martes 23  de  julio 2024
ELECCIONES VENEZOLANAS

Irán y China, los aliados antiestadounidenses de Maduro

Pekín está donde se respeten sus negocios, el apoyo de Irán sirve para eludir sanciones, ambos refrendan la postura anti EEUU del régimen venezolano

Por Yolanda Ojeda

CARACAS. – De cara a las elecciones presidenciales venezolanas del 28 de julio, el peso que tiene la presencia china e iraní en la nación sudamericana responde al pragmatismo de estas potencias de hacer seguimiento a los negocios y mantener relaciones cercanas con un aliado que usa la retórica contra Estados Unidos en el plano geopolítico, dijeron expertos en política internacional consultados por DIARIO LAS AMÉRICAS.

Para Luis Daniel Álvarez, doctor en Ciencias Sociales y analista de temas internacionales, las misiones de China y de Irán son diferentes y aunque hay coincidencias en el seguimiento de la relación, las razones son distintas.

En el caso de China hay mucho pragmatismo. Hace un seguimiento para ver si se termina quedando Maduro y qué posición va a asumir respecto al tema de la deuda que existe con ese país, entre otros intereses. O si por el contrario gana Edmundo González Urrutia con la Plataforma Unitaria. ¿Qué vínculos hay? ¿Con quién puede conversar? En definitiva, cuál es el estatus de la relación económica que se establecería allí”, definió.

El experto dijo que los chinos terminan cooperando con quien sea. Refirió el caso argentino para argumentar su posición: Javier Milei habló muy mal de China en la campaña, incluso dijo que separaría a su país de la nación asiática y, “ahí lo vemos renovando un mecanismo de cooperación e incluso se habla de un encuentro con el presidente Xi Jinping. Los chinos, van a estar donde se respeten sus negocios”.

En cuanto a Irán, Álvarez considera que el tema está sobredimensionado. “La muerte reciente del presidente de ese país, en un accidente aéreo, crea una situación interna precaria. Además, hay protestas por la petición de las mujeres de que se les respeten sus derechos humanos, sumado a una situación regional endeble por el tema del Medio Oriente concretamente el conflicto en Gaza. Diría, que en estos momentos Irán pone a Venezuela en un segundo plano”.

“Irán está pendiente de Venezuela porque le interesa tener un aliado retórico antiestadounidense en la región y concretar algunos proyectos de tipo económico, pero más allá de eso aquí no hay una significativa vinculación política”, puntualizó Álvarez.

Sugiere que más allá de la retórica “China lo que va a hacer es una labor de observar lo que pueda acontecer mientras que Irán va a colocar la elección venezolana en un plano secundario”, reiteró.

Respeto de la soberanía

Por su parte Kenneth Ramírez presidente del Consejo Venezolano de Relaciones Internacionales (COVRI) y profesor de la Escuela de Estudios Internacionales de la Universidad Central de Venezuela (UCV) recordó que en marzo de 2024, la cancillería china expresó que respeta la “soberanía e independencia” de Venezuela y que la “apoya en sus avances en el sistema electoral de acuerdo a su Constitución y las leyes, agregando que “se opone a la interferencia extranjera en los asuntos internos”.

En la misma fecha, la cancillería de Irán expresó “su firme apoyo al proceso democrático de elecciones y las instituciones”, rechazando “la injerencia estadounidense en los asuntos internos del país”, todo dentro de “una visión de intereses y enemigos comunes”.

Estas dos declaraciones se emitieron en medio de una ola de críticas internacionales por la falta de garantías democráticas y el incumplimiento de los Acuerdos de Barbados por el régimen de Maduro, indicó el experto de la UCV.

“De manera que, podemos ver que estos dos países han dado y seguirán dando su respaldo diplomático al proceso electoral, garantizando al menos un reconocimiento internacional mínimo de los resultados pase lo que pase”, dijo el catedrático.

Más allá de eso considera que el peso de ambos países es limitado. China no ha vuelto a otorgar préstamos a Venezuela. Y en el plano geopolítico Irán se mantiene a la expectativa como una pieza clave para que Venezuela eluda las sanciones en caso de que sean escaladas por EEUU y la Unión Europea, indicó.

En el caso de China, si bien ha mantenido las puertas abiertas a las transacciones con el régimen de Maduro en medio de las sanciones y se ha aprovechado de la venta de petróleo con descuento, ha tenido una posición más pragmática, agregó Ramírez.

Aliados coyunturales

El profesor Luis Daniel Álvarez puntualizó que China no tiene amigos sino aliados coyunturales. Donde encuentre que puede hacer una acción de entrar, lo hará. Incluso entre China e Irán hay una alianza para temas estrictamente comerciales, pero no se complementan en lo político.

“China se enfoca en una economía mucho más global con respecto a Venezuela con un tema de deuda que tratar incluyendo un foco energético. Mientras que con Irán la relación está más bien involucrada en asuntos muy concretos circunscritos estrictamente a ciertas fases de cooperación con algunos rubros muy específicos.”, refirió Álvarez.

Kenneth Ramírez acotó que existen simpatías de estos dos Estados hacia el régimen de Maduro por su oposición a EEUU y por haber sobrevivido a la política de “máxima presión” de la administración Trump. “Recordemos que las relaciones EEUU-China tocaron su punto más bajo desde que la dupla Nixon-Kissinger normalizaron las relaciones con Pekín. Asimismo, Irán también resistió a la política de “máxima presión” de la administración Trump.

Kenneth Ramírez precisó que existen acuerdos económicos entre China y Venezuela, a los que el régimen de Maduro busca dar un nuevo impulso “dada la poca voluntad del Gobierno de China de seguir otorgando préstamos o involucrarse en megaproyectos con sus empresas públicas como hizo en la era Chávez, lo cual generó una deuda poco transparente que se estima entre 10.000 y 20.000 millones de dólares”.

El régimen de Maduro intenta atraer inversiones privadas chinas como pudo observarse en la gira en septiembre de 2023. “El colofón fue la elevación, más simbólica que práctica, de las relaciones bilaterales”, dijo el analista.

Para Ramírez en el caso de Irán, ha aumentado la participación en contratos para reparar refinerías venezolanas, el desarrollo de un esquema de nafta por petróleo diluido, el avance de un diseño de intercambio de oro venezolano por gasolina, venta de buques petroleros y suministro de alimentos, siendo este último de gran ayuda para el régimen de Maduro.

Ramírez considera que estos socios junto a otros como Rusia y Cuba, le han permitido al régimen venezolano evitar un completo aislamiento político-diplomático.

“A los efectos del régimen ya no le importa asumir el costo que se origina al retratarse con una comunidad internacional mal vista porque es lo que le queda sustancialmente”, enfatizó Luis Daniel Álvarez.

La trilogía con Rusia

Al ser consultados sobre el papel de Rusia para completar esta trilogía de apoyo al régimen venezolano Luis Daniel Álvarez dijo que Moscú no tiene mucho que jugar porque su situación interna es dramática. “No veo a Rusia avanzando como tal en una posición de poder incidir internacionalmente. No puede estar abriendo otros frentes.”

Kenneth Ramírez agregó que Moscú no está en capacidad en estos momentos de ofrecer ayuda económica al régimen de Maduro, pero si respaldo diplomático y cooperación en materia de seguridad.

Considera un error abordar las relaciones entre China, Rusia e Irán como si se tratara de un bloque monolítico o un “eje de agitación”. “Cada uno de estos Estados tienen sus intereses nacionales, que no siempre coinciden; por tanto, no todo es armonía. Por ejemplo, a China observa con cautela el fortalecimiento de las relaciones entre Rusia y Corea del Norte tras la Guerra de Ucrania”.

Ramírez sostuvo que “Rusia está concentrada en la Guerra de Ucrania. Sin embargo, la Cancillería de Venezuela invitó a Rusia que ejerce la Presidencia rotatoria del grupo BRICS+ para integrar el acompañamiento internacional al proceso electoral el cual no tiene los estándares técnicos exigentes de una observación de este tipo. Asimismo, se prepara una visita de Maduro a Moscú.

En este contexto, cualquier situación en Venezuela que pueda tensar las relaciones con EEUU y pueda generar distracción, será bienvenida por Rusia, indicó Ramírez.

Luis Daniel Álvarez Subdirector Dirección de Cooperación y Asuntos Interinstitucionales de la Universidad Central de Venezuela explicó que el régimen se va quedando con un resto de comunidad internacional muy mal vista y termina entrando prácticamente una política de aislamiento al igual que ocurre con Nicaragua al igual que ocurre con la misma Cuba como está pasando con países como Corea del Norte.

Esas relaciones han claves en mayor o menor medida, en el aprendizaje sobre cómo responder a las sanciones y en toda la arquitectura financiera y de negocios para reducir su impacto. Seguirán jugando este rol de salvavidas, a menos que se produzca un cambio político en Venezuela, dijo el analista internacional Kenneth Ramírez.

[email protected]

FUENTE: ENTREVISTA A EXPERTOS EN DERECHO INTERNACIONAL LUIS DANIEL ALVAREZ Y KENNETH RAMÍREZ

¡Recibe las últimas noticias en tus propias manos!

Descarga LA APP

Deja tu comentario

Te puede interesar