jueves 29  de  febrero 2024
NICARAGUA

Halo de misterio envuelve iniciativa que aglutina a opositores

El misterio sobre sus integrantes obedece a razones de "seguridad", justifica la agrupación Monteverde
Por JUDITH FLORES

MIAMI — Cinco años después del estallido sociopolítico en Nicaragua que exigía la salida del gobernante sandinista Daniel Ortega, algunos sectores de la oposición dan algunos visos de intento de unidad a través de Monteverde, una iniciativa que nació hace casi dos años en el exilio y se ha manejado en medio de un ala de hermetismo, que recién salió a luz pública, pero a través de un comunicado anónimo lo cual ha generado suspicacias y críticas.

Los pocos que han salido a dar la cara después del comunicado son algunos de los organizadores y cuatro de los exprecandidatos presidenciales y expresos políticos desterrados por el régimen sandinista, en febrero pasado.

El misterio sobre sus integrantes obedece a razones de “seguridad”, justifica la agrupación. Pero las verdaderas razones que podrían estar detrás del hermetismo de Monteverde es que la mayoría de sus miembros son de izquierda, exmiembros del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), e integrantes del Movimiento Renovador Sandinista (MRS, hoy Unamos), cuyos fundadores gobernaron durante la primera etapa sandinista junto a Ortega. Aunque también se han integrado personas de derecha, que no tienen objeciones de sentarse con sandinistas.

Los pocos rostros públicos señalan que la iniciativa es un proceso plural de “concertación” que busca una salida pacífica a la crisis en Nicaragua y pretende crear estrategias para salir del régimen de Ortega.

¿Quiénes están detrás?

Hasta ahora se desconoce quiénes están detrás de la iniciativa y cómo se financia.

Informaciones extraoficiales aseguran que el exjefe del Ejército Popular Sandinista, Humberto Ortega, señalado de crímenes de lesa humanidad, estaría detrás de la agrupación, algo que niegan los integrantes de la iniciativa. El hermano del dictador sandinista se ha promovido como figura "conciliadora" entre opositores y el régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

En privado confirman la participación del exviceministro del Interior de esa época, y fundador del MRS, Luis Carrión, a quien se le ha visto en fotos y videos en Washington reunido con integrantes de Monteverde. El exfuncionario es señalado de haber ordenado encarcelamientos de opositores, ejecuciones y otros actos reñidos con la ley y los derechos humanos como los casos de La Penca y la Navidad Roja.

El primero fue un atentado terrorista con una bomba, ocurrido el 30 de mayo de 1984, en una casa rústica en medio de una rueda de prensa que ofrecía el guerrillero sandinista Edén Pastora, alias “comandante Cero”, que para entonces se había ‘peleado’ con el gobernante FSLN, y creó la Alianza Revolucionaria Democrática (ARDE). Allí participaban 22 periodistas, 12 costarricenses y 9 extranjeros. Fue una carnicería humana en la que murieron siete personas y varios resultaron heridos con graves secuelas físicas.

Pastora que resultó con lesiones menores, regresó años después a las filas del FSLN.

La operación la Navidad Roja ordenada por el régimen, es calificada como un acto de genocidio contra las comunidades indígenas miskitas en la Costa Atlántica. Ocurrió en 1981, habitantes de 42 comunidades fueron desplazados por la fuerza y obligados a vivir en campos de concentración para "evitar una rebelión" y apoyo a grupos “Contras” que combatían a la nueva dictadura.

Al menos 23 personas desaparecieron el 23 de diciembre, los habrían fusilado en el río Coco, fronterizo con Honduras, otras 35 habrían sido asesinadas y enterradas en una fosa común, y otros 12 fueron ultimados y lanzados al río, el 26 de diciembre. Los indígenas han denunciado que el número de asesinatos es mayor.

Otros altos dirigentes del sandinismo de los años 80 también estarían en Monteverde. Esos y otros crímenes permanecen impunes gracias a la autoamnistía que aprobó el sandinismo, y ratificada por el gobierno de la expresidenta Violeta Barrios de Chamorro.

La defensa

Sus integrantes y el misterio que envuelve a esa iniciativa han desencadenado desconfianza y cuestionamientos en las redes sociales.

“Voy a decir algo que poca gente sabe de Luis Carrión y de otros que están en el MRS, ellos firmaron un documento en el que están dispuestos a que cualquier organismo los investigue en todo su actuar durante los años 80’ y que, si tienen que pagar culpas por eso, lo pagan, y está firmado. No es un asunto ni siquiera solo de boca, sino que es un asunto firmado”, dijo Eliseo Núñez, uno de los organizadores de la iniciativa, al medio La Mesa Redonda.

Y es que el tema de las violaciones a los derechos humanos es secundario para algunos integrantes de Monteverde.

“Creo que hay algo que se llama prioridades y si las prioridades de los actores que están en los espacios es la salida democrática a través de la construcción de una hoja de ruta hacia esa transición, esas son cosas secundarias”, dijo Alexa Zamora, miembro de la Unidad Azul y Blanco (UNAB, que aglutina a organizaciones vinculadas al sandinismo disidente), a 100% Noticias, tras ser consultada sobre las críticas y señalamientos a integrantes del MRS como el caso del fundador de la extinta Seguridad del Estado, Luis Carrión.

Hay otros grupos como el Partido Humanista Social Cristiano (PHSC), que hizo un llamado “a tener fe” en ese proceso. “Respaldamos la decisión de mantener este proceso concertador abierto, y hoy fortalecido, para la integración de todas las personas u organizaciones que aspiran a una democracia en Nicaragua, aun así, tengan convicciones ideológicas particulares”, afirma a través de una nota de prensa.

El expreso político, excoordinador y miembro del Movimiento Campesino, Medardo Mairena anunció que respalda la propuesta y aseguró que acordaron “transformarlo en un proceso de unidad abierto a todas las plataformas opositoras sin considerarnos como los únicos representantes de ésta”.

Hasta ahora Mairena es la única cara visible del Movimiento Campesino, una de las organizaciones que goza de gran simpatía en Nicaragua. La organización recién se pronunció sobre el tema.

Movimiento campesino.jpeg

Algunos de los líderes del Movimiento Campesino rehúsan a sentarse con los sandinistas debido a la persecución que sufrió ese sector en la década de 1980.

El expreso político y líder del Movimiento Campesino, Freddy Navas, cuestiona el misterio que ha rodeado a Monteverde y los rumores que eso ha ocasionado sobre quienes están detrás de la iniciativa. “Se dice que esta Humberto Ortega, varios comandantes de la revolución, el sandinismo histórico, el MRS, con todo eso tejieron una telaraña de dudas alrededor de Monteverde”.

Sus integrantes son los mismos que llegaron a recibir a los expresos políticos desterrados por la dictadura de Ortega a Estados Unidos, recuerda Navas, uno de los 222 desterrados por la dictadura sandinista. “No sabíamos nada, los de Monteverde estaban en Washington y nos llegaron a recibir”, relató.

Tuvimos una reunión hace poco como MC, quedamos claro, nos hemos identificado como un movimiento cívico, así nacimos en contra de la Ley 840, el Canal Interoceánico que aprobó la dictadura, y sí hay algunos que tienen simpatía por Monteverde y tienen todo el derecho y la obligación de luchar por nuestro país, y cada uno que lo haga del espacio que cree que es posible. Soy democrático, no apoyo a Monteverde porque siento que no está con mis principios, valores y mi fe, porque son de izquierda y porque no son claros, no te ponen las cartas sobre la mesa. Y tengo un ejemplo, como decimos en buen nicaragüense: ‘cuando digo que la mula es parda es porque tengo los pelos en la mano’”.

Navas es parte de un grupo que aglutina a ciudadanos nicaragüenses, abogados internacionales y penalistas que impulsan una denuncia internacional y buscan una resolución de desconocimiento al régimen de Daniel Ortega, entre las pruebas presentan los fraudes electorales desde 2008.

“Se les hizo la propuesta para que firmáramos esta carta para que en la 53 Asamblea de la OEA declararan ilegítimo e ilegal a Ortega, así como lo hizo con Hamas, declarado grupo terrorista y así lograr lo mismo con el FSLN, todo jurídicamente comprobado y con todos los procesos agotados en Nicaragua. Ninguno de ellos la quiso firmar porque dijeron que era inconsecuente y darle falsas expectativas al pueblo. Dijeron que harían su propuesta, pero no la hemos visto”, aseveró el dirigente campesino.

Abriéndose espacio

Sectores de centroderecha han logrado abrirse espacios en Washington, que antes solo tenía el sandinismo disidente, pese a que se han declarado “antiimperialistas”.

El excandidato a la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Rafael Cárcamo, dijo que las organizaciones Sumemos y La Vocería, que se identifican como “centroderecha” se han sentado en dos ocasiones con miembros de Monteverde: Eliseo Núñez, el excanciller Norman Caldera y Rosalía Miller, con el propósito de consensuar la estrategia para enfrentar al régimen.

“El sandinismo disidente y sus aliados han secuestrado espacios impidiendo que otras organizaciones opositoras puedan participar de forma directa en la toma de decisiones respecto a la estrategia para enrumbar la democracia en Nicaragua”, acotó.

Cárcamo asegura que no son parte de Monteverde, una de las razones, explica, “es porque no podemos sentarnos con gente que ha sido señaladas de cometer crímenes de lesa humanidad en el pasado, que han cometido delitos, que fueron parte del régimen de Ortega de 1980, no podemos convivir y estar sentados con ellos cuando hay casos pendientes con la justicia”, subrayó.

“Estamos empezando a sentarnos para ponernos de acuerdo en el proceso de escogencia, definir cómo vamos a permitir que cienes de organizaciones que están en el exterior puedan participar y se les dé un espacio para que puedan de alguna forma ser parte de las decisiones y tratar de no excluir a nadie”, acotó.

Monteverde y las organizaciones de centro derecha estarían como bloques independientes en una “mesa de concertación”, que aseguran, sería uno de los nombres propuestos.

Washington empuja ese proceso de crear un bloque opositor, igualmente organizaciones como el Instituto Republicano Internacional (IRI) y el NDI (National Democratic Institute), entre otras organizaciones, de acuerdo con integrantes de Monteverde. Un proceso que ha sido difícil de concretar debido a la desconfianza por la impunidad, las componendas y pactos políticos.

@FloresJudith7
[email protected]

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar