Médicos cubanos que escaparon de misiones oficiales en el exterior convocaron acciones este sábado para exigir el derecho de poder visitar a sus familiares en la isla.

La convocatoria "Por los derechos humanos de los médicos cubanos", en vísperas de la celebración del Día de las Madres en Cuba, cuenta con el apoyo internacional de la agrupación #Nosomosdesertores #Somoscubanoslibres, fundada por profesionales cubanos que abandonaron misiones oficiales y a quienes las autoridades de la Isla impiden la entrada al país.

Un reporte de Diario de Cuba que cita a Martí Noticias explica que como parte de la acción y bajo el lema "El médico cubano no es propiedad del Gobierno cubano", galenos integrantes de la Asociación de Cubanos Libres Residentes en Brasil, pretenden llevar sus reclamos ante instituciones de salud del país sudamericano, así como convocar a la población local, funcionarios y colegas de los municipios donde ejercen médicos de la Isla.

#Nosomosdesertores #Somoscubanoslibres llamó a manifestarse en ciudades como Brasilia, Sao Paulo, Bogotá, Louisville (Kentucky), Tampa, Miami y Houston.

Este sábado, el grupo en Facebook recogía los mensajes enviados por sus miembros desde Tampa y Houston (Estados Unidos), Quito (Ecuador), varias ciudades de Brasil e Irlanda, entre otros lugares. Muchos reclamaban poder abrazar a sus madres.

médicos-cubanos-derecho-ver-familiares-cuba-facebook-nosomosdesertores-1.jpg
Un grupo de médicos cubanos calificados por la isla como desertores, exigen su derecho de poder regresar a abrazar a sus familiares.
Un grupo de médicos cubanos calificados por la isla como desertores, exigen su derecho de poder regresar a abrazar a sus familiares.

El movimiento #Nosomosdesertores #Somoscubanoslibres se organiza través de las redes sociales y cuenta con más de 13.000 miembros, entre profesionales cubanos y otras personas solidarias con la causa.

El abogado y portavoz del grupo André de Santana Correa, citado por Martí Noticias, dijo que la manifestación expresa el sentimiento de injusticia y el repudio al tratamiento dado a los médicos cubanos.

Algunos incluso se habían casado y creado una familia, pero el Ministerio de Salud de Brasil les negó la renovación bajo el argumento de que formaban parte de un convenio de cooperación con La Habana, con la Organización Panamericana de la Salud (OPAS) como intermediaria.

Tras llevar el caso ante la Justicia brasileña, algunos han logrado seguir trabajando en el programa sanitario Más Médicos de forma independiente, como lo pueden hacer otros médicos extranjeros y recibiendo el salario integral, directamente del Gobierno brasileño.

"Están recibiendo actualmente los 3.400 dólares que paga Brasil a todos los profesionales del programa, en lugar del 30% de ese valor que les entrega el Gobierno cubano a sus médicos", explicó el abogado.

Sin embargo, estas victorias son minoría. Solo seis de los 150 médicos cubanos representados por Santana Correa en demandas contra el Estado brasileño para continuar ejerciendo en el programa Más Médicos, han salido airosos. El resto está desempleado o ejerciendo labores para sobrevivir.

La venta de servicios profesionales, principalmente médicos, es la principal fuente de ingresos del Gobierno cubano. Las condiciones abusivas de los contratos de los galenos enviados a Brasil provocaron fuertes críticas y la fuga de muchos de esos trabajadores.

Más Médicos es un programa lanzado en 2013 por el Gobierno de Dilma Rousseff para suplir la carencia de médicos en los municipios del interior, zonas indígenas y en las periferias de las grandes ciudades de Brasil. De los 18.240 médicos que participan, cerca de 8.500 son cubanos (un 47%). El resto son brasileños y extranjeros de otras nacionalidades. Los únicos a los que el Gobierno de su país quita una parte del salario (hasta el 70%) son los cubanos.

La Habana considera desertores a los médicos que abandonan las misiones, los castiga con ocho años sin poder visitar la Isla y obstaculiza los encuentros familiares fuera del país. "Convertir a una persona en un apátrida es una de las peores crueldades que puede existir en la humanidad, separar a las personas de sus seres queridos y de la tierra natal es un crimen", dijo el abogado.

"No voy a esperar callada a que pasen ocho años, a que me sigan aplastando. El silencio es lo que permite que pisoteen nuestros derechos, voy a seguir luchando", dijo Nora Salvias, una de las integrantes del movimiento #Nosomosdesertores #Somoscubanoslibres residente en Tampa, Florida.

Salvias abandonó la misión médica en Venezuela en 2014 tras "vivir un infierno de siete meses" en el estado de Carabobo. Huyó a Colombia y de ahí a Estados Unidos bajo el amparo del programa especial para médicos de la Isla que abandonaban misiones oficiales en terceros países, abolido por el expresidente Barack Obama en enero de 2017.

Desde entonces ha trabajado duro en Estados Unidos, "en cualquier cosa honesta, limpiando casas, oficinas, lo que sea".

"De Cuba no me interesa más que su libertad y poder abrazar a mi abuela y a mis familiares", aseguró Salvias. "Para darle una vejez digna a mi abuela me fui a la misión, porque con mi salario de médico en Cuba no vivía y por ella es mi lucha ahora".

Paralelo a la convocatoria de este sábado, los médicos llamaron a tuitazo que se extenderá hasta el domingo 13 de mayo con la etiqueta #CubanosPorLaUnidadFamiliar. En abril pasado, una iniciativa similar logró ubicarse entre las tendencias mundiales, con más de cinco millones de mensajes, dijo Salvias.

El grupo envió un representante a la Cumbre de las Américas de Lima en abril, para presentar su demanda ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

FUENTE: Publicado en Diario de Cuba

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está usted de acuerdo con un "alcalde fuerte" para la ciudad de Miami?

SI
NO
NO SÉ
ver resultados

Las Más Leídas