miércoles 25  de  enero 2023
POLÍTICA

Diálogo político en Venezuela sigue sin fecha

Los gobiernos de la región coinciden en la necesidad de que se reanude el diálogo político en Venezuela y que se busquen soluciones

PARÍS.- Los delegados de la oposición de Venezuela, aglutinados en la Plataforma Unitaria, y los del régimen de Nicolás Maduro, se reunieron en París, Francia, en el marco del Foro por la Paz, en un acercamiento auspiciado por el mandatario galo Emmanuel Macron, en el que también tomaron parte los presidentes de Colombia y Argentina, Gustavo Petro y Alberto Fernández.

Luego de varias reuniones, los gobiernos de la región coinciden en la necesidad de que se reanude el diálogo político en Venezuela y que se busquen soluciones a los problemas del país.

El jefe de la delegación opositora, Gerardo Blyde, indicó que todavía no hay fecha para retomar las conversaciones que fueron interrumpidas hace poco más de un año en México, pero manifestó su deseo que “sea lo más pronto posible”.

Blyde agradeció la iniciativa del mandatario francés de promover el diálogo y su compromiso con la democracia. Destacó que Macrón más allá de esa convicción, “entiende que hay que buscar soluciones" y que “no nos podemos quedar estáticos en una fotografía”.

“El mundo cambia y las necesidades también”, añadió.

Blyde afirmó que trabajan para la reactivación de la mesa de negociación en México y recordó que no fue la oposición la que se levantó del proceso en octubre de 2021.

Agregó que está en la agenda el tema de las garantías y limitaciones porque hay violaciones de los derechos humanos “que no son pactables”.

Jorge Rodríguez, por su parte, aseveró que el evento "ha permitido ayudar y acompañar a ese esfuerzo de reanudación del diálogo".

Explicó que los presidentes de Francia, Argentina y Colombia, así como la canciller de Noruega, "se pusieron a la orden para acompañar las negociaciones y los diálogos entre un sector de la oposición y el gobierno".

"Nosotros estamos en la mejor disposición para establecer un acuerdo general y eso pasa porque la comunidad internacional comprenda que Venezuela tiene 700 revólveres en la cabeza por las sanciones contra el país" e insistió en que todo diálogo y negociación pasa "porque esos eventos agresivos sean levantados".

Propuesta de Petro

El presidente de Colombia Gustavo Petro expresó su respaldo al acercamiento entre los representantes del régimen de Maduro y de la oposición, encabezada por Juan Guaidó, para reanudar el diálogo.

“Indudablemente hay un avance, un desarrollo de las mesas de negociación en México, que este grupo respalda”, dijo Petro a la prensa en París, destacando que durante las intervenciones de los delegados venezolanos, quedó en evidencia que la resolución del conflicto político en Venezuela es posible, particularmente tomando en cuenta que éste “no ha traído a su interior un desenlace violento como en otros países nos ha tocado vivir”.

Petro apremió a los jefes de la delegación venezolana para que se facilite un “desescalamiento de la conflictividad política”.

Enumeró los puntos en los que debe avanzar Caracas: "la entrada de Venezuela al Sistema Interamericano de Derechos Humanos, una amnistía general, un desbloqueo general de la economía venezolana, unas elecciones que para el año 2024 deben darles garantías a todas las fuerzas que allí intervengan y donde la expresión sea la del pueblo soberano de Venezuela, que decidirá”.

Petro y Maduro
El presidente de Colombia, Gustavo Petro, centro izquierda, y el dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una ceremonia de bienvenida en los escalones del Palacio Presidencial de Miraflores, en Caracas, Venezuela, el martes 1 de noviembre de 2022.

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, centro izquierda, y el dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, durante una ceremonia de bienvenida en los escalones del Palacio Presidencial de Miraflores, en Caracas, Venezuela, el martes 1 de noviembre de 2022.

Fondo social

De la reunión en el marco del Foro por la Paz resultó la idea de crear un "fondo de solidaridad social", según informaron dos fuentes familiarizadas con las negociaciones que hablaron a condición de anonimato por no estar autorizadas a dar declaraciones.

El fondo social, de unos 3.000 millones de dólares, se financiará con recursos congelados del Estado venezolano que se encuentran esencialmente en Europa, y se dispondrá en su totalidad para atender programas de salud y alimentación, y el deteriorado sistema eléctrico público.

Los recursos del fondo serán liberados en un lapso de tres años, según lo previsto, pero los desembolsos estarán sujetos a los avances de los proyectos. El fondo será manejado por Naciones Unidas, pero contará con veedores del réigmen y la oposición.

La conformación del fondo, que vienen discutiendo las partes desde hace unos dos meses, es vista como un gesto de buena fe para impulsar una nueva etapa de negociaciones entre los delegados de Maduro y la oposición con la facilitación de Noruega y el apoyo de varios gobiernos.

Además, como parte de la nueva etapa de conversaciones se espera discutir la ampliación de la licencia de operaciones de la petrolera estadounidense Chevron y las garantías políticas que incluirían la definición de las condiciones para los próximos comicios, la liberación de presos políticos y el retiro de inhabilitaciones políticas.

Las conversaciones en Venezuela, que comenzaron formalmente en septiembre del 2021 en México, se mantienen suspendidas desde octubre del año pasado, un mes después de su inicio. Entonces, Maduro ordenó a su delegación retirarse de los diálogos en protesta por la extradición a Estados Unidos del empresario Alex Saab, detenido en Cabo Verde.

Saab, de origen colombiano y a quien el régimen de Maduro designó como su representante diplomático y en último momento lo incluyó como delegado en los diálogos, fue detenido en Cabo Verde en junio de 2020 tras hacer una escala en ese país, cuando se dirigía a Irán para cumplir con una misión humanitaria que le brindaba inmunidad, según las autoridades venezolanas.

El acercamiento, en el que Noruega actuó como promotor a semejanza de un fallido intento de negociaciones en 2019, fue visto por muchos en la comunidad internacional como un motivo de esperanza para avanzar hacia una salida pacífica y negociada de la crisis política, social y económica de Venezuela.

Estados Unidos, entre una decena de países, reconocieron a Guaidó como presidente interino después de proclamarse como tal cuando fungía como jefe de la Asamblea Nacional (2016-2021), argumentando que Maduro fue reelegido en 2018 en unos comicios fraudulentos.

FUENTE: Con información de AP

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar