Un artículo de Orlando Freire Santana para CUBANET analiza el rechazo de los jóvenes cubanos al desgobierno del castrismo. Reproducimos el texto:

Es indudable que la maquinaria castrista del poder se halla muy preocupada por las distintas muestras de descontento y de rechazo al régimen por parte de las más jóvenes generaciones.

Te puede interesar

Durante el 4to Pleno del Comité Nacional de la Unión de Jóvenes Comunistas, celebrado en junio pasado, el jefe del Departamento Ideológico del gobernante Partido Comunista, Rogelio Polanco Fuentes, arengó a los dirigentes de esa organización juvenil para que sumaran al bando del castrismo a todos los adolescentes y jóvenes del país.

En ese contexto, y en contraposición a la creciente ola migratoria de la juventud cubana, el ideólogo del Partido se refirió a la necesidad de que “el proyecto de vida de nuestros jóvenes sea Cuba”.

Ha trascendido que el régimen elabora una política integral para la niñez y la juventud, y cuenta con un grupo de trabajo gubernamental para acometer esa tarea. Forman parte de dicho grupo operativo coordinador varios organismos de la Administración Central del Estado, centros de investigaciones sociales, y representantes de las organizaciones juveniles y estudiantiles.

En una reciente encuesta realizada por algunos de los centros de investigaciones que forman parte del mencionado grupo operativo coordinador, y publicada por Juventud Rebelde, se recogieron más de 10 000 opiniones acerca de las “preocupaciones” vale decir frustraciones de nuestros adolescentes y jóvenes.

En primer término las nuevas generaciones se quejan de la asfixiante crisis económica por la que atraviesa el país. Sus salarios, en el caso de los que trabajan, son insuficientes para satisfacer sus necesidades más apremiantes, en medio de una inflación que crece por días.

En segundo lugar, los jóvenes ven con incertidumbre la hipotética realización de sus aspiraciones profesionales. Estiman que en su país natal no podrán hacer realidad las metas por las que estudiaron. Lo anterior se agrava cuando, al graduarse, con frecuencia son ubicados en plazas laborales que nada tienen que ver con el perfil de las carreras que cursaron.

El acceso a una vivienda independiente, en la que puedan formar una familia sin necesidad de convivir con sus padres, abuelos, y a veces hasta con bisabuelos, es otro de los anhelos de los jóvenes. Un anhelo que se esfuma ante los constantes incumplimientos gubernamentales de los planes de construcción de viviendas.

Los adolescentes y jóvenes, en especial los que habitan en las zonas rurales o en las periferias de las ciudades, aducen la carencia de actividades recreativas. Además, se refieren a los precios no asequibles para ellos en la mayoría de los sitios donde se celebran actividades de esta índole.

La juventud también esgrime su desagrado por la poca calidad del proceso educativo en el país. Algo que estaría muy relacionado con la presencia, en todos los niveles educativos, de maestros emergentes sin la debida preparación para impartir docencia.

La creciente existencia de desigualdades sociales es un fenómeno que no escapa a la mirada de los jóvenes. Hay muchachos con familiares en el exterior que aportan monedas convertibles que les permiten comprar en las tiendas en divisas. En cambio, están los que no tienen esa posibilidad, y deben contentarse con acudir a las desabastecidas tiendas que ofertan en moneda nacional.

Por último, no faltan los jóvenes que afirman que sus criterios no son escuchados por las autoridades, y por tanto no participan en la toma de decisiones.

Como vemos, las nuevas generaciones de cubanos poseen un cúmulo tal de insatisfacciones estas, tal vez, sean solo las más significativas que difícilmente puedan ser atendidas por la ineficiente e incapaz clase gobernante de la nación.

En consecuencia, no es difícil imaginar que tendremos más protestas y un éxodo creciente de jóvenes. Un éxodo que se lleva a parte de lo más preciado de nuestra juventud: profesionales, técnicos, artistas y famosos deportistas.

FUENTE: CUBANET

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.83%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.64%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.53%
27278 votos

Las Más Leídas