Especial

CARACAS.- La última semana del año inicia en Venezuela con protestas por escasez de comida, incumplimiento de venta de bolsas de comidas por parte del Gobierno, racionamiento de gasolina en cinco estados y cortes de electricidad en una de las zonas petroleras del país.

Las colas por gasolina se han extendido por casi todo el país, pero hay zonas en las que la situación se ha hecho insostenible, por lo que el régimen venezolano, a través de la firma petrolera PDVSA, decidió racionar la cantidad de combustible que se puede poner en los vehículos.

A través de una comunicado, firmado por el ingeniero Luis Alberto Osuna Prado, de la dirección regional Barinas (uno de los estados afectados), la petrolera estatal anunció que la medida que entró en vigor 24 de diciembre limita a un máximo de 30 litros para los vehículos tipo sedán, 35 litros, para las camionetas y camiones y 5 litros para las motos.

El comunicado afirma que la medida tiene por objetivo evitar la reventa de combustible.

Ya hace unos días, PDVSA había achacado la escasez de combustible en varios estados del país, como Táchira, Barinas y Zulia, a las sanciones económicas impuestas por Estados Unidos.

Aunque en los estados fronterizos la gasolina ya estaba racionada mediante la venta de esta a través de un dispositivo colocado en los carros, ahora se extiende el racionamiento a cinco estados más: Apure, Barinas Cojedes, Lara y Portuguesa.

Quienes transportan alimentos, productos perecederos, prensa y medicinas están excluidos de la limitación.

Según el economista Asdrúbal Olivero, esta medida no evitará que continúe la escasez de combustible. En su cuenta Twitter, el director de la firma Ecoanalítica explicó que “el problema de la gasolina va a ponerse peor: del total de importaciones públicas, más del 60 % son del sector petrolero (en buena parte aditivos para la gasolina) y en un entorno de restricción de divisas, la capacidad de importación viene cayendo”.

Petrolero sin electricidad

Además de sufrir la escasez de combustible, el estado Zulia (uno de los más poblados del país) amaneció el pasado 26 de diciembre con el inicio de un plan de racionamiento de electricidad que, aseguran, se extenderá hasta el viernes.

Desde el 23 de diciembre, Maracaibo y otras zonas del estado han sufrido cortes intermitentes de energía y un apagón que se extendió por más de 10 horas y empaño, aún más, las Navidades de sus pobladores.

Este apagón se produjo luego de haberse superado uno que duró siete horas y cuando el gobernador del territorio había informado que la contingencia había sido superada.

Aunque en principio el régimen señalado que el segundo apagón se debió a las altas temperaturas, el 25 de diciembre el presidente de la Corporación Eléctrica venezolana (CorpoElec), el militar Luis Motta Domínguez, y el gobernador de la entidad, Omar Prieto, aseguraron que se debió a actos de sabotaje.

Sin embargo, Marcelo Monnot, presidente del Centro de Ingenieros del Estado Zulia (CIDEZ), rechazó las declaraciones del ministro Motta.

Según explicó en una nota de prensa, la corporación eléctrica no tiene personal calificado y atribuyó los apagones en el estado a la falta de mantenimiento.

Como ejemplo citó el caso de 12 torres de transmisión de energía desde Guri, las cuales tiene ocho años sin recibir servicio. “Son [estructuras] metálicas que tienen más de ocho años sin mantenimiento. Hay alto porcentaje de corrosión (…) es una bomba de tiempo que en cualquier momento puede colapsar”.

Agregó que en Zulia “las líneas de l230 kv y 400 kv que son las que abastecen de energía al estado actualmente, pues hay muchos problemas con las líneas de 230 kv por un incendio que hubo una subestación, debido a la falta de mantenimiento preventivo, correctivo y predictivo y falta de inversión. No se ha respetado el proceso de sustitución de todas las líneas y equipos, lo que ha generado calentamientos e incendios”.

Las protestas

En tanto, en casi todo el país desde hace más de una semana tienen lugar protestas aisladas por la escasez de comida y el incumplimiento del régimen en la venta de las cajas de comida (CLAP).

Zulia, Miranda, Carabobo, Anzoátegui, Sucre, Nueva Esparta, Guárico, Lara, entre otros, son algunas de las regiones donde los vecinos han trancado calles exigiendo la venta de comida.

En el estado Bolívar, en el sur del país, la situación se tornó grave y hubo intentos de saqueos, reportó la prensa local.

Un total de 28 personas fueron detenidas el pasado 25 de diciembre cuando abrieron un boquete en un comercio de comida para saquearlo.

Comercios y supermercados, como la conocida cadena Makro, amanecieron el 26 de diciembre vigilados por la Guardia Nacional.

En ese mismo estado, un grupo de vecinos intentó entrar a la fuerza a una alcaldía. La protesta se debió al incumplimiento de la entrega del pernil de cerdo, un plato típico navideño en Venezuela.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Ha visto afectado su presupuesto por el aumento de la gasolina en el sur de Florida?

Las Más Leídas