MIAMI.- El exfuncionario venezolano Alejandro Andrade, que protagonizó un ascenso meteórico pasando de ser guardaespaldas a tesorero con el régimen de Hugo Chávez, ingresó el lunes en una cárcel de Estados Unidos para comenzar a cumplir la pena de 10 años a la que fue condenado en 2018 por su vinculación con una trama corrupta.

Andrade, de 54 años, confesó el año pasado que aceptó hasta 1.000 millones de dólares en sobornos que posteriormente blanqueó con inversiones de todo tipo, en el marco de una red que se extiende desde Venezuela hasta Estados Unidos, en concreto al estado de Florida.

Te puede interesar

Las autoridades norteamericanas autorizaron a Andrade a retrasar su ingreso en prisión a cambio de su ayuda en otras investigaciones sobre corrupción y blanqueo de dirigentes venezolanos, gracias a la cual la Fiscalía previsiblemente recomendará una reducción del tiempo entre rejas.

Andrade ejerció como tesorero entre 2007 y 2014 y se mudó en 2014 a Florida, donde tenía valiosas propiedades. En la vista para la lectura de la sentencia en noviembre, Andrade pidió disculpas al juez, a su familia y a la población venezolana por sus delitos, alegando que se vio inmerso en un "movimiento" liderado por el difunto Hugo Chávez.

Entre las investigaciones con las que colabora el exaliado de Chávez figuran las abiertas contra el magnate de la televisión Raul Gorrín, que también fue imputado en noviembre por conspirar para la entrega de sobornos y por ocultar fondos. Tanto Gorrín como Andrade se habrían enriquecido gracias al sistema de cambio de divisas.

Subasta de caballos de Andrade recauda $1,23 millones

Más de 1,23 millones de dólares se recaudaron con la venta en una subasta de los caballos de salto confiscados a Andrade.

Solo 8 de los 14 caballos a la venta encontraron comprador, según la web de la compañía especializada CWS Marketing, que organizó por encargo del Departamento del Tesoro de EEUU la subasta, que concluyó este martes.

El caballo que mayor precio alcanzó fue Hardrock Z, que se vendió por 282.000 dólares, seguido de Joli Jumper, que se remató en 228.000 dólares en la subasta iniciada el 19 de febrero.

El último día para pujar fue este martes, 26 de febrero.

Los precios mínimos de venta iban desde 5.000 a 35.000 dólares y para poder pujar era necesario haberse registrado previamente y depositado 50.000 dólares.

Los caballos con los precios mínimos más elevados, Boy IV, Bonjovi y Ricore Courcelle, no se vendieron.

Estos equinos de competición forman parte de los numerosos activos confiscados a Andrade.

Nancy Robbins, encargada de comunicación de CWS Marketing, dijo a Efe cuando se inició la subasta que los caballos son muy valiosos y muchos han participado en competencias internacionales.

Robbins indicó que la familia y personas con conexiones con Andrade y los bienes que le fueron confiscados no podían participar en la subasta.

Los caballos están "en excelentes condiciones", han hecho ejercicio a diario y su preparación para competencias ha seguido desde la confiscación, dijo Robbins.

El hijo del extesorero, Emanuel Andrade Colmenares, que es jinete de salto ecuestre, ha participado en diferentes competiciones de equitación alrededor del mundo con algunos de los caballos confiscados.

En los Juegos Olímpicos de 2016, en Río de Janeiro, formó parte del equipo de Venezuela.

FUENTE: Con información de EFE y Europa Press

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas