Brasil y Argentina se han intercalado como las dos principales economías de América Latina en las últimas cuatro décadas, el primero dominando la mayoría de la línea temporal de este período, incluso acaparando la mitad de la economía total del continente. En lo más bajo del podio actual, Venezuela que solía fluctuar entre el tercer y cuarto lugar, se encuentra atascada en el sótano, fuera de los porcentajes gráficos predominantes, luego de un colapso abrupto en 2015, a dos años del ascenso al poder del dictador Nicolás Maduro.

De hecho, el 14 de enero de 2016 la dictadura chavista declaró el estado de emergencia económica para hacer frente a la disminución del ingreso petrolero.

Te puede interesar

Aquí juega un papel preponderante el flagelo de la izquierda desalentadora. Argentina y Venezuela son los países peor ubicados en el ranking de poder adquisitivo de sus respectivos salarios mínimos acorde a un estudio realizado por Bloomberg.

En el mismo se destaca que ambas naciones son las de peor ubicadas si se mide el ingreso mínimo en relación con la canasta básica.

En Venezuela el salario mínimo es de 10 bolívares digitales, lo que representa $2.15 a la tasa oficial del Banco Central del país caribeño este 11 de enero de 2021, pero desciende a $2.05 en el mercado paralelo, con el que se manejan la mayoría de las transacciones.

Sin embargo, el Centro de Documentación y Análisis Social de la Federación Venezolana de Maestros ubicaba el precio de la Canasta Alimentaria en Caracas en 340,21 dólares en su reporte de octubre. O sea, un venezolano necesitaría 156 salarios mínimos para comprar la canasta básica de un solo mes.

En un artículo del diario español El País se hace énfasis en que “en la tercera reconversión bajo el chavismo en Venezuela, las autoridades eliminaron seis ceros al bolívar, y lo llamaron bolívar digital. Con este cambio, considerado por analistas como “cosmético”, la tiranía de Nicolás Maduro busca contener la hiperinflación, la cual ha exacerbado la crisis económica y humanitaria que atraviesa el país petrolero. Sin embargo, la decisión que más ha impactado el poder adquisitivo de los venezolanos ha sido la dolarización de facto que el régimen permitió en 2019, la cual hoy conforma el 70% de las transacciones en el país”

Entretanto el economista Asdrúbal Oliveros aseveró: “Se proyecta el fin del ciclo de la hiperinflación para el primer trimestre de 2022. El peor momento de la hiperinflación pasó, estamos a niveles de 1.500% y bajando. Creo que vamos a salir de la hiperinflación, aunque continuará conservando la tasa más alta del mundo”.

Según las últimas previsiones de la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) en este 2022, las economías con mejores perspectivas para el próximo año son Panamá, República Dominicana y El Salvador.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.93%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.72%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.35%
12678 votos

Las Más Leídas