martes 20  de  febrero 2024
INFORME

El negocio de la dictadura en Cuba: Importar y vender alimentos con sobreprecio

La dictadura de Cuba a través de GAESA, comercializa en las redes minoristas pollo y carne importada incrementando hasta un 240% de su valor real

Por REDACCIÓN/Diario Las Américas

LA HABANA.- La dictadura de Miguel Díaz Canel apuesta por lucrarse a través de las necesidades de los cubanos, así lo debunció el laboratorio de ideas Cuba Siglo 21, al detallar que el régimen aumenta la importación de rubros para comercializarlos en las redes minoristas incrementando hasta un 240% de su valor real.

"GAESA prefiere importar carne que producirla", detalla el informe número 13, realizado por el economista Emilio Morales, presidente de Havana Consulting Group y vicepresidente de Cuba Siglo 21.

En el texto, se recuerda que en el año 2010, el régimen cubano anunció un proceso de reformas para la transformación de la economía, uno de los objetivos fundamentales era estimular la producción agrícola nacional para disminuir la importación de alimentos, cuyo valor en aquel entonces excedía anualmente los 2.000 millones de dólares y representaban el 80% del total de alimentos que se consumía el país, reseña el portal web Diario de Cuba

"El resultado es que en 2022 el país tuvo que importar el 90,2% del pollo consumido. El valor en dinero de estas importaciones tuvo un aumento de 131,20%, al pasar de 291,06 millones de dólares invertidos en 2010 a 672,96 millones de dólares invertidos en 2022", señala Morales en el texto.

El funcionamiento de las MIPYMES en la economía de Cuba, a juicio del experto, no ha logrado el resultado esperado ya que no logra influir de manera positiva en la producción agrícola cubana.

La Habana - Cuba - jóvenes en la calle
Una de las calles en La Habana, la capital de Cuba.

Una de las calles en La Habana, la capital de Cuba.

"Las MIPYMES no van a resolver la producción de alimentos, ni a GAESA le interesa resolverlo porque su privilegiada posición monopólica está sustentada sobre la base de la importación y circulación de mercancías, no sobre la base de la producción. Por esta razón es que en el país no existen leyes que prioricen y estimulen el desarrollo productivo. A GAESA no le interesa tener un competidor interno que le quite cuota de mercado y lo margine de obtener grandes ganancias", añade.

El dossier saca a la luz por primera vez un caso que demuestra cómo los intereses oligárquicos bloquean a los productores privados de alimentos, sean campesinos o inversionistas extranjeros.

"La suerte del consumidor –mercados abastecidos o desabastecidos de carne de pollo– quedó echada cuando en el periodo del llamado 'Deshielo', negaron permiso a la muy ventajosa propuesta de inversión por valor de más de 200 millones de dólares presentada por una empresa líder de la producción de pollo en Centroamérica y el Caribe, que en un breve periodo habría satisfecho la demanda nacional y generado un exceso para la exportación a otros mercados", señala el estudio.

FUENTE: REDACCIÓN

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar