Especial
@franchuterías

La dictadura de Nicolás Maduro teme que Estados Unidos logre una resolución que permita ante la Asamblea General de Naciones Unidas condenar a su régimen y tomar medidas extraordinarias, en vista de los obstáculos en el Consejo de Seguridad para tal objetivo, revela un documento confidencial.

En un hecho atípico, el vicepresidente estadounidense Mike Pence compareció el miércoles 10 de abril ante el Consejo de Seguridad para que la ONU reconozca a Juan Guaidó como presidente legítimo de Venezuela, a la vez que pidió se revoque las credenciales del embajador venezolano ante el organismo, Samuel Moncada.

Te puede interesar

Los diplomáticos de Maduro previeron en febrero dos escenarios “de ataque” por parte del gobierno estadounidense dentro de Naciones Unidas, conscientes de que alguna de las medidas pueda prosperar si no se logran las negociaciones pertinentes con los países miembros, indica un memorando preparado por asesores de Maduro, al que accedió DIARIO LAS AMÉRICAS.

Los escenarios

El primer escenario contemplado, y que se concretó el miércoles 10 de abril, fue la propuesta de Estados Unidos ante el Consejo de Seguridad para que Guaidó sea reconocido como el presidente legítimo de Venezuela. El segundo es lograr una condena contra el régimen en la Asamblea General para que, en una decisión extraordinaria y poco común, tome medidas sobre la situación venezolana en vista del estancamiento en el Consejo de Seguridad.

Para la administración del presidente Donald Trump, los vetos de Rusia y China en esa instancia son la piedra de tranca para avanzar en las presiones contra Maduro y su régimen.

“EEUU intentará legitimar sus ataques a Venezuela en la Asamblea General, a través de dos vías, mediante el retiro de credenciales al Gobierno legítimo o intentando adoptar una resolución en la que se condene a Venezuela”, revela el documento tachado de confidencial.

Desde el reconocimiento de Guaidó por parte de la Casa Blanca como presidente interino, el 23 de enero, el Consejo de Seguridad se ha reunido en tres ocasiones para discutir sobre el país sudamericano.

Sobre el plan para revocar las credenciales de Venezuela, que dejarían a Maduro sin voz en la ONU, el asunto no es sencillo, ya que se necesitaría una mayoría simple para lograrlo, aunque el proceso puede generar sorpresas, se admite en el documento.

La discusión de una impugnación se inicia en la Comisión de Verificación, sin embargo, es posible que se obvie ese camino y se decida directamente en la Asamblea General.

“En la actualidad la Comisión de Verificación de Poderes tiene una composición desfavorable para Venezuela”, dice el memorando.

“Si bien ya hay una decisión tomada por la Asamblea General respecto a nuestras credenciales, este organismo es soberano y puede revertir sus decisiones si así lo decide, siempre que tenga los votos necesarios”.

Para este 73 período de sesiones, la Comisión está integrada por Antigua y Barbuda, Chile, China, Finlandia, Ghana, Palau, Rusia, Sierra Leona y EEUU. Cualquiera de esos miembros puede impugnar la credencial de un país.

EEUU requiere el respaldo de los 193 países miembros de la Asamblea General para revocar las credenciales del régimen de Maduro a Guaidó, una misión difícil a pesar de que al menos 54 países reconocen al presidente encargado.

Sin embargo, en el memorando se recuerda que “para revertir las credenciales, solo se necesita mayoría simple [mitad más uno] de los miembros presentes (…); los votos de abstención no favorecen a Venezuela, ya que los únicos que cuentan son quienes apoyen con un ´sí´ o rechacen con un ´no´ la medida”.

samuel moncada
Samuel Moncada, embajador de Maduro en la ONU
Samuel Moncada, embajador de Maduro en la ONU

Los temores

Los asesores de Maduro advierten que no puede cantarse victoria “en vista de casos como el de Madagascar, Libia y Siria”, en los que se ha discutido la impugnación de sus credenciales. “En el caso de Madagascar en 2012, la impugnación fue aceptada tan solo con 24 votos de los 32 miembros presentes”.

La Casa Blanca se ha visto ahora confiada en impulsar esta estrategia luego de que el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos reconoció el martes como representante de Venezuela a Gustavo Tarre Briceño, y dejó por fuera a los diplomáticos que hablaban en nombre de Maduro.

Una de las estrategias que más teme Caracas en la ONU es la posibilidad de que el Departamento de Estado intente adoptar una resolución en la Asamblea General en la que se condene a Venezuela, y faculte a este organismo a adoptar medidas en vista de que el Consejo de Seguridad no lo ha hecho debido al voto negativo de un miembro permanente.

“EEUU está en una campaña para convencer a los países que no se han pronunciado aún sobre la situación en Venezuela, a que reconozcan al ilegalmente autoproclamado presidente, Juan Guaidó, por lo que se debe contrarrestar dicha campaña con contactos permanentes”, se advierte en el documento.

En concreto, sobre la base de la resolución AG 377 del 3 de noviembre de 1950, “Unión por la paz”, los diplomáticos de Maduro prevén que EEUU jugará esta última opción en la ONU argumentando la necesidad de que, “debido al voto negativo de un miembro permanente del Consejo de Seguridad, deben tomarse acciones, en vista de haber una amenaza para la paz, un quebrantamiento de la paz o un acto de agresión”.

La resolución 377 fue impulsada por EEUU y presentada por un grupo de siete países en octubre de 1950, para eludir los vetos que la Unión Soviética estaba imponiendo en el marco de la Guerra de Corea.

Sin obviar el valor del Consejo de Seguridad, aquella resolución histórica mencionó que el hecho de que ese organismo no cumpla con sus responsabilidades no exime a la Asamblea General de los compromisos que le impone la misma en el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional.

Días después de que Guaidó se juramentara como presidente encargado de los venezolanos, el Consejo de Seguridad demostró su estancamiento en el caso de la nación sudamericana, golpeada por una profunda crisis económica y social, como reconoce la propia ONU.

Desde la primera discusión, en febrero, Rusia y China vetaron una resolución estadounidense que demandaba elecciones libres en Venezuela, así como el ingreso de ayuda humanitaria. Luego los rusos llevaron a votación una resolución en la que pedían que no se interfiera en los asuntos internos de Venezuela, “respetando su soberanía”, pero no fue aprobada.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que hay condiciones para que se apruebe el TPS (Estatus de Protección Temporal) para los venezolanos que viven en EEUU?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas