MIAMI.- Representantes del exilio cubano calificaron este miércoles en Miami de "abusivas y aberrantes" las nuevas reglas migratorias de la isla que buscan negar la ciudadanía a hijos de cubanos en el extranjero opuestos a la ideología del régimen.

"La nacionalidad de un país no puede depender de la ideología del que esté presidiéndolo el país, eso es ridículo", se lamentó Ramón Saúl Sánchez, presidente del Movimiento Democracia.

El disidente expresó que el nuevo código representa una "aberración y un indicativo más de cómo el régimen de Cuba discrimina a los cubanos y viola los derechos humanos, ya no solamente de los adultos sino de los niños".

Para la opositora Rosa María Payá, "es una demostración más del 'apartheid' político impuesto por el régimen dinástico de La Habana sobre todos los cubanos".

Agregó que es una prueba más de que la dictadura cubana "no se reformará a sí misma para democratizarse. "Con o sin Castros en la presidencia, el régimen seguirá tratando al pueblo no como ciudadanos soberanos sino como si fueran propiedad estatal", dijo.

En el mismo sentido se manifestó Elizardo Sánchez, líder de la Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional, quien se encuentra en Miami.

Sánchez señaló que "emprenderla" contra familiares, incluidos niños y ancianos, de opositores" es una "practica habitual" del régimen castrista durante las casi seis décadas que lleva en el poder.

"Ahora se han atrevido a ponerlo en blanco y negro", matizó el disidente al precisar que no le "sorprende para nada".

"Cómo es posible que basado en la ideología que pueda tener en el futuro el niño, de antemano, y aún antes de nacer, ya se legisla que ese niño, ese cubano, que no va a poder hacer uso de sus ciudadanía", se lamentó Ramón Saúl Sánchez.

El líder del Movimiento Democracia afirmó que el decreto ley 352, que entró en vigencia este lunes, representa un nuevo "escándalo y un abuso" del régimen que "viola" toda clase de acuerdos internacionales.

La Cancillería de Cuba anunció en octubre pasado cambios en su política migratoria, destinados a facilitar las visitas a la isla de la diáspora cubana y agilizar la obtención de la ciudadanía de los hijos de cubanos nacidos en el exterior.

Eliminó así "el requisito de avecindamiento", para que "los hijos de cubanos residentes en el exterior, que hayan nacido en el extranjero, puedan obtener la ciudadanía cubana y su documento de identidad".

Sin embargo, el decreto abre la posibilidad de negar la ciudadanía "cuando el interesado, el padre o madre cubanos o representantes legales de los menores de edad (...), hayan cometido hechos o realizado acciones contra los fundamentos políticos, sociales y económicos del Estado cubano".

El presidente del Movimiento Democracia recordó que a él le han negado varias veces la entrada a Cuba, pese a ser ciudadano cubano porque su "ideología es diferente a la del régimen".

Lamentó que esta vez la ley va más lejos y es "tan arrogante" que que han codificado "que un niño cubano deje de serlo en virtud de la ideología de su padre".

"Para los que tenían esperanza de cambio y reforma, como yo, después de sesenta años de dictadura, este es otro zarpazo del régimen cubano contra los derechos de los niños y de los cubanos en general", agregó.

El decreto es "un verdadero monumento a la sinceridad soez del socialismo a la cubana", indicó el estudiante y bloguero cubano Orlando Luis Pardo Lazo.

El anuncio de la Cancillería cubana se hizo en contraste con la decisión del Gobierno de Donald Trump de recortar su personal diplomático en La Habana y suspender la emisión de visados desde allí para los cubanos que desean viajar a Estados Unidos

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas