ESPECIAL
@DesdeLaHabana

LA HABANA.- Un gran muro elevado bordea la sucia y caótica Calzada de Diez de Octubre, en la cumbre de Jesús del Monte, barriada de La Habana, en Cuba. Cuando cae la noche, en una explanada frente a la añeja iglesia, donde prevalece un pequeño memorial que rememora el fusilamiento de vegueros sublevados contra el dominio español en 1723, varias personas se conectan a la Internet con sus teléfonos móviles.

Te puede interesar

El calor sofocante es un buen pretexto para tomar un poco de aire fresco, socializar con los vecinos y opinar de lo mal que está el país. Cintia, enfermera, se pone su mascarilla artesanal y camina hasta la explanada para actualizar su muro de Facebook. Sube fotos que muestran la falta de higiene y las malas condiciones constructivas del hospital donde trabaja.

Luego revisa un sitio donde informan en qué tienda en una tienda de moneda dura (MLC) están vendiendo neveras.

“Hace un año estoy ahorrando un dinerito que me manda mi prima que vive en Miami. El sitio es de compras, pero aprovechamos para quejarnos de la escasez de comida y medicamentos, o que Díaz-Canel no encuentra soluciones al montón de problemas que padecemos los cubanos. Las redes sociales son una válvula de desahogo. Las personas pueden opinar y criticar libremente lo que consideran que no funciona. En mi trabajo está prohibido hacer fotos del estado en que se encuentran las salas de ingresos y de los baños hediondos. Tampoco sobre el déficit de medicamentos destinados a los pacientes con COVID. La administración te puede sancionar si se entera. Pero una parte del personal sanitario lo hacemos. Estamos cansados de vivir con la mentira de que Cuba es una potencia médica cuando en los hospitales falta de todo”, afirmó la enfermera.

Con relación al Decreto-Ley 35, Citia opinó que está diseñado para meterle miedo al pueblo y ponerle un zípper en la boca. "Los que apoyan al Gobierno han cogido la calle a la fuerza, pero Internet es libre. Es de todos. No podemos permitir que nos roben el único espacio de libertad que tenemos los cubanos”, concluyó la enfermera.

Después de que el régimen verde olivo aprobó el nuevo paquete jurídico, con el que intentan silenciar las voces discrepantes, en las calles y en las redes sociales se multiplicaron los comentarios de cubanos contra el espurio decreto. Han surgido etiquetas de redes sociales (hashtags), memes y un amplio registro de opiniones críticas sobre la nueva ley.

Ignacio, taxista particular, opina que después de las protestas del 11 de julio, “esta gente (la dictadura) ha entrado en pánico. Nos quieren meter el pie. Intimidarnos con tomar represalias a quienes critican o juzgan la mala administración del país. Pero es tarde. Ya los cubanos que opinamos con entera libertad en las redes sociales no nos vamos a callar. El Gobierno debe renunciar”.

Armando, diseñador de interiores, condena en duros términos el nuevo decreto: “El Gobierno se acaba de quitar la careta y decir 'Hola, somos una dictadura'. Quieren acallar las críticas para que nadie los juzgue. Que siga la corrupción, el tráfico de favores y mantener sus privilegios. Su intención es gobernar sin oposición. Que el pueblo tenga que aplaudir sus supuestos logros. Que las únicas noticias que se publique sean las mentiras del noticiero de televisión y las opiniones disparatadas de Humberto López. Están asustados, porque en las redes sociales se ha desvelado cómo vive esa pandilla mafiosa. Sus lujos, viajes al extranjero y comelatas. Quieren acusar de ciberterrorismo al que convoque una marcha de protesta. O tildar de subversión al que publique un video de Sandro Castro o de su prima Mariela mostrando su vida privada repleta de privilegios y ostentaciones. Pero a estas alturas del juego no creo que la gente se muerda la lengua”.

El Grupo Jurídico de Ayuda Ciudadana (GAC), agrupación independiente que preside el abogado Edilio Hernández, sostiene que Cuba no es un estado de Derecho porque su legislación omite derechos humanos, políticos y constitucionales, duda de la imparcialidad de los tribunales y califica de ilegal el recién promulgado Decreto-Ley 35. Considera que el gobierno carece de jurisprudencia sobre el ciberespacio y no tiene un contrato con Facebook, una plataforma que es de libre acceso y uso. Según el GAC, una norma inferior no puede ir contra la Constitución, donde la libertad de expresión está contemplada.

Un escritor, que pertenece a la oficialista Unión de Escritores y Artista de Cuba, UNEAC, subrayó que el nuevo Decreto es una aberración jurídica.

“Es una normativa que se podría aplicar en el siglo XIX o principios del siglo XX cuando la democracia moderna estaba en construcción. Comparar ese mamotreto jurídico con similares de países democráticos, más que una arrogancia, es una muestra del pleno desconocimiento legal de las autoridades cubanas. No es lo mismo sancionar vestigios de fascismo, racismo o abusos contra las mujeres, que colgarle el cartel de noticias falsas a un médico que pide la renuncia del ministro de Salud Pública o un ciudadano que valora como ineficiente al actual gobierno. Jamás podrá ser catalogada como ciberterrorismo la convocatoria a una manifestación ciudadana. El Gobierno está cayendo en una trampa. Esa polarización es una peligrosa bomba de tiempo".

Según este escritor, la dictadura pretende eliminar de un plumazo la diversidad de criterios y las peticiones de que se funden instituciones democráticas. "Gobernar sin cuestionamientos críticos por parte de la prensa y de la ciudadanía. Gobernar a base de miedo y represión y el miedo. Lo que va a pasar es que aumentará el descontento. Al prohibir los criterios distintos, diversos, se están abriendo las puertas a la anarquía, el extremismo y la violencia”.

Oneida, maestra de una escuela primaria, piensa que la censura en Internet y las redes sociales. "Al igual que la amenaza de cortarte el servicio de datos en tu teléfono móvil cada vez que al gobierno le da la gana, decomisarte la computadora o un celular, solo deja como opción que Estados Unidos instale un servicio gratuito y libre de internet para los cubanos. Ojalá que, tecnológicamente, pueda ser posible. Nos quitamos de arriba la censura y los altos precios de (la única empresa de telefonía móvil existente) ETECSA”.

Muchos cubanos piensan como Oneida.

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.99%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.37%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.64%
52822 votos

Las Más Leídas