MIAMI.- El día que Maite Guardia Delgado (33 años) recibió el fatídico diagnóstico su vida se paralizó. En un instante se borraron sus sueños, sus objetivos, sus metas; y desde ese mismo momento su pensamiento quedó atrapado en una sola idea: curarse.

Maite sufre de Nefrocalcinosis Medular Bilateral, un trastorno que se produce porque queda demasiado calcio depositado en los riñones, lo que la condiciona a una Enfermedad Renal Crónica estadio 4. Para vivir debe realizarse dos operaciones: una nefrectomía para extraer sus dos riñones y luego, un trasplante renal.

Te puede interesar

Para ella y su familia, el difícil proceso de entender esta enfermedad, la urgente necesidad de dejar de comer ciertos alimentos y de comenzar a cocinar todo con ciertos criterios para evitar que su condición empeore pasó por conocer la triste noticia de que en Venezuela, hace cuatro años y medio, el régimen de Nicolás Maduro suspendió el Sistema de Procura de Órganos y Tejidos (SPOT), por lo que ya no se pueden hacer trasplantes con donantes fallecidos.

En la nación caribeña no hay registro sanitario confiable, pero se estima que desde 2017 casi mil personas se han visto afectadas por esta decisión, que los obliga a buscar alternativas privadas para sobrevivir, o simlemente la enfermedad les gana la batalla.

Mente positiva

“Hubo una etapa donde no quería ni salir, ni pararme de la cama era imposible... Me afectó muchísimo ver cómo amigos cambiaban los planes porque yo no podía hacer tal cosa, o comer otra... Por un lado sentía que era bueno porque pensaban en mí, pero por otro lado me daba rabia por todo lo que estaba viviendo. Llegué a pesar 34 kilos (75 libras). Estaba deprimida, triste. La enfermedad avanzó y después de varios meses me enteré que necesitaría diálisis, otro revés difícil de afrontar”.

Comenta que tuvo que buscar ayuda psicológica para entender que todo el proceso de sanación iba a depender de su actitud y de cómo llevaba la enfermedad, por lo que comenzó a cambiar poco a poco para ir aceptando cada una de las etapas que le ha tocado vivir.

“Si tuviera que cambiar algo te diría mis riñones, claro está. Quiero unos sanos. Pero de este proceso no cambiaría nada. Ha sido un aprendizaje. He conocido a personas maravillosas, que como yo, están pasando por la misma situación y tienen mucha fortaleza y han sido un ejemplo para mí. No estamos solos, hay muchos que viven lo mismo y eso me ayuda a sobrellevarlo”.

Maite se dializa cuatro veces al día. Aprendió a hacerlo sola, y solo va al centro de salud al control reglamentario. Habla abiertamente de lo que le sucede, de cómo se siente, de lo que está viviendo. Se rie al recordar cómo ha cambiado su vida y de cómo se ha adpatado. "¿Fácil? No, no ha sido fácil pero he aprendido mucho y se que hay que mantener la mente positiva para no decaer".

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Mai Renal (@mai_renal)

Buscando apoyo

Aunque la actitud de Maite Guardia ha cambiado y lo refleja a través de su nueva cuenta de Instagram donde explica cuál es su padecimiento, en Venezuela la única opción que tiene para curarse es la vía privada. Es decir, conseguir los fondos para hacerse ambas operaciones, una vez que consiga un donante vivo.

Con la finalidad de buscar el dinero tanto en su país natal como en el exterior, la familia Guardia abrió una cuenta de GoFundMe donde espera recolectar los fondos para ser intervenida en la Policlínica Metropolitana donde se trata con el Cirujano de Trasplante Carlos Rodríguez Márquez, unreconocido especialista en su área.

"Necesito unos 75 mil dólares, para las dos operaciones y para todos los protocolos que hay que seguir no solo yo, sino el donador. Se que es mucho dinero y más porque en Venezuela el salario mensual no llega a los 10 dólares, y nunca en la vida podríamos ahorrar para llegar a esa suma, por eso apelo a la caridad de muchos venezolanos que estén en el exterior y de otras personas que saben la situación del país”.

Hasta ahora ha recibido los insumos de la diálisis del Instituto del Seguro Social, pero la ayuda llega hasta allí, todo el camino a su trasplante debe financiarlo la familia.

La difícil decisión de donar

Comenta que no es fácil conseguir un donante vivo. “Nadie está preparado para recibir un órgano y tampoco para darlo. Aunque sabemos que las personas viven con un solo riñón por años, no es fácil tomar la decisión y eso lo entiendo. Mi esposo no es compatible conmigo por el tipo de sangre, por lo que debo buscar entre mis familiares. Es una decisión que se debe tomar con mucha conciencia pero tengo fe que pronto conseguiré a alguien y comenzaremos el protocolo.

Maite Guardia Delgado tiene fe de que logrará conseguir el dinero para sus operaciones y que el donante aparecerá para continuar con su vida, y donde espera ayudar a otras personas que comienzan a andar por los caminos que ella ya ha recorrido,

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.98%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.67%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.35%
17251 votos

Las Más Leídas