MANAGUA.- Un grupo de empresarios de Nicaragua que se reunió con el dictador Daniel Ortega para un posible reinicio del diálogo que saque al país de la crisis, informó este domingo que su interés es "una negociación incluyente" y que lleve a la democracia en el corto plazo.

"Tomamos la iniciativa de solicitar un encuentro para reiterarle al Gobierno la urgencia de una negociación incluyente, seria y franca con la sociedad civil, para abordar la grave situación social, política y económica que atraviesa el país", informó el grupo, en una nota de prensa.

Te puede interesar

La nota fue firmada por los empresarios Roberto Zamora, Carlos Pellas, Ramiro Ortiz Mayorga, Juan Bautista Sacasa, José Antonio Baltodano, dueños de algunos de los capitales más grandes de Nicaragua.

Los empresarios se reunieron con Ortega en presencia del cardenal Leopoldo Brenes, y el nuncio apostólico, de origen polaco, Waldemar Stanislaw Sommertag, quienes asistieron como invitados.

Frente a las reacciones adversas causada por el "secretismo" de la reunión, el grupo de empresarios afirmó que sus "únicos objetivos" fueron "abrir las puertas para reanudar la negociación entre el Gobierno y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

El diálogo entre las dos partes ya había iniciado en mayo pasado, pero fue abandonado de forma unilateral por Ortega en julio.

Los empresarios afirmaron que hicieron saber al gobernante "la urgencia de abordar los planteamientos de la sociedad civil y la comunidad internacional, para resolver la crisis y trabajar en los objetivos democráticos e institucionales".

Los planteamientos de diversos sectores nacionales e internacionales, y que Ortega ha desconocido, coinciden en que el régimen debe cumplir las recomendaciones de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), entre ellas, la liberación de los manifestantes presos, el fin de la represión y garantizar las libertades públicas.

Asimismo los empresarios llamaron "a todos los sectores de la sociedad nicaragüense" a respaldar un posible diálogo, así como "el encomiable trabajo que ha venido realizando la Iglesia Católica", como mediadora.

Finalmente el grupo dejó claro su interés en "una negociación rápida, efectiva y creíble", que incluya "los cambios institucionales que aseguren un futuro duradero y democrático".

Minutos después del comunicado, la opositora Unidad Nacional Azul y Blanco, a la que pertenece la Alianza Cívica, que a su vez aglomera los intereses de los empresarios, campesinos, estudiantes, académicos, agricultores y otros sectores, respaldó un posible diálogo en términos similares a los del grupo, con la liberación de los manifestantes y la restitución de las libertades públicas como prioridad.

La crisis sociopolítica que Nicaragua vive desde abril pasado ha dejado entre 325 y 561 muertos, de 340 a 767 detenidos, cientos de desaparecidos, miles de heridos y decenas de miles en el exilio, según organismos humanitarios.

Ortega reconoce 199 muertos y 340 detenidos a los que llama "terroristas", "golpistas" y "delincuentes comunes".

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) y la CIDH han responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", así como de ejecuciones extrajudiciales, torturas y otros abusos contra los manifestantes y opositores.

La CIDH también ha señalado que el régimen de Nicaragua ha cometido crímenes "de lesa humanidad" durante la crisis.

Ortega, quien lleva doce años en el poder de manera continua, no acepta responsabilidad en la crisis ni tampoco los señalamientos generalizados sobre graves abusos de las autoridades contra los manifestantes antigubernamentales, y denuncia ser víctima de un intento de "golpe de Estado fallido".

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con que el sistema de autopistas que maneja el MDX en Miami sea transferido al estado de la Florida?

No
No tengo idea
ver resultados

Las Más Leídas