provincia Pinar del Río hasta Maisí, en el extremo oriental del país.

Te puede interesar

“Tenemos más de 5.000 reportajes publicados”, dice Lobaina con cierto orgullo y a la vez lamenta que tanto la red de colaboradores como el ritmo de producción hayan mermado debido a la presión que la Seguridad del Estado en Cuba ejerce sobre ellos, en particular sobre él.

Justo al término de estos años de resistencia ante la limitación de movilidad que le impusieron, un oficial le advirtió que debía quedarse en Estados Unidos, afirma. “Quédate. Porque, de regresar, no vas a poder salir de tu casa, ni de turismo nacional ni a una playa ni nada, que no sea fuera de tu ciudad”, rememora que le dijo el militar.

Las cosas se complicaron mucho más para Lobaina después del 11 de julio de 2021, día en que salió a cubrir la noticia de las históricas protestas antigubernamentales pero también a cumplir su rol de ciudadano activo.

“En definitiva la limitación de salir de la provincia estaba; yo no había podido salir más incluso desde 2020 cuando la dictadura me negó la salida. Entonces estuve preso, me arrestaron en el aeropuerto y estuve ese día preso y desde entonces no habían permitido que yo saliera más, así que tenía esta limitación de movilidad aun cuando mi característica históricamente ha sido viajar, tener mucho contacto por las provincias, ya sea por mi activismo político como también haciendo periodismo”, detalla y añade que Guantánamo tiene una particularidad: “por la presencia de la Base Naval ahí hay puntos de control en la entrada a la ciudad, o sea que se hace más difícil salir de un lado a otro y pasar desapercibido.

3000 (50).jpeg
Prensa oficialista cubana justifica condenas a manifestantes del 11J

Prensa oficialista cubana justifica condenas a manifestantes del 11J

Manifestante del 11J

“Fui participante del 11 de julio. Vi a través de las redes el inicio de manifestaciones en el occidente del país. Primero San Antonio, mi impacto fue San Antonio, luego Palma Soriano; me llaman activista de derechos humanos que están protestando, veo que hay violencia, hay enfrentamientos entre el pueblo y los militares y en Guantánamo me llaman y me dicen: ‘Oye, se lanzaron por la avenida’”.

Para llegar al corazón de la manifestación del 11 de julio en su ciudad tuvo que trasladarse y alistarse rápido, “pero ya la manifestación había arrancado desde la avenida”.

“Empezaron a sumarse gente, yo calculo que sobre unas 400 personas pudieron manifestarse ese día. El régimen puso una barrera para que no se expandiera más hacia el centro. Luego se vivió una respuesta violenta, arrestos, gente herida, así yo llego cuando están en calle Martí y la policía había logrado arrinconar a los manifestantes y detener la protesta con un ejército de militares”.

Lobaina recuerda haber pasado alrededor de una semana detenido en el Centro de Operación de la Seguridad del Estado, que según el activista es muy famoso por sus características crueles históricas”.

“Conocemos muy bien ese antro de terror tiene mucha fama y bueno, allí había muchas personas, empezaron a llegar y eran enviadas para las celdas; al principio, me tocó con unos cuantos incluyendo a un muchacho que se había unido a la manifestación con los zapatos rotos y se puso a contarme de su situación económica crítica. Después empezaron a separarnos y ahí me dejaron con pocas personas, me ocuparon el teléfono y a todo el mundo le pedían el PIN para entrar al teléfono a revisar si había imágenes y todas estas cosas. Fuimos multados. Yo creo que lo hicieron porque era una manera de sacar dinero, digo yo, porque no había delito”.

Inicios del comunicador

Lobaina rememora como a lo largo y ancho del país empezó a verse en el 2013 cierta apertura con el acceso a la Internet y se fue estableciendo el periodismo independiente, ‘la gente empieza a denunciar y a buscar esa voz alternativa en el periodismo independiente y llegó el momento en que las propias condiciones críticas convirtieron al cubano en soldado de la resistencia, el pueblo entero es un pueblo mayoritariamente opositor a la dictadura, no quiere a sus figuras principales, no le interesa la historia que creó la dictadura y todo esto lo está reflejando a través de ese activismo ciudadano, que lo que representa hoy las redes sociales. Al punto de que el peor enemigo que tiene dictadura hoy por hoy es un teléfono y ahí lo han demostrado”.

La voz de las mujeres

Reflexionar sobre las posibilidades de denuncia que tiene la ciudadanía cubana hoy, cree Lobaina, pasa indiscutiblemente por reverenciar a la mujer cubana que ha tenido que sortear toda clase de obstáculos, incluido el machismo y la violencia de género.

“Son las mujeres, muchas mujeres, madres, las que están denunciando actualmente a la dictadura; ahí está el caso de Amelia y de tantas mujeres que toman un teléfono y empiezan a hablar y tienen una reacción enorme, favorable. En las en las colas cuando hay violencia de la Policía, son las mujeres las que están grabando y diciéndoles a los policías abusadores. Esto es importante, ese homenaje y una referencia también para los hombres. Yo creo que somos todos los que debemos activarnos, pero la mujer está escribiendo una de las grandes páginas heroicas de la historia en este proceso contra el comunismo en Cuba”, considera, en tanto valora que en el país se está viviendo al límite, sin ningún tipo de perspectiva.

“El pueblo lo sabe, la dictadura intenta poner parches para decirnos que están trabajando en tal medida y tienen tal plan, pero no, no hay un resultado ni lo habrá a corto, mediano ni largo plazo bajo el mismo sistema político y económico. He conocido familias que comen decente prácticamente la mitad del mes, o sea, están sin comer proteínas días y días en los que se alimentan del pan y agua con azúcar porque no pueden hacer más. Han vivido de un empleo de las cosas que pueden generar o hay muchos que de lo que viven es de las pensiones que le alcanzan muy poco, la vida en Cuba está imposible para gran parte del pueblo”.

Activismo desde dentro

Lobaina reconoce que, en las actuales circunstancias del país, es absolutamente útil el activismo que se está realizando tanto internamente en la isla como en otras ciudades del mundo. El opositor guantanamero asegura que, en su caso, mantiene el compromiso de seguir luchando en Cuba. “Yo me inicié recién graduado, con 24 años, en esta lucha y llevo más de 20 años en los que he sufrido hasta prisión. Pero soy un hombre convencido de mi deber en Cuba, por tanto, mi compromiso es seguir trabajando en Cuba, no me voy de Cuba; yo siempre voy a estar haciendo las cosas que a ellos no les gustan, pues en definitiva yo trabajo para mi pueblo y para el futuro de mi familia, mi gente, mi país”.

De cara a ese futuro, concluye el activista, “es muy importante hacer entender a la comunidad internacional que la dictadura está dispuesta a hundir al pueblo y a la nación para no soltar el poder en caso de que las manifestaciones populares se vuelvan más frecuentes. Yo espero que en el tema de cualquier negociación entre gobiernos democráticos y la dictadura se tiene que exigir por la vida de los ciudadanos por encima de todas las cosas, por la vida de los activistas políticos, los periodistas independientes y los presos políticos”.

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.75%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.68%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.57%
28092 votos

Las Más Leídas