MONTEVIDEO.- En bicicleta, con un casco de ciclista y un chaleco fluorescente. Así llegó Daniel Martínez a su primer día de trabajo como alcalde de Montevideo en 2015. Había pedaleado diez kilómetros desde su casa, en una ubicación privilegiada de la ciudad frente al Río de la Plata, hasta su oficina de alcalde en pleno centro. No fue mucho para un hombre que cada fin de semana intenta reservarse el tiempo para pedalear 50 kilómetros.

Cultor meticuloso de un estilo de vida saludable, en la campaña electoral que lo tiene como uno de los dos favoritos para ser el nuevo presidente de Uruguay, Martínez, de 62 años, recorre el país con una colchoneta donde cada noche antes de dormir hace lagartijas y otros ejercicios. Tiene el hábito de comer sano, poco y por espacios regulares de tiempo. En una entrevista en febrero, ya en carrera para ser presidente, interrumpió la charla para almorzar a la hora determinada una pequeña porción de verduras cocidas y una única galletita de salvado que extrajo de un paquete que guardaba en su escritorio.

Te puede interesar

Martínez, que es ingeniero, es el candidato de la coalición oficialista de izquierda Frente Amplio, que lleva en el gobierno 15 años y va por su cuarto triunfo consecutivo en el balotaje del 24 de noviembre.

En la primera vuelta celebrada el 27 de octubre, fue el candidato más votado con el 39% de los votos, seguido por el opositor Luis Lacalle Pou, del Partido Nacional, que obtuvo 28,6% y es su rival en el balotaje.

Daniel Martinez uruguay AP
El candidato presidencial uruguayo del oficialista Frente Amplio, Daniel Martinez, segundo desde la izquierda, y Graciela Villar su compañera de fórmula, que carga una bandera Whiphala, habla después de un evento cultural en Montevideo, Uruguay, el martes 19 de noviembre de 2019.

El candidato presidencial uruguayo del oficialista Frente Amplio, Daniel Martinez, segundo desde la izquierda, y Graciela Villar su compañera de fórmula, que carga una bandera Whiphala, habla después de un evento cultural en Montevideo, Uruguay, el martes 19 de noviembre de 2019.

La carrera política de Martínez ha estado jalonada por una serie de conquistas y éxitos: fue presidente del sindicato de la petrolera estatal y luego integró la dirección de la central obrera. Por unos años abandonó el sindicalismo y se dedicó a la vida empresarial privada, donde le fue muy bien (ha declarado tener un patrimonio de 1,5 millones de dólares). Luego ingresó a la política y fue presidente de la petrolera donde había trabajado, senador, ministro de Industria y Energía y alcalde de la capital.

Eduardo Fernández lo conoció en 1981, cuando ambos eran dirigentes sindicales y militaban en la clandestinidad contra la dictadura militar que gobernaba el país. Luego fue su compañero en el Partido Socialista y uno de sus colaboradores más cercanos cuando fue alcalde. “Siempre le envidié la inteligencia. Cuando estaba en la facultada de ingeniería, no necesitaba estudiar para salvar los exámenes de matemáticas. Es súper inteligente, tiene una gran capacidad para razonar y para mirar hacia adelante”.

La candidatura presidencial de Martínez tiene que ver con los éxitos de su ascendente carrera pero también con un factor externo: el envejecimiento de los tres grandes líderes que ha tenido el Frente Amplio en los últimos 20 años: el actual presidente Tabaré Vázquez, su antecesor José Mujica y el actual ministro de economía, Danilo Astori, quien ha manejado las finanzas del país en los tres gobiernos de izquierda.

Vázquez, de 79 años, no podía aspirar a una reelección directa, prohibida por la Constitución. Mujica, de 84 años, coqueteó con la idea de volver a ser el candidato del Frente Amplio, pero finalmente la descartó por su avanzada edad. Astori, de 79 años, también consideró postularse, pero sus apoyos internos han menguado en los últimos años y no encontró el respaldo suficiente. Fuera de carrera los tres líderes históricos, se abrió el lugar para Martínez, que triunfó con comodidad en las elecciones internas.

Daniel martinez Ap
Daniel Martínez, candidato presidencial del Frente Amplio, vota en Montevideo, Uruguay, el domingo 27 de octubre de 2019.

Daniel Martínez, candidato presidencial del Frente Amplio, vota en Montevideo, Uruguay, el domingo 27 de octubre de 2019.

“Martínez ha mejorado como político, es muy autocrítico y ha aprendido mucho. Pero no es un líder, es un cuadro técnico del Frente Amplio que se fue transformando en político. La vejez de los tres grandes líderes de la coalición le ha dado una oportunidad y su gestión como alcalde lo catapultó como el candidato, en escenario de renovación generacional”, dijo el politólogo Daniel Chasquetti a The Associated Press.

El exalcalde ciclista representa a las corrientes más moderadas y centroizquierdistas de una coalición que reúne desde socialdemócratas hasta marxistas, pasando por demócratas cristianos y exguerrilleros. “Si gana la elección, quizás logre ser el líder el Frente Amplio. Pero si pierde, no tengo clara cuál va a ser su perspectiva”, dijo el politólogo.

Consciente de esa debilidad, Martínez repite que las decisiones en la campaña las toma él. Y para mostrarlo, eligió como su compañera de fórmula a una edil apenas conocida. En la campaña, destaca los logros sociales que ha tenido el Frente Amplio en estos 15 años, la reducción de la pobreza, el aumento en los salarios, el crecimiento de la economía y las leyes sancionadas que consagran derechos de las minorías.

Ing. Daniel Martínez on Twitter

“Tenemos la posibilidad de volver al pasado o de seguir en un proceso de cambios y justicia social”, dijo en el debate televisivo que lo enfrentó con Lacalle Pou.

El candidato oficialista carga sobre sus espaladas el tener que defender la gestión de un gobierno que ha tenido problemas. En el último lustro hubo sonados casos de corrupción que obligaron a renunciar al vicepresidente Raúl Sendic, la economía dejó de crecer, el empleo cayó, el déficit fiscal trepó al 4,9% y los homicidios llegaron a 414 en 2018, un récord histórico.

“Martínez me parece buena gente, pero no lo voto porque no quiero que gane el Frente Amplio y que aparezcan algunos de los sinvergüenzas de este gobierno”, dijo a la AP Susana López, una empleada de comercio de 60 años.

Otros, aun críticos con el Frente Amplio, consideran que sigue siendo la mejor opción: “El Frente se equivocó en muchas cosas, pero de las opciones que hay sólo Martínez me genera confianza”, afirmó Luis Silva, funcionario público de 37 años.

Las encuestas dicen que Martínez no llega como favorito al balotaje. Mientras el Frente Amplio no consiguió el apoyo de ninguno de los otros 10 partidos que compitieron en la primera vuelta, Lacalle selló un muy trabajado acuerdo con otros cuatro partidos.

En su última proyección previa a la votación, difundida el jueves a la noche, la encuestadora Cifra informó que Lacalle Pou tiene una intención de voto del 51,5%, mientras que Martínez tiene el 44,5%. La encuesta fue realizada con 1.012 casos, con un margen de error de 3,1 puntos porcentuales.

Las últimas dos elecciones se definieron en una segunda vuelta entre el Frente Amplio y el Partido Nacional, con victoria de la coalición de izquierda en ambos casos.

FUENTE: Con información de AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la decisión de Trump de imponer aranceles al aluminio y al acero provenientes de Brasil y Argentina?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas