SANTIAGO DE CUBA.- Cuando Enidia Trutié llegó a la sede del Gobierno de Santiago de Cuba "soñaba que la Revolución era el abrigo de los desposeídos". Trece años después, su casa sigue apuntalada, el techo cayéndole encima y la burocracia dilatando la solución.

Su historia es la de aquellos que cargan con el peso de la miseria y los tormentos de los suyos, pero también con la indiferencia del Estado, que no les ofrece una solución que los saque del hacinamiento y las condiciones insalubres.

Te puede interesar

Todo comenzó el 2 de junio de 2008, según reseña Diario de Cuba, cuando se reunió con los funcionarios de Planificación Física. "Entonces me ilusioné con criar a mis hijos fuera del 'corral' donde duermen. Jamás pensé que llegaría a la vejez con la casa y la vida en un letargo. En este país se destruye más de lo que construye en favor del pueblo", afirma cabizbaja.

Pasados dos años, el 27 de enero de 2010, el régimen adoptó el Acuerdo #50, en virtud del cual le otorgaron una parcela, "que nunca me entregaron, aunque la pedía a gritos", asegura Trutié.

Los años siguientes se los pasó rogando que la ayudaran a resolver el problema. "Hasta que en el 2018 me planté en el Partido, donde me recriminaron sin tener en cuenta que estaba cansada de peloteos y burlas".

Un año después, le otorgaron otra área con el número 6.059, pero cuando llegó al puesto de mando, el técnico de urbanismo, Jobiel Simón Flores, le informó que "esa parcela tenía dueño".

Luego, le asignaron un terreno en San Pedrito, de donde las autoridades sacan a cientos de familias porque el barrio no cuenta con alcantarillado y se acumulan "los residuales de zanjas y letrinas que contaminan el agua que consumen los vecinos", una situación similar a la de la cuartería donde vive.

El 12 de marzo del 2020, la Fiscalía determinó que había que dar solución a su problema. Pero en diciembre de ese año continuaban las evasivas. En la actualidad, Enidia sigue con el alma en vilo y no vislumbra una salida, solo que ahora está convencida de que "el socialismo y la sensibilidad no ligan".

Inclumplimiento del Estado

Al analizar el avance del Plan de Construcción de Viviendas en Santiago de Cuba, el gobernante designado Miguel Díaz-Canel reconoció que la ciudad es una de las provincias incumplidoras del plan del año 2020 y tener un serio deterioro de su fondo habitacional.

Díaz-Canel afirmó que "aunque faltan recursos, lo que se ausenta es la sensibilidad y el rigor en trabajo". Su crítica fue respaldada por el comandante Ramiro Valdés Menéndez, quien opinó que el régimen y el Partido "ni prestan la atención debida, ni tienen resultados".

Al rendir cuentas, la gobernadora de la provincia, Beatriz Johnson Urrutia, declaró que "explicar lo sucedido es tan difícil como decirle a más de mil familias santiagueras que en el año 2020 por irresponsabilidad nuestra no construimos sus viviendas. En el año 2021 no será igual".

La realidad desmiente a la funcionaria y confirma que al cierre del primer trimestre del presente año, en el municipio cabecera solo se habían concluido 53 viviendas por el plan estatal, 12 por la vía de los subsidios y 26 por esfuerzo propio.

A eso se suman los problemas de calidad, las ilegalidades y la negativa de las autoridades locales a legalizar los terrenos, aduciendo que no existen espacios para urbanizar.

Al respecto, Inés María Chapman, viceministra primera de Cuba, comentó que "en el país existen 25.385 solares que pueden ser utilizados para construir viviendas", y muchos de ellos en el municipio de Santiago de Cuba, cuya población (509.971 habitantes) supera a las de las provincias de Mayabeque, Cienfuegos, Sancti Spíritus, Ciego de Avila y Artemisa.

En este contexto, el periódico oficial Sierra Maestra dedicó un reportaje en dos partes a ensalzar los "resultados" de la Dirección Provincial de la Vivienda durante los últimos siete años.

En el reporte Mariana Denis Rojas, directora provincial, se ahoga en cifras y elude la responsabilidad institucional con las familias que han esperado por más tiempo y son las de más bajos ingresos.

Según la funcionaria, de 2015 a la fecha se han concluido 16.769 viviendas. Sin embargo, omite comentar que esa cifra representa menos del 50% de lo que se debió construir en la etapa. Algo similar sucede con la impermeabilización y reparación de los edificios multifamiliares, donde los trabajos no resolvieron las filtraciones, las fallas hidrosanitarias y los problemas eléctricos.

Embed
FUENTE: Con información de Diario de Cuba

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.96%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.33%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.7%
61495 votos

Las Más Leídas