jueves 19  de  enero 2023
ENTREVISTA

"Hoy tenemos un monstruo con dos cabezas en Bolivia"

El senador boliviano Erik Morón afirmó que existe una marcada disputa entre Evo Morales y el presidente Luis Arce, no descarta una contienda entre ambos en 2025

Por DANIEL CASTROPÉ

MIAMI. - El senador boliviano Erik Morón, miembro de la oposición en su país, puso de manifiesto en visita reciente a Miami la situación política de esa nación sudamericana que se ha visto sacudida en los últimos años por una serie de escándalos, como el que terminó con la renuncia y huida del dictador Evo Morales en 2019.

Morón se refirió a las diferencias que hoy existen entre Morales y el presidente Luis Arce, quien trabajó en el gobierno del líder cocalero y pertenece a su mismo partido, el Movimiento al Socialismo (MAS).

Para el legislador, en estos momentos Bolivia tiene un "monstruo de dos cabezas", Morales y Arce, y no duda de que en las elecciones presidenciales de 2025 se registre un enfrentamiento en las urnas entre ambos líderes.

- En su país se da una coyuntura muy específica y es que vemos cómo de manera sistemática se persigue a la oposición…

En estos últimos tiempos, prácticamente 15 años de un régimen y un solo partido político, el MAS, vemos que existen más perseguidos y presos políticos que perseguidos y presos por narcotráfico o presos por violaciones a mujeres, niños o menores de edad. La profesión más peligrosa hoy en mi país es ser político, por lo cual, si usted trata de identificar a los líderes de oposición, cada vez son menos. Ahí nace uno de los bastiones de la oposición, que es el departamento de Santa Cruz, al cual yo represento, y el líder de mi agrupación política es el señor Luis Fernando Camacho, actualmente gobernador de Santa Cruz. La oposición cada vez está más debilitada. Sin embargo, donde está consolidado el bloque de oposición, que tiene más del 70% o 75% de la votación, es el departamento de Santa Cruz.

- ¿Cuál es la lectura que tiene de que haya más presos políticos que personas en prisión por narcotráfico y otros delitos? ¿Por qué se estaría dando ese fenómeno?

Más allá de la responsabilidad de administrar y conducir la nave del Estado, parece ser que es este nuevo gobierno ha entrado en un proceso de revanchismo, posiblemente de venganza, queriendo consolidar una hegemonía en el gobierno nacional que solamente responda a su partido político y no así que represente a la minoría o al otro lado, que es la oposición, y eso se desata posiblemente por una sed de venganza ante lo sucedido en el año 2019, con el reclamo de la ciudadanía y una revolución ciudadana en las calles, en defensa del voto del ciudadano, con ciertas denuncias internacionales de un supuesto fraude electoral. En vez de administrar el Estado, de ver los problemas de la falta de empleo o de la crisis económica, de la pandemia, el cobre, la salud, la educación, se dedicaron a querer cobrar factura.

- ¿Se le puede dar un nombre propio a ese revanchismo que usted denuncia?

Creemos que es un modo de vengar a la gente del partido político del MAS, cuyo jefe es el señor Evo Morales. Pero la coyuntura va cambiando porque el gobierno nacional ya no necesariamente es parte de ese partido político, que se ha transformado en un cuerpo humano con dos cabezas y todo cuerpo humano que tiene dos cabezas es un monstruo.

- En esa puja, ¿quién tiene más fuerza? ¿Evo Morales o el presidente Luis Arce?

Evo Morales tiene la fuerza de la militancia, de las milicias, los sindicatos, la gente que descompone, de alguna forma, el caos que se está desatando en muchos departamentos y eso hace que descomponga la administración del actual presidente, el señor Luis Arce. Hoy Evo Morales se está transformando en el principal opositor del presidente, es decir, la oposición hoy la encarna Evo Morales. No hay que ser profeta ni hacer predicciones para saber que van a ir divididos en la próxima elección.

- Sin ser profetas, como usted dice, ¿se podría vislumbrar una campaña presidencial que enfrente a Evo Morales y a Luis Arce?

Creo que sí. Creo que esto se va a transformar en una ambición y angurria de poder. Quien viabiliza la candidatura para un partido es el jefe del propio partido político y en este caso el jefe político del MÁS es el señor Evo Morales. Además, con el entorno que se está dando en la región de Sudamérica, donde se ven resucitar ciertos líderes, como el señor Lula Da Silva en Brasil, por ejemplo, seguramente esto despierta y motiva más las ambiciones de poder que tiene el señor Evo Morales. Pero nosotros, la oposición, en este caso liderada por Luis Fernando Camacho, estamos preparados. Somos nosotros los que podemos poner un alto, un ‘ya estuvo bueno’ a los atropellos porque aquí quien está ‘pagando los platos rotos’ es el ciudadano con estas peleas y disputas internas.

- En ese juego de poder entre Morales y Arce, ¿cómo sitúa usted a Luis Fernando Camacho y qué tanta preponderancia podría tener en unas elecciones presidenciales?

Hoy en mi país no se escucha hablar de otros líderes de oposición. Todo se ha centralizado en Luis Fernando Camacho. De alguna forma, toda petición justa y legal nace en el departamento de Santa Cruz. Ahí se prende la llama y se irradia a las otras regiones. En mi país pasa cualquier situación y el culpable es Luis Fernando Camacho. Si hay algo bueno, no dicen nada, pero si hay cualquier problema para el gobierno nacional o para Evo Morales, el responsable es Fernando Camacho, haga algo o no haga nada. Por estos días estamos viviendo una coyuntura de la que prácticamente también responsabilizan al señor Luis Fernando Camacho, y es relacionada con el tema del censo, que es algo legal y que se encuentra establecido en la ley y en la constitución; un censo que se debe dar cada 10 años y debería darse en noviembre de este año. El primer semestre aprobamos los senadores y diputados el presupuesto para que se lleve a cabo el censo, pero pasa el tiempo y el gobierno, el ministro de Planificación, el director nacional de Estadísticas, que es quien realiza el censo, dice ‘No tenemos las condiciones técnicas, suspendamos un año más’. Entonces, hoy estamos en un conflicto porque el censo arroja diferentes resultados importantes, no solo para Santa Cruz, sino para todo Bolivia y dentro de esos resultados importantes hay una nueva distribución de ingresos y recursos para los municipios, gobernaciones y alcaldías, una nueva representación de parlamentarios y de escaños a nivel nacional y, de paso, se estaría saneando un padrón electoral en el que se va a poder evidenciar si realmente hemos tenido un padrón electoral viciado o no viciado. Hoy se ve, se huele y se siente que hay un miedo a llevar a cabo un censo de manera inmediata, oportuna y legal, como debe ser, porque se van a fortalecer ciertas regiones que no acompañan a la doctrina del partido político del MAS.

dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar