Embed

MIAMI.- La Asamblea de la Resistencia Cubana anunció para el próximo sábado 21 de julio una protesta a la entrada del puerto de Miami, en Biscayne Blvd. y Port Blvd., frente a la Torre de la Libertad, con el propósito de expresar su rechazo en contra de las compañías de cruceros que ofrecen paquetes turísticos a Cuba.

El secretario general del Directorio Democrático Cubano, Orlando Gutiérrez, dijo que la manifestación tendrá como motivación exigir que los viajes en crucero a la isla caribeña sean suspendidos “para no seguir financiando al régimen cubano”.

Gutiérrez agregó que a la protesta, programada para las 2 de la tarde del sábado, no solo están invitados representantes de la comunidad cubana, sino también de Venezuela, Nicaragua y Colombia, entre otras, “porque deben cesar estos viajes que solo sirven para enriquecer más a quienes se lucran con la dictadura”.

La manifestación hace parte de la campaña mediática "No colabores", que fue lanzada por las organizaciones de exiliados cubanos en el sur de la Florida a principios del mes de junio pasado.

Gutiérrez señaló que los viajes en crucero a Cuba “son inmorales”, “respaldan el usufructo de propiedades robadas a estadounidenses y cubanos” y “sirven para que continúe la explotación de los trabajadores cubanos”.

La campaña realizada por el exilio cubano en Miami incluye anuncios en radio y televisión, y también un par de vallas que se encuentran instaladas en inmediaciones de autopistas de amplio tráfico, en las que se denuncia la “complicidad” en que incurren aquellos que viajan en los cruceros.

“Estos viajes no ayudan al pueblo cubano, a nuestras familias cubanas, que cada día son más pobres, y lo que hacen es contribuir a una mayor represión en Cuba”, sostuvo Gutiérrez.

Orlando Gutierrez Cruceros.jpg
El secretario general del Directorio Democrático Cubano, Orlando Gutiérrez, se dirige a la prensa al anunciar una protesta frente al puerto de Miami contra los cruceros que viajan a Cuba.
El secretario general del Directorio Democrático Cubano, Orlando Gutiérrez, se dirige a la prensa al anunciar una protesta frente al puerto de Miami contra los cruceros que viajan a Cuba.

El líder opositor en el exilio reveló que la campaña ha recibido “ataques” para que sea suspendida, pero se abstuvo de dar detalles sobre ese aspecto. “Pronto daremos esa información; todavía no es el momento”, aseveró.

De acuerdo con cifras extraoficiales suministradas por voceros de organizaciones que se oponen a la dictadura cubana, alrededor de 15 compañías de cruceros ofrecen plantes turísticos a Cuba, que estarían aportando unos 3.000 millones de dólares a las arcas del régimen establecido en la isla por el exdictador Fidel Castro, en 1959.

Según un estudio publicado a finales del año pasado, las líneas de cruceros acumularán más de 761 millones de dólares en ingresos brutos hasta 2019 al transportar a más de 570.000 pasajeros en sus rutas con paradas en Cuba.

Voces de respaldo

Entretanto, el abogado y periodista español Manuel Zalba, miembro de la Comisión Justicia Cuba, dijo que es “muy importante despertar conciencia” para que los viajeros sepan que cada vez que viajan a ese país insular en un crucero “están dando millones de dólares a las empresas militares que manejan todo en la isla”.

Añadió que “parando los cruceros, la dictadura tendrá menos dinero” y llamó un acto “sinvergüenza” el hecho de que sea Miami, sede el exilio cubano en Estados Unidos, la ciudad desde cuyo puerto zarpen los cruceros con destino hacia territorio cubano.

De otra parte, el expreso político cubano Luis Zúñiga declaró que los viajes a bordo de cruceros “son ilegales y violan la ley del embargo”. Y agregó: “Ninguno de estos pasajeros que viajan en los cruceros van a la isla por razones familiares, van simplemente como turistas”.

“Parar esto es también deber de los nicaragüenses y venezolanos que están sufriendo la represión que ejerce el castrismo en esos países”, subrayó.

Asimismo, el activista Juan Fiol indicó si el presidente Donald Trump “ha dicho que va a seguir literalmente las leyes debe empezar por hacer cumplir la ley Helms-Burton”.

Esa ley castiga a empresas extranjeras que hacen negocios en Cuba, permite entablar demandas contra compañías o personas que usen bienes expropiados por el régimen cubano a ciudadanos o empresas estadounidenses y niega el ingreso en EEUU de directivos de esas empresas.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas