MADRID.- "Hazte funcionario del Metro de Caracas". Estos eran los anuncios que, a finales de los ochenta, se asomaban a diario en las últimas páginas de los periódicos venezolanos para llamar la atención de los futuros empleados. Fue así como Nicolás Maduro, un hombre corpulento, con bigote peculiar y desconocido en ese momento, entró a trabajar como conductor de autobuses en la compañía estatal Metro de Caracas. El mismo hombre que, veintiocho años después, ocupa la presidencia de Venezuela, ha sido señalado como dictador y acusado por Naciones Unidas de cometer crímenes de lesa humanidad por violar sistemáticamente los derechos humanos.

Así inicia el trabajo de la periodista Gabriela Ponte del Diario ABC de España, tras haber entrevistado a David Vallenilla quien fuese jefe del dictador Maduro, en los tiempos cuando conducía un autobús del sistema de transporte que alimentaba la red del subterráneo Metro de Caracas.

Te puede interesar

El trabajo indica que poco a nada queda de ese joven, exsindicalista de izquierda, que a sus 30 años conducía un autobús que recorría plaza Venezuela, una arteria principal de circulación, ubicada en el centro de la ciudad, que deslumbraba a los transeúntes por las modernas construcciones fruto de la bonanza petrolífera. El Maduro del siglo XXI, como la revolución que heredó de Hugo Chávez, dista mucho del anterior. En apenas ocho años, consolidó un Estado torturador y represivo, en el que reina la impunidad, la miseria y la pobreza extrema. La crisis económica de Venezuela ha empujado a más de cinco millones de venezolanos a huir del país y la Organización de Estados Americanos (OEA) ha advertido de que podría ascender a siete millones si Maduro se mantiene en el poder.

Fue un hombre listo, aunque se desconozca su formación académica y el único recuerdo universitario que se tenga sea el de un agitador político, para situarse al lado del hombre que en 1998 ganaría las elecciones. Pero como dice la periodista venezolana Ibéyise Pacheco, en su libro Los hermanos siniestros: "Maduro más que de Chávez ha sido siempre de los cubanos".

Portada ABC Maduro Chofer.png
Portada del ABC de Madrid.

Portada del ABC de Madrid.

Sindicalista

El reportaje indica que no todos los hombres tienen un pasado y antes de ser el "presidente obrero de Venezuela", como se llama a sí mismo, Nicolás Maduro era un donnadie que se ganaba la vida conduciendo autobuses. "Era un vago, un irresponsable y un vago", dice a ABC David Vallenilla, exjefe del mandatario venezolano que compartió con él largas jornadas laborales durante al menos seis años. "Dejó de ir a trabajar y un día llegó a mis oídos que el joven se había involucrado con el sindicato de Plaza Venezuela. Él era un simple delegado, pero nos hacía creer que era uno de los representantes y debía asistir a los actos", apunta el supervisor que conoció a Maduro en 1992.

Cuando conoció a Maduro no se imaginó que aquel hombre también dejaría atrás el asiento de conductor para asumir un reto más grande: conducir hasta descarrilar un país.

Vallenilla, que desde hace dos años vive exiliado en Madrid, entró en la compañía en 1988. Fue entrenado por franceses y españoles, que lideraban entonces los procesos de formación, y once meses más tarde, tras recibir mensualmente el honorífico premio de ‘conductor del mes’, dejó atrás el volante y los pedales, y pasó a ocupar el cargo de supervisor de transporte superficial llamado allí "metrobús". Cuando conoció a Maduro no se imaginó que aquel hombre también dejaría atrás el asiento de conductor para asumir un reto más grande: conducir hasta descarrilar un país.

Lee la nota completa en ABC

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.43%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.97%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.61%
26820 votos

Las Más Leídas