dcastrope@diariolasamericas.com
@danielcastrope

MIAMI.- El nuevo presidente de los colombianos asumirá el cargo el próximo 7 de agosto, con una serie de retos que permiten anticipar la que será, sin duda, una “tarea compleja” para el sucesor de Juan Manuel Santos, durante el periodo 2018-2022.

Entre la múltiple gama de desafíos aparecen problemas de “vieja data”, como el narcotráfico y la corrupción, junto a otros más recientes, entre los que destacan el controvertido tema del acuerdo de paz con las FARC y el creciente éxodo venezolano, para el que no existe todavía un plan integral de atención.

Te puede interesar

Asimismo, la percepción de que “todo anda mal en Colombia”, que se desprende de los más recientes sondeos realizados entre la población, será otro de los aspectos que el titular de la Casa de Nariño (sede del Gobierno colombiano en Bogotá) deberá incluir en su agenda de prioridades.

Una paz “a medias”

acuerdo de paz farc
El acuerdo de paz con las FARC todavía presenta escollos en su ejecución.
El acuerdo de paz con las FARC todavía presenta escollos en su ejecución.

La implementación del pacto firmado con las antiguas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), hoy Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (que sigue utilizando la sigla FARC) se proyecta con un asunto al que tendrá que dársele un gran protagonismo en los próximos cuatro años.

El acuerdo quedó “cojo” tras el resultado de un plebiscito realizado el 2 de octubre de 2016. En ese momento, el 50.2% de los votantes se pronunció por el “NO” a lo pactado por el Gobierno de Juan Manuel Santos y la FARC en La Habana, mientras que el 49.78% lo respaldó.

Sin embargo, el compromiso entre las partes fue posteriormente adoptado mediante leyes del Congreso, con algunas modificaciones, sin tener en cuenta la respuesta negativa obtenida en las urnas.

Por tanto, la implementación del acuerdo será un asunto fundamental que deberá atender el nuevo Gobierno. Derogarlo o simplemente modificarlo, de igual manera, demandará un esfuerzo político en el Congreso colombiano y en otras esferas gubernamentales y de justicia.

Crecimiento del narcotráfico

La producción y tráfico de drogas sigue pesando en la imagen de Colombia en el contexto internacional, al punto que el Gobierno de Estados Unidos criticó “los pobres resultados” de la lucha contra ese flagelo durante la administración de Juan Manuel Santos.

Entre 2015 y 2016 los informes oficiales indican que las plantaciones de coca crecieron hasta 190.000 hectáreas, mientras otros reportes hablan de más de 240.000 hectáreas.

Según el Departamento Antidrogas de Estados Unidos (DEA por su sigla en inglés), el 96% de la cocaína incautada en suelo estadounidense entre 2015 y 2016 tuvo su origen Colombia, país que volvió a ser considerado el principal proveedor de esa droga en el mercado de EEUU.

A lo anterior se suma que el Gobierno de Santos decidió cancelar en octubre de 2015 la fumigación aérea con el herbicida glifosato sobre las plantaciones de coca, aduciendo razones ambientales y de salud pública.

Éxodo venezolano

frontera colombia venezuela
Miles de venezolanos cruzan a diario la frontera en busca de mejores oportunidades de vida en Colombia.
Miles de venezolanos cruzan a diario la frontera en busca de mejores oportunidades de vida en Colombia.

Otro de los puntos neurálgicos en la agenda del próximo gobierno guarda relación con el creciente desplazamiento de venezolanos que llegan a Colombia en busca de un alivio a la crisis que vive su país.

Colombia se convirtió en el mayor receptor del éxodo venezolano. De acuerdo con cifras de las autoridades colombianas, al menos un millón de venezolanos se encuentran hoy en este país en el que las instituciones y gobiernos locales se han visto en problemas para atender ese fenómeno migratorio.

Se calcula que a diario unas 37.000 personas cruzan la frontera hacia Colombia, con lo que se han agudizado las carencias de atención de salud y de empleo especialmente en las ciudades fronterizas con Venezuela.

Pese a que Venezuela sirvió como país garante en los diálogos de paz con las FARC, el presidente Juan Manuel Santos dijo que el éxodo venezolano es su “peor pesadilla”, y dejará a su sucesor la misión de encontrarle una solución viable a esa situación.

Inseguridad y corrupción

La percepción de seguridad que tuvieron los colombianos durante el Gobierno de Álvaro Uribe Vélez se perdió en un alto grado durante la gestión de Santos. De allí que en el marco de la campaña política por la presidencia ninguno de los candidatos enarboló la bandera de la “continuidad” y todos apostaron por la del “cambio”.

Si bien la tasa de homicidios durante los ocho años del Gobierno de Santos bajó “considerablemente”, en ese mismo lapso se registró un aumento en otros indicadores como el hurto común a personas, casas y comercios, y los delitos sexuales.

Entretanto, la corrupción se perfiló como el tema que más pesimismo despertó entre los colombianos. Varias denuncias contra el presidente Santos por repartir lo que en Colombia se denomina “mermelada” (prebendas como contratos y otros), pero también por su supuesta relación con la constructora Odebrecht, entre otros hechos, pusieron una mancha oscura en el mapa político colombiano.

Por ende en la mayoría de las encuestas y estudios implementados en ese país el grueso de la población pide más seguridad y menos corrupción.

Economía

En materia económica, el nuevo regente de la Casa de Nariño tendrá como tarea primordial resolver las fallas del sistema pensional vigente, en un país en donde, según las cifras oficiales, “hay más viejos que jóvenes”.

A juicio de los expertos, es urgente que se busque sostenibilidad en el rubro pensional, una de las “grandes cuentas” que paga el Estado y que “golpea fuerte” el tesoro nacional.

Pero, además, en el campo fiscal los analistas insisten en que el gasto público “hay que volverlo más eficiente y recortarlo” para evitar la imposición de una mayor carga impositiva a los contribuyentes.

También se requiere una reforma tributaria. Al respecto, algunos entendidos han propuesto “aumentar los impuestos a las personas naturales y disminuirlos a las empresas de conformidad con los estándares internacionales”.

Carta de Santos

El presidente Juan Manuel Santos publicó en su cuenta de Twitter una carta de cuatro páginas dirigida a su sucesor, en la que hace un balance de su Gobierno y presenta los desafíos que enfrenta el país.

Santos enfatiza el papel de la oposición y la importancia de “no destruir lo que otros han construido”, en clara alusión al acuerdo de paz firmado con las FARC.

Referente al pacto con la guerrilla, Santos advierte que no se puede poner en riesgo lo avanzado, asegura que no se puede “volver atrás a las épocas de violencia” y prevé que el “enfrentamiento entre colombianos no puede ser el camino”.

Santos, después de enumerar los que califica de logros en su Gobierno, dice a su sucesor que “tenga la absoluta seguridad de que no voy a interferir para nada en su trabajo. Yo ya tuve el inmenso privilegio de gobernar durante ocho años. Ahora es su turno”.

En la contienda electoral por la presidencia colombiana estaban inscritos Iván Duque (Centro Democrático), Gustavo Petro (Colombia Humana), Sergio Fajardo (Coalición Colombia), Germán Vargas Lleras (Cambio Radical) y Humberto de la Calle Lombana (Partido Liberal).

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

En este regreso a clases en el sur de Florida, ¿cree que las autoridades han tomado las medidas necesarias para garantizar la seguridad en las escuelas?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas