Embed

QUITO.-Guillermo Lasso asumió el lunes las riendas del Ecuador para un período de cuatro años en medio de una economía duramente golpeada por la pandemia y con un plan de vacunación contra el coronavirus que marcha con retrasos. La crisis sanitaria también acrecentó la pobreza en la nación andina.

“Responderemos desde múltiples frentes juntando todas nuestras fuerzas para maximizar soluciones que arrinconen al virus", prometió Lasso, luego de ser juramentado como el nuevo mandatario en un acto en la Asamblea Nacional. "Será el más grande despliegue logístico de nuestra historia para cumplir con el más sagrado deber, salvar la vida de sus ciudadanos”.

Te puede interesar

Lasso pidió en su discurso inaugural el apoyo del Consejo Nacional Electoral para poner en marcha un plan de vacunación. Hasta el momento, Ecuador ha inmunizado apenas al 3% de los 17 millones de ecuatorianos vacunables.

El nuevo mandatario, de 65 años, reemplaza en el cargo al saliente Lenín Moreno, y su investidura contó con la presencia del rey de España Felipe VI, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro y de Haití, Jovenel Moise, entre otros altos dignatarios extranjeros. La presidenta de la Asamblea Nacional, Guadalupe Llori, le impuso la banda presidencial al exbanquero.

Uno de los principales retos del nuevo jefe de estado será afrontar la crisis económica derivada del alto endeudamiento estatal, de alrededor de 60.000 millones de dólares, un déficit fiscal de 7.000 millones de dólares, agravados desde hace más de un año por la pandemia.

La crisis sanitaria causó el año pasado la paralización del 70% del aparato productivo nacional y provocó el desempleo a más de 600.000 personas, según informes oficiales. Por otra parte, la extrema pobreza se disparó de 7,6% a 12,8% debido a la pandemia, de acuerdo con organismos internacionales.

A ello se suma el hecho de que en la Asamblea Legislativa el nuevo presidente contará con una mayoría de 70 legisladores, lo que según analistas implica una precaria ventaja para la aprobación de leyes necesarias y de reformas que permitan cumplir sus ofertas de campaña, entre las cuales están elevar a 500 dólares el salario mínimo, la creación de dos millones de empleos, rehabilitar la red vial del país y pagar deudas del Estado con diversos sectores públicos.

Uno de los compromisos de campaña de Lasso fue lograr la inmunización de nueve millones de ecuatorianos en sus primeros 100 días de gobierno, para lo cual ha realizado acercamientos con casas farmacéuticas de Estados Unidos, China y Rusia, a fin de garantizar la provisión de millones de dosis.

El nuevo líder se presenta como un liberal en temas económicos y conservador en temas religiosos y sociales, aunque ha prometido que respetará a quienes no coincidan con su forma de pensar.

Lasso llegó al poder en su tercera elección. La primera fue derrotado por el entonces presidente izquierdista Rafael Correa (2007-2017) y en la segunda por Moreno, en 2017. El 11 de abril ganó el balotaje ante otro delfín de Correa, Andrés Arauz.

La delegación del gobierno de Estados Unidos está liderada por su embajadora ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, quien a su arribo a Quito el domingo expresó que elecciones libres como en las que Lasso fue designado constituyen un ejemplo para la democracia en la región.

La secretaría de Comunicación había anticipado la participación en la investidura de los presidentes de Colombia, Iván Duque; Chile, Sebastián Piñera; y Uruguay, Luis Lacalle Pou, quienes no llegaron.

Con una aceptación del 60,5% de los ecuatorianos, Lasso, quien lució en la investidura un traje oscuro y corbata azul claro, reemplazó a Lenín Moreno, que había ganado la presidencia impulsado por el exgobernante socialista Rafael Correa (2007-2017) y luego pasó a ser su oponente.

La popularidad de Moreno, quien fue vicepresidente de Correa, se desplomó de 53,4% a 9,3% en cuatro años, según la encuestadora privada Cedatos.

Lasso se convirtió en el primer mandatario de la derecha elegido en Ecuador en las últimas dos décadas tras el período de inestabilidad institucional entre 1997 y 2007, en el que Ecuador tuvo siete presidentes -tres de ellos derrocados en revueltas sociales-, y de la administración de Correa.

En su tercer intento por llegar al poder desde 2013, el exbanquero conservador triunfó en el balotaje del 11 de abril al obtener 4,72 puntos más que el economista Andrés Arauz, de 36 años y delfín de Correa.

A la toma de posesión de Lasso también asistieron líderes políticos de derecha iberoamericanos como los exgobernantes José María Aznar, de España; Álvaro Uribe y Andrés Pastrana, ambos de Colombia; además del dirigente opositor venezolano Leopoldo López.

FUENTE: REDACCIÓN/AFP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 42%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.36%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.64%
60573 votos

Las Más Leídas