SANTANDER.- El ministro de Relaciones Exteriores y Movilidad Humana de Ecuador, José Valencia, ha resaltado que la "visa humanitaria" que su país exige ahora a los emigrantes venezolanos contribuye a "ordenar" el "masivo" flujo migratorio y a tener "más control" sobre las "circunstancias" que rodean a estas personas.

Además, señaló que permitirá que éstas puedan incorporarse al mercado de trabajo y facilitará la puesta en marcha de programas de acogida. De esta forma el ministro defendió la "visa humanitaria" que desde la medianoche del lunes se pide para entrar al país, donde en estos momentos viven 350.000 venezolanos, una cifra que, según las previsiones de Naciones Unidas, podría superar los 500.000 a finales de año.

Te puede interesar

Valencia, que participa en un curso en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) sobre el futuro de Europa codirigido por el ministro de Relaciones Exteriores de España, Josep Borrel, señaló que esta "entrada masiva" de emigrantes procedentes de Venezuela, sobre todo desde hace dos años cuando empeoró la situación económica, está teniendo un "impactó muy importante" en su país y señaló la necesidad de "ordenarlo", algo que, en su opinión, contribuirá a hacer la "visa humanitaria".

Aunque opinó que todo proceso migratorio que se produce a nivel mundial finalmente puede tener un "efecto positivo", afirmó que eso "toma tiempo" y resaltó que Ecuador es un país con una población que aún tiene "múltiples carencias y muchas necesidades con su propia gente".

El ministro señaló que en esta entrada de inmigrantes de Venezuela por la "grave crisis" en que se encuentra sumido ese país ha "puesto a prueba" la capacidad de Ecuador para recibir, incorporar y atender a todas estas personas, una labor en la que, a su juicio, el país está mostrando su "solidaridad".

Así, resaltó que "no hay" niño venezolano que haya llegado a Ecuador y no haya sido admitido en el sistema de educación pública, aunque no tenga documentación, y también en el programa de salud pública. Como ejemplo, destacó que se han vacunado a unos 40.000 niños llegados de Venezuela.

"Nos gustaría hacer mucho", ha dicho Valencia, quien considera que Ecuador está haciendo "lo que puede" en sus actuales circunstancias y con sus recursos, y espera que el actual proceso "pueda estabilizarse".

Más cooperación internacional

Por ello, el ministro hizo un llamamiento a "incrementar" la "cooperación internacional" para atender este asunto que afecta a los países de la zona.

Y es que, según señaló, aunque termine la situación crítica en Venezuela "lo más probable" es que aún queden "muchos años" por delante para atender a esos cinco millones de venezolanos que han dejado su país desde que comenzó la crisis, tanto si deciden regresar como si se quedan en los países a donde marcharon.

En cuanto a la situación de Venezuela y a la búsqueda de una salida, el ministro ecuatoriano valoró el esfuerzo "real" y "concreto" que se ha realizado desde la UE para, de "forma conjunta" con otros países de América Latina, intentar buscar una "solución política" en Venezuela.

A su juicio, y aunque aún no se puede hablar de una solución para la "grave crisis" que padece el país, ya ha habido algunos resultados "positivos".

En este sentido, ha deseado que esa acción conjunta en relación a Venezuela pueda concluir con una "salida democrática" para el país, que "restablezca la atmósfera de respeto a los derechos humanos", "reinstaure la institucionalidad democrática" y que sea una vía que "integre" tanto a los venezolanos que viven dentro del país como a los que están fuera de él.

Tras escuchar a Valencia hablar del impacto de la emigración de venezolanos a Ecuador, Borrell ha hecho un llamamiento a los presentes en el curso a tratar de imaginar qué pasaría y qué "reacción social" habría en España si "de repente" recibieran a 1,5 millones de personas llegadas, por ejemplo, de Portugal y más teniendo en cuenta, según ha apuntado, la "preocupación" que está generando en el país la llegada de un número de emigrantes de África mucho más limitado que lo que está viviendo Ecuador con la llegada de venezolanos.

"Ese cartel que está colgado en Cibeles en Madrid 'Refugees welcome' veríamos cuánto tiempo tardarían en quitarlo y cuánto tiempo la voluntad de acoger a refugiados sería algo más que una declaración retórica", ha dicho Borrell, que ha agradecido a Ecuador y a otros países de la zona el "esfuerzo" y la "solidaridad" con la que hacen frente a esta oleada migratoria.

FUENTE: Con información de Europa Press

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario