BUENOS AIRES.- El Gobierno de Argentina reiteró que la Justicia del país trabaja de forma independiente y destacó que "no hay ningún elemento" que sustente que hay, como denuncia la expresidenta Cristina Fernández, una persecución política contra ella por las varias causas que la afectan por corrupción.

"Lo más importante es que el presidente (Mauricio Macri) tomó la decisión desde el primer día de que haya una total independencia del Poder Judicial, de la prensa, de todos aquellos actores que pueden proveer información", dijo a la prensa el jefe del Gabinete de Ministros, Marcos Peña, a la salida de la reunión del equipo.

En la noche de este miércoles, Fernández, aforada por ser senadora y foco de una investigación por presuntos sobornos pagados por empresarios de la obra pública a miembros de los Gobiernos kirchneristas (2003-2015), tildó de "descarada, humillante y grosera" la "manipulación" que dice sufrir.

En la sesión parlamentaria en la que se debatía autorizar al juez a realizar registros de sus casas, la exmandataria (2007-2015) negó haber cometido ningún delito y señaló que el Gobierno de Macri está detrás de su situación judicial, que ve parte de un "plan regional" para "la persecución y proscripción de los dirigentes populares".

Al respecto, Peña dijo que "no hay ningún elemento que sustente una acusación" de que ese funcionamiento, "a diferencia de lo que pasaba antes" -en referencia al kirchnerismo-, esté motivado por situaciones políticas.

"Está motivado por el normal desarrollo de que en este caso haya justicia, a partir de denuncias muy concretas de mucha gente que está diciendo que pasaron cosas ligadas a la corrupción. Y el proceso está totalmente garantizado", aseveró Peña.

Para el jefe del gabinete, la Justicia y el Congreso trabajan de forma independiente, y entre ambos poderes se ha generado la "conversación necesaria" para poder resolver el pedido realizado por el juez del caso de los sobornos, Claudio Bonadio, que obtuvo la autorización del Senado para allanar las casas de Fernández en busca de pruebas.

"Destacar los avances que se han dado en materia de calidad institucional, que ojalá hubiéramos tenido en los años que era presidenta por la injerencia clara que había sobre el Poder Judicial y una restricción sobre esas libertades", argumentó Peña, para quien al tratarse de una expresidenta "con más necesidad" hay que generar esas "garantías", que están "plenamente vigentes".

Peña hizo estas declaraciones al mismo tiempo que un amplio dispositivo policial llegaba al apartamento en Buenos Aires de Fernández para empezar a ejecutar los registros.

FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario